you're reading...
01 ARQUITECTURAS Y OBJETOS PREFABICADOS (11-12)

Casa Garoza 10.1, Muñogalindo (Ávila), Juan Herreros, 2010.


El motivo por el cual el arquitecto escurialense se interesó por idear un dispositivo habitable colocado in-situ, un objeto de pequeña escala para un especialista en proyectos de gran entidad, no era otro que el reto por aunar estética y tecnología adaptados al lenguaje contemporáneo, y disponerlo en la naturaleza sin necesidad de adaptarla lo más mínimo. Evidentemente, para Herreros se trata de un elemento prototípico, algo así como una probeta de ensayo con la que confirmar nociones aplicables a posteriori en su “gran” arquitectura. Sin embargo, no deja de ser interesante el acto de re-traer a la contemporaneidad el primitivo concepto de cabaña-refugio, que el ser humano primario ya trataba de implantar sobre el territorio con el mínimo de recursos de forma instintiva.

Para ello, Herreros pone la vista en primer lugar en la industria. Considera que a partir de elementos industrializados, prefabricados y ligeros, será más factible y económico diseñar un objeto-satélite, cuya función principal es aterrizar en el terreno lo más rápidamente posible, y marcharse igualmente en el momento más insospechado sin hacer el menor ruido.

Pero, evidentemente, uno de los aspectos claves para que el dispositivo cobre sentido es su capacidad funcional, de manera que garantice un habitar confortable y flexible. De ahí que Herreros aplique un programa básico a partir del cual el usuario pueda decidir, en función de sus necesidades específicas, expandir el módulo inicial. En esta primera fase, la vivienda se estructuraría en torno a un gran espacio interior en doble altura en el que se desarrollarían las funciones diurnas de comer, cocinar y estar. Detrás hay un minucioso análisis de la vivienda en tres dimensiones, aprovechando los pasillos, rincones y zonas intermedias para situar pequeños espacios susceptibles de ser empleados como áreas de almacenaje, trabajo o descanso.

Al exterior se dispone una amplia terraza de incluso mayores dimensiones que la superficie destinada al interior de la vivienda, cuya predominancia se explica por el hecho de ser concebida como el elemento que ejerce de filtro entre la vivienda parasitaria y la naturaleza comensal, una bisagra que permite la contemplación del entorno e integrarlo en la artificialidad de la pieza.

En este caso, ni la forma ni la materialidad de lo construido son aspectos de gran relevancia, las prioridades las aglutinan la escala y el dimensionado: pensar la vivienda a partir de módulos de tres metros de anchura para poder ser transportada en carretera por camiones ajustándose a las máximas dimensiones admisibles, así como la capacidad de que esta sea implantada en tan sólo un día en el lugar elegido, adaptándose a las posibles variantes topográficas, materiales…, que pueda presentar el terreno soporte.

Por otra parte, el esfuerzo tecnológico. Trasladar a una vivienda mínima situada en un entorno rural los dispositivos que se adaptan a los modos de vida más contemporáneos (como ya hiciera Jean Prouvé) resulta fundamental para incorporar un cariz urbano a la vivienda, con las connotaciones de confortabilidad y calidad de vida que conlleva. De esta forma, la Casa Garoza incluye suelo radiante, domótica y sistemas avanzados de instalaciones sostenibles, este último aspecto que ya de por sí lo incorpora la vivienda con su implantación pacífica y sutil en el lugar, sin interrumpir los procesos naturales ni atentar contra su apariencia.

Por último, al tratarse de una ejemplificación paradigmática de la prefabricación, resulta de interés centrar la mirada en su naturaleza constructiva y material. La vivienda se implanta en el terreno sobre unos pilares metálicos que ejercen de apoyo, y su recubrimiento es básico: paneles OSB de viruta de madera como acabado interior, y chapa ondulada galvanizada en un exterior en el cual acero y aluminio son los únicos materiales apreciables, subrayando de este modo su carácter industrial y tecnológico.

Preparación previa del terreno

Fases de montaje iniciales

Fases de montaje posteriores

Plano de situación

Modulación. Ampliaciones posibles.

Bibliografía:

AV MONOGRAFÍAS Nº 145. “Casas en detalle”. Nov, 2010. Casa Garoza 10.1, Muñogalindo (Ávila). p. 78-87;

ARQUINE Nº 58. “Casas esenciales”. Nov, 2011. Proyectos: Herreros, Casa Garoza 10.1.

Plataforma Arquitectura

http://www.herrerosarquitectos.com

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: