you're reading...
01 ARQUITECTURAS Y OBJETOS PREFABICADOS (11-12)

SISTEMA MODULI, KRISTIAN GULLICHSEN Y JUHANI PALLASMAA, FINLANDIA, 1968


Kristian Gullichsen y Juhani Pallasmaa son dos arquitectos finlandeses que desarrollan su trabajo arquitectónico por separado, pero que a finales de los años sesenta se sumergen juntos en un importante proyecto sobre arquitectura prefabricada. Este proyecto recibe el nombre de Sistema Moduli o Moduli 225.

En esta época, ambos arquitectos tenían una importante preocupación por el racionalismo, la estandarización y la prefabricación. Las influenciados de su profesor Aulis Blomstedt, las casas de diseño japonés y el minimalismo de las casas de Mies Van der Rohe fueron las claves de su interés por este tipo de arquitectura, que en estos momentos se conocía como constructivismo, y la razón de la aparición de este proyecto.

El proyecto Moduli 225, se basa en la creación de casas prefabricadas mediante una producción industrial. Estas viviendas están construidas en madera, acero y vidrio. Se presenta como solución a la construcción de viviendas de tipo vacacional, ya que podían ser montadas y desmontadas en breves periodos de tiempo.

Mediante este sistema de prefabricación se construyeron sesenta viviendas entre los años 69 y 73. La primera fue la residencia de verano de uno de sus creadores, Kristian Gullichsen, en las afueras de Helsinki. A pesar de todos los esfuerzos y de todas las ventajas que tenía este tipo de arquitectura prefabricada, el proyecto era inviable debido a una serie de inconvenientes. El entorno elegido no era el más idóneo, y el mantenimiento de las viviendas suponía un gasto excesivo. Esto hizo que el proyecto no resultara rentable y se abandonara.

El sistema de prefabricación utilizado consta de la ejecución primera de una retícula estructural con múltiples combinaciones posibles. Sobre esta retícula se colocarán los paneles prefabricados de dimensiones normalizadas, que también permitirán diferentes combinaciones y como consecuencia, resultados finales diferentes.

La retícula estructural está compuesta por cubos de 2,25 metros de lado, formados cada uno de ellos por pilares de 9,2 cm de lado y vigas de lado similar y 15,5 cm de canto.

La unión entre los elementos estructurales se resuelve mediante unos perfiles de aluminio anclados en los mismos, y se realiza de tal manera que las uniones entre ellos quedan ocultas y además protegidas frente a la posible acción del fuego.

Los perfiles o conectores permiten la colocación de piezas similares en todos los encuentros, lo que facilita el montaje.

Los pilares y las vigas utilizados para la estructura presentan unos rebajes que permiten la colocación directa de los paneles prefabricados que servirán de cerramiento.

El encuentro con el terreno se resuelve mediante unos elementos metálicos regulables en alturas y unidos a la cimentación de pequeñas zapatas aisladas de hormigón armado. El hecho de que sean piezas regulables supone una total adaptación a las irregularidades del terreno, buscando siempre el plano horizontal.

Además, el plano base queda elevado del suelo, lo que permite una ventilación por debajo del mismo evitando cualquier tipo de transmisión de humedad del terreno.

El cerramiento se resuelve con paneles prefabricados fijados a la estructura de vigas y pilares. Pueden ser de madera, ciegos o con enlistonados, y de vidrio, según las necesidades de la vivienda en relación a su programa interior.

Sus dimensiones están normalizadas, y se ajustan a la retícula estructural. Se utilizan tanto para paramentos verticales como horizontales, y variará la calidad de los mismos en función de su colocación y uso. Pueden ser interiores, exteriores, vistos, ocultos, etc.

El sistema utilizado para la cubierta es diferente al del resto de cerramientos. La solución utilizada es la de cubierta plana. Consta de dos capas de tablero con aislamiento térmico en el interior. Entre cada tablero existen elementos de refuerzo con intención de evitar puentes térmicos. Sobre esta pieza se apoyan rastreles para colocar el revestimiento final de la cubierta. Una lámina autoprotegida sirve de impermeabilización para la misma. El agua queda recogida en el perímetro de la cubierta mediante una pieza de terminación y es evacuada al exterior mediante gárgolas.

María Nogues Campanario

Consulta el proyecto en:

BRANDOLINI, Sevastiano. Kristian Gullichsen, Erkki Kairamo, Timo Vormala : architecture 1969-2000. Skira, Milano, 2000.

ST JOHN WILSON, Colin. Gullichsen, Kairamo, Vormala, 1967-1990. Barcelona, 1990.

Historia de la construcción con madera. AITIM. Nº 196-Nov/Dic 1998

http://www.tectonicablog.com. Sistema Moduli. Texto Carlos Quintáns y Borja López Cotelo

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: