you're reading...
_CURSO 2011-12

KAHN, Louis: Forma y diseño.


“Un joven arquitecto me ha formulado esta pregunta: -Sueño con espacios maravillosos, espacios que surgen y se desarrollan fluidamente, sin comienzo ni fin, hechos de un material continuo, blanco y oro. ¿Por qué cuando trazo la primera línea sobre el papel, tratando de fijar el sueño, éste resulta desmerecido?”

En estas páginas, Kahn responde a la pregunta planteada por este joven arquitecto. Para ello, fija la separación entre pensamiento y sentimiento, y explica su idea sobre el proceso creador del arquitecto.

En primer lugar, es imprescindible conocer la Naturaleza de las cosas, la voluntad de ser del edificio que se va a proyectar. Entiende que un verdadero arquitecto no se debe limitar a cubrir un área, a cumplir un programa establecido por el cliente, sino que debe ser capaz de ir más allá, alcanzar la idea del diseño, la esencia de lo que se va a proyectar. Sólo de esta forma seremos capaces de conocer el edificio, y de crear, posteriormente, los espacios que permitan el uso adecuado del mismo. “La arquitectura es la producción reflexiva de espacios”.

Para alcanzar esta meta, Kahn nos habla de dos términos: Forma y Diseño.  Entiende que el concepto de Forma es lo que el edificio quiere llegar a ser, mientras que el Diseño persigue el cómo conseguirlo. Este último concepto es la manera que tiene el arquitecto de expresar la voluntad de ser del edificio que proyecta. Si bien el Diseño puede ajustarse dependiendo de las circunstancias, la Forma debe mantenerse.

Las buenas soluciones no sólo son interesantes físicamente, sino que se apoyan en ideas subyacentes, una estructura mental con la que comprendemos, organizamos y damos sentido a experiencias e informaciones.

Además, señala que la línea que une los términos de Forma y Diseño no se mueve en un único sentido, pues el Diseño también puede ayudar a la  concepción de la Forma. Esta doble vía establece una fuente constante de estímulo.

Llegados a este punto, Kahn nos muestra el recorrido que realiza el proyecto, un camino de ida y vuelta: Inconmensurable – Mensurable – Inconmensurable. Como ya hemos comentado, todo proyecto debe comenzar con el conocimiento de la  Naturaleza del edificio, concepto inconmensurable. Una vez superada esta primera etapa, llegamos al Diseño, donde ya aparecen los aspectos mesurables: cantidad de material a utilizar, métodos de construcción empleados… Culminadas estas, llegamos al final del edificio, cuando este pasa a ser algo vivo, cuando la voluntad de ser del edificio ocupa ya su lugar, de nuevo cualidades inconmensurables.

Por tanto, el proceso proyectual queda configurado a través de tres conceptos:

A través de la Naturaleza el por qué.
A través de la Forma el qué.
A través del Diseño el cómo.

Kahn, Louis: “Forma y diseño”; Ferreyra, Andrés: Forma y Diseño; Buenos Aires: Nueva Visión, 2007, pp. 7-26.
Ruiz – Roso Luna, Mónica
Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tu email y recibirás notificaciones de nuevos post

Únete a otros 230 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: