you're reading...
01 ARQUITECTURAS Y OBJETOS PREFABICADOS (11-12)

RESIDENCIA INFANTIL DE VERANO. Miraflores de la Sierra, Madrid,1957-1959


La residencia infantil de verano, realizada por Alejandro de la Sota en colaboración de José Antonio Corrales y Ramón Vázquez Molezún, se encuentra situada en la Sierra de Miraflores (Madrid). Presenta una arquitectura muy vinculada al lugar en el que se implanta permitiéndonos definirla como una arquitectura orgánica pero también técnica o mecanizada. En parte, se basa en la repetición de elementos que se modulan al máximo para que pueda ser construida en taller y posteriormente transportada a la obra.

El lugar de emplazamiento, permite perder la vista en un horizonte inmenso, al estar situado en una vaguada. Está rodeado de una ladera de pinos y otra de rocas inmensas; esto quizás justifique el empleo masivo de piedra y madera. El encanto de la situación del edificio, proviene de posicionarse “bajo” desde la carretera y “alto” sobre el paisaje.

La desproporción de las dos dimensiones de la planta nace de la morfología del terreno. Los alzados longitudinales, muestran el dominio de la cubierta; los laterales y las secciones, la adaptación del edificio al terreno.

En la puesta en obra de este edificio, podemos diferenciar claramente dos mitades: la inferior, adaptada, pegada al terreno, piedra, muros, construida por obreros canteros de la localidad. La mitad superior, se lleva a cabo mediante pilares de hierro y cubierta de madera, cerramientos de carpinterías metálicas y grandes cristaleras; todo llevado a cabo en Madrid y transportado a la obra para su implantación.

Para entender el funcionamiento y la morfología de este complejo residencial, tenemos que tener claro que se implanta en un terreno en pendiente, lo que da lugar a un escalonamiento del edificio en  tres niveles. La planta está formada por módulos de 6x3m, vigas de 6m de madera, separadas 3m entre sí. Esto implica que cada nivel presente un ancho de 6m. Las vigas, de 50 cm de canto y 10 cm de base, se sustentan en unos pilares de hierro de 10 x 10 cm. Sobre ellas se sitúan otras de una tamaño inferior (10 x 10 cm) también de madera,  en donde se encajan las trasversales que conforman los lucernarios.

La estructura general del proyecto se basa en una escalera central que  da acceso a los tres niveles desde los cuales, mediante unas escaleras secundarias se puede acceder  en ocasiones puntuales a unos espacios secundarios (aseos) situados bajos los niveles principales. El acceso a este eje central que nos distribuye a las distintas estancias (la escalera), se puede realizar tanto por la parte superior como por la inferior, donde visualizamos unos prismas salientes, compuestos por carpintería metálica y vidrio, que rompen con la continuidad de las fachadas. Ambos constituyen los accesos principales.

Un papel muy importante en la imagen del conjunto, lo conforma la cubierta, dispuesta de forma paralela al monte en el que se asienta. Debido a su gran superficie, la cubierta flotante impide iluminar puntos centrales del interior. Esta iluminación se consigue mediante vidrio ondulado en largas tiras longitudinales que además aporta belleza a la cubierta desde el exterior. Estos lucernarios horizontales se disponen en cada uno de los niveles rompiendo con uno vertical que acompaña en todo su recorrido a la escalera principal. La plementería es una trama de tabla con dos tableros de madera y lana de vidrio entre ellos, encima unos rastreles que sustentan la uralita pintada de blanco. Para lograr una mayor limpieza en la imagen del edificio, esta uralita blanca se extiende también a  la fachada superior , rematando con una pieza en la unión entre ambas.

Todos los paramentos verticales están compuestos por grandes cristaleras y carpinterías metálicas.

El eje de acceso separa rotundamente la zona de vivir de día de la de reposo de los niños.

La zona de vivir, se distribuye en tres planos escalonados: un plano de juegos con expansión total al exterior, un plano intermedio de salas de lectura y el plano más bajo, el comedor. Los dormitorios, en dos planos, tienen luz cenital y ventilación alta cruzada gracias a que los tabiques no cubren toda la altura de estas estancias. La casa del guarda se encuentra aislada dentro de la composición general del conjunto.

Residencia Infantil de Verano. Alejandro de la Sota

Bibliografía:

– Ábalos, Iñaki; Llinàs, Josep; Puente, Moisés: Alejandro de la Sota. Barcelona : Fundación Caja de Arquitectos , 2009, pp.112-122.

– Alejandro de la Sota. Residencia infantil en Miraflores de la Sierra (Madrid). Nueva Forma. 1968, núm.25, febrero, pp.56-58.

– Alejandro de la Sota. Residencia infantil en Miraflores de la Sierra (Madrid). Nueva Forma. 1974, núm.107, diciembre, pp.18-21.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tu email y recibirás notificaciones de nuevos post

Únete a otros 214 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: