you're reading...
_CURSO 2011-12

ITO, Toyo: Arquitectura de límites difusos. Barcelona: GG mínima, 2006


“Entre la casa corriente y la creación del arquitecto hay una distancia difícil de salvar. ¿Por qué ha aparecido? Este tipo de distancia no es nada inusual y puede encontrarse en otros campos de la cultura humana, pero en el caso de la arquitectura reviste una importancia especial debido a su conexión directa con la vida cotidiana.

El espacio proyectado por el arquitecto no es resultado del tiempo que uno ha vivido; la casa como morada no se construyó a priori para las cosas que residen en el futuro. Éstas revelan los aspectos espaciales del lugar habitable como un concepto lírico codificado. Entre las contradicciones y las relaciones interactivas de estos dos aspectos surgen nuestras reflexiones sobre el espacio habitable.

Las diversidades lingüísticas del espacio habitable están interrelacionadas […]

La creación del arquitecto aparece en tanto que extrae aquello esencial del concepto de arquitectura que pasa desapercibido más allá del carácter viviente de la casa. Al combinar el modo en que los demás ven las cosas, se desvelan y se expresan los límites del espacio que un individuo puede visualizar en el presente”.

Koji Taki, Ikirareta ie: La casa vivida, 1978. Iwanami Shoten, Tokio, 2001.

Existen dentro de cada ser humano dos cuerpos bien diferenciados, según nos cuenta Toyo Ito, y están estrechamente relacionados con la forma de pensar la arquitectura. Uno de ellos, rescatando las ideas del filósofo Ikirareta ie, habla de las experiencias, de un lenguaje codificado, tangible y material. El otro, por el contrario y en constante evolución representa el lenguaje lírico, deseable y transparente. Nuestro cuerpo ocupa un lugar en la naturaleza mediante la experiencia vivida pero anhela algo más. La relación entre el espacio, las nuevas tecnologías y el medio natural, es el deseo de nuestro otro cuerpo.

Se propone el rascacielos Friedrchstrasse de Mies van der Rohe como buen ejemplo de esta idea. El edificio de acero y vidrio prolongado verticalmente se alza en fuerte contraposición con el edificio de piedra a sus pies, como objeto impenetrable y encerrado en sí mismo. La propuesta refleja un fuerte deseo de liberación, sin desvincularse del medio que la rodea aprovechando los recursos que la tecnología puede ofrecer. En mi opinión, el ejercicio de Matalascañas tiene mucho que ver con este pensamiento.

La arquitectura de límites difusos habla de una arquitectura de límites blandos que puede reaccionar ante el entorno natural. La prefabricación tiene ese componente “móvil” capaz de vincular una serie de elementos a un lugar, no tiene que existir un programa, únicamente hablamos de espacios capaces de alcanzar la transparencia y la homogeneidad que todos nuestros otros cuerpos desean, respondiendo únicamente a los elementos de la naturaleza: luz, agua, viento, etc.

“Un espacio geométrico transparente en el sentido euclidiano aparece como el espacio deseable […]”.

Bibliografía:

Ito, Toyo: “Arquitectura de límites difusos“; Barcelona: Gustavo Gili, 2006.

Héctor Romero (26 de Junio de 2012)

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tu email y recibirás notificaciones de nuevos post

Únete a otros 227 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: