archives

cristinagp

cristinagp ha escrito 3 entradas para PROYECTOS 7 / PROYECTOS 8

Ábalos, I: La buena vida: visita guiada a las casas de la modernidad. Ed. Gustavo Gili. Barcelona, 2008. (Capítulo 1: La casa de Zaratustra)


“La buena vida” es un libro que pretende cómo mostrar la manera más extendida de pensar  y proyectar el espacio doméstico. Tiene como objetivo alertar y contribuir a una mayor conciencia de los vínculos entre las formas de pensar, de ver el mundo y los modos de vida. No será una reflexión sobre las técnicas proyectuales, sino sobre la forma de vivir, de apropiarse del espacio privado y por extensión, del espacio público: una reflexión sobre la buena vida, sobre la cultura doméstica contemporánea.

La casa de Zaratustra

“Mies, al contrario que los arquitectos de la época que buscaban obtener tipologías sistematizadas de bajo coste, buena orientación solar y un buen aprovechamiento de la parcela , en la que la casa pasa a ser un objeto producido en serie, busca la obtención de proyectos individuales ajenos por completo a una idea que implicase su repetición estandarizada. Es la idea de “individualizar un sistema”. Estas casas serán siempre particularizadas, ajenas a toda idea de “objeto-tipo”.”

Esta idea de individualizar el sistema me parece muy interesante, ya que es verdad que en la época todo se fabricaba en serie, con medidas estándares. Y esta es una forma de dar identidad a la casa, de que en cada una de ellas se vive diferente y en la que el habitante se apropia de ella como único modelo.

“Estas viviendas carecen por completo de programa familiar, ya que Mies renuncia  a pensar en su casuística convencional de programas menudos y complejos, a trabajar sobre sus codificaciones pormenorizadas de privacidad y representatividad, atendiendo a sus exigencias morales. Entonces debe renunciar al lastre de la familia, éste que es como una eterna reproducción de lo mismo.”

“Las casas se organizan como un medio continuo que hace requiebros y localiza sus objetos y muebles según la privacidad que se quiera conseguir y el uso. Los muros que contiene la casa no están ahí para delimitar una parcela ni para sostener la casa, sino para otorgar privacidad, para ocultar a quien habita, para permitir desarrollar dentro de la casa una vida profundamente libre. Los muros que protegen a ese sujeto que desea aislarse, aparecen así estrechamente vinculados al pensamiento nietzschiano, al superhombre, a Zaratustra.”

Sobre lo de renunciar al “lastre de la familia” pienso que no tiene que llevar su idea tan al extremo, ya que una casa se hace para vivir en ella, tanto como una única persona como una familia. Pero por otra parte, esa forma de pensar en los muros que se adecuan a la privacidad que requiera el habitante, me hace pensar en que sí que piensa en la familia, en que esos muros protegen al habitante de otras personas; y que al mismo tiempo, crean un espacio “no privado” para la vida en familia.

“La casa de Mies, más allá de los límites interiores definidos por sus galerías acristaladas, define un espacio acotado, un gran patio ajardinado que es tanto expansión de la casa como representación de la naturaleza. La relación de la casa con ésta es simplemente contemplativa. No hay lugar para el pequeño huerto, ni para el conjunto de implementos con los que el hombre amaga un contacto activo e implicado con el medio natural. Es una arqutiectura para los que buscan el Conocimiento. Galerías acristaladas en las que contemplar la naturaleza cíclica.”

“Esta mecánica de aislamiento y expansión es la base privilegiada del proyecto miesiano. Por ello es fácil comprender que quien habita la casa no es ningún defensor de la vida natural, del alejamiento de la ciudad, sino que vive y necesita estar próximo a los nuevos espacios públicos de la ciudad.”

Con estos dos párrafos entiendo que Mies se quiere aislar de la ciudad, pero estando dentro de ella; y al mismo tiempo, no defiende la vida natural, pero inserta naturaleza dentro de su casa. Ésto, en mi punto de vista, significa que se quiere aislar de la ciudad ya que se interrelaciona mucho con ella. Y que necesita descansar, necesita contemplar la naturaleza para desconectar, para inspirarle tranquilidad. Ésto explica que no sea defensor de la vida natural, ya que ésta requiere que la persona sea activa con la naturaleza (como, por ejemplo, cosechar un huerto); si no que es una persona pasiva, sólo la contempla. Sólo necesita tenerla para adquirir esa tranquilidad mencionada anteriormente, pero en realidad, no puede vivir separado de la ciudad.

“Mies sustituye la simetría vertical clásica por una horizontal que implica al ojo y su movimiento como nuevo plano de simetría. Todo se planificará de acuerdo a este mecanismo, en el que el sujeto tradicional pasivo se convierte en un sujeto activo, que construye en su motricidad, a través de la experiencia fenoménica.”

Nos encontramos así con tres formas de horizontalidad: en la organización de los materiales, en la luz y en la geometría espacial.

A través de esta incursión en la Casa con tres patios hemos descubierto la forma de concebir un programa completo del habitar, casi un método de proyecto con el que, partiendo de un nuevo sujeto, construir un “sistema”.

Casa Middelboe, Holte, Dinamarca, 1953-1955


La obra de Jorn Utzon intenta dominar el espacio exterior del lago y proteger, al mismo tiempo, la privacidad. Ésta se concibe como una casa mirador, elevándose sobre una planta para tener dicha privacidad, y abriéndose toda la fachada que mira hacia el lago.  A ella se accede desde la planta baja, planta totalmente libre exceptuando un núcleo de servicios, que es el que incorpora la escalera por la que accedemos al interior. La planta libre y la comunicación fluida y continua se desarrolla a través del núcleo de servicios exento, de modo que el espacio interior se proyecta sin límites hacia el lago.

El ámbito del comedor y el hogar apoyado en el núcleo dividen la estancia en diferentes sectores continuos entre sí. En la dirección longitudinal, la casa se prolonga sobre la terraza abierta que ocupa un módulo de estructura sin cubierta y permite el uso de un espacio libre, contenido en la casa.

Trazada sobre una retícula de 1,5 x 1,5m que componen la de cinco módulos de 6 x 4,5 m que componen la estructura, resuelta con elementos prefabricados de hormigón y realizada en colaboración con el ingeniero Svend Agger. El pilar rectangular de 68 x 15 cm se reduce en la primera planta a una sección de 30 x 15 cm.

La casa Middelboe se realiza con un total de 12 pilares y 20 vigas, junto con un armazón de madera. Esta serie de elementos se jerarquiza con el color, negro para los elementos portantes de hormigón y rojo para la madera de la estructura secundaria y los cerramientos.

La vivienda tiene lo esencial para cumplir los objetivos a los que está destinada.  Pienso que la forma en la que es proyectada, construida y vivida es lo que el lugar necesita. Un espacio diáfano donde el único espacio más construido es el núcleo de las escaleras, junto con el baño y cocina en la primera planta. Una fachada con un ventanal en toda su longitud que mira hacia el lago, espacio del que se quiere disfrutar. El que la fachada trasera sea cerrada y la casa esté rodeada de árboles, la dotan de esta privacidad que se buscaba. En el ámbito constructivo, el uso de pilares de hormigón y forjado de madera realza esta sencillez de la que hablo.

Puedes consultar la obra en:Casa Middelboe

Ferrer Forés, Jaime J.: Jorn Utzon: obras y proyectos / Jaime J. Ferrer Forés. Barcelona : Gustavo Gili, 2006

Weston, Richard: Utzon. Editorial Blondal, 2008

http://talleravb.blogspot.com.es/2009/02/jorn-utzon-casa-middelboe.html

http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=8369

 http://www.tallerbaliero.com.ar/descargas/05_JornUtzon.pdf

Case Study 8, Charles and Ray Eames, Chautauqua Blvd, Pacific Palisades, 1945-49


         

El diseño de la casa fue propuesta por Charles y Ray Eames, como parte del famoso programa para la industrialización de viviendas promovido por la revista americana Arts & Architecture denominado Case Study Houses.

Los Eames se basaron en la modernidad, la industrialización Taylorizada, el cinematógrafo y el minimalismo japonés. Esta casa es un ejemplo de vivienda modular de fácil fabricación y montaje.

El emplazamiento de cinco hectáreas donde se construyó la casa está situado en Chautauqua Boulevard, Pacific Palisades, Santa Mónica, California, en un área cercana a la ciudad de Los Ángeles.

La Study House 8, o casa Eames,  se asienta en una colina con vistas a la bahía de Santa Mónica y el océano Pacífico, entre unos grandes eucaliptos ya existentes que los arquitectos decidieron conservar puesto que proporcionan un hermoso juego de luces, sombras y reflejos con la casa.

La casa tiene una doble forma, actúa como contenedor y contenido. Es un contenedor del espacio en el cual habitan y trabajan dos personas y a la vez es contenido, pues representa las ideas hechas forma de estas dos personas que son además de habitantes, sus diseñadores.

“Nos interesa la casa como un instrumento fundamental para vivir en nuestro tiempo, la casa como una solución a la necesidad humana de cobijo que sea contemporánea desde el punto de vista estructural, la casa que, sobre todo, se aproveche de las mejores técnicas de ingeniería de nuestra civilización altamente industrializada. Mientras otras actitudes presentan diversas posibilidades, este enfoque parece que es el que puede defenderse sin prejuicios como la solución moderna, lúcida y realista a las necesidades de vivienda. La historia de la casa es demasiado obvia como para replanteársela. Sin embargo, lo que tratamos de decir es que ahora se dan todas las circunstancias y condiciones necesarias para poder combatir el problema de la vivienda en serie a escala integral y global con posibilidades de éxito más que buenas” (Charles Eames).

La casa Eames nace del desarrollo del “objeto” que han imaginado y que utilizan. Por lo tanto van adaptando la vivienda a las necesidades que van surgiendo. De aquí surge el primer concepto arquitectónico válido en la actualidad: flexibilidad.

El resultado de la cooperación del matrimonio Eames consiste en dos edificios contiguos de doble altura, uno utilizado como ámbito residencial, y el otro como estudio-taller.

Ambos volúmenes estandarizados y auto construibles responden a una clara intención de simplificación de la definición de casa.

Lo que se crea es una piel, no un habitáculo. Incluso las habituales dependencias que contiene cualquier casa convencional aquí también están presentes, pero con una clara vocación de autonomía, de independencia y con un concepto de adaptación a los cambios en el tiempo: flexibilidad.

Para los Eames el crear una cocina tiene el mismo valor que crear una silla, los dos son un objeto y pueden ser “itinerantes”. El mobiliario puede ser cambiante, mutable.

Las habitaciones están en una entreplanta que se abre en la sala, debajo de las cuales se encuentra la biblioteca.

El taller está en la planta baja independiente del volumen dedicado a la vivienda, pero al mismo tiempo interrelacionado a través de la terraza. En esta planta se han ubicado la sala de estar, la cocina, el taller y el almacén.

En la parte alta los dormitorios y baño. Esta planta se comunica con el resto de la casa por escaleras y balcones que permite la doble altura de los salones.

La estructura de la casa Eames fue instalada en tan solo 90 horas, en ella se utilizó acero y estructuras compuestas, así como un pequeño muro de contención de hormigón.

Eames calculó que quitando su estudio, el coste por pie cuadrado de la casa era de 1 dolar en lugar de los 12 habituales de la construcción en madera tradicional.

El edificio de carácter rectilíneo y con énfasis en lo estructural, cobra vitalidad por medio de las texturas, los colores y los materiales orquestados por Ray Eames.

La vivienda está enteramente montada con elementos prefabricados que, incluyendo el acero, el cristal, el asbesto y los paneles Cemesto, seguían un sistema modular.

En lugar de utilizar materiales tradicionales, utilizan materiales industriales por dos razones: por su relación con la industria, al ser diseñadores de mobiliario, esto les permite la estandarización de la construcción y porque los materiales industriales les permite la autoconstrucción de su vivienda. Estos son dos términos también muy de actualidad en el mundo arquitectónico.

Los cerramientos están realizados con chapa corrugada, paneles de ferrocemento y carpinterías metálicas con cristal.

El exterior de la casa está formado por paneles transparentes de vidrio o translúcidos de fibra de vidrio combinados con paneles de madera, asbesto (mineral parecido al amianto, pero de fibras duras y rígidas, principalmente constituido por silicato magnésico, el asbesto es incombustible y tiene una gran aplicación en la industria) y cemesto pintados en tonos primarios o blanco y en ocasiones cubiertos con estuco mezclado con pan de oro. Las ventanas y las puertas son de aluminio industrializado, así como el acero utilizado en el techo y la terraza.

Documentación bibliográfica:

Charles and Ray Eames: designers of the twentieth century/ Pat Kirkham. Cambridge, Mass. [etc.] MIT Press, 1995

Charles and Ray Eames/ Naomi Stungo. London Carlton, 2000

Charles Eames: furniture from the design collection/ by Arthur Drexler. Museum of Modern Art, New York, 1987

Tu email y recibirás notificaciones de nuevos post

Únete a otros 108 seguidores

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 108 seguidores

%d personas les gusta esto: