you're reading...
CURSO 2011-12

SIZA VIEIRA, Álvaro: Álvaro Siza y la arquitectura universitaria. Ciudad


SIZA VIEIRA, Álvaro: Álvaro Siza y la arquitectura universitaria.

En Ciudad. Diciembre 1995. Valencia: Editorial Universitat de Valencia. 2003. p. 38.

Serrano Fajardo, Javier

En este texto nos habla el arquitecto sobre la ciudad y su diversidad. Siza piensa que todas las ciudades son su ciudad y se siente atraído por la fascinación que todas y cada una de ellas causa sobre él, ya que todas tienen una esencia que las hace especiales. Esa esencia viene formándose con la historia, con la geografía, con los materiales, pero a su vez cambia, lentamente o de repente, debido a la inmigración y su consecuente cruce de culturas. De no cambiar esa esencia, la ciudad moriría.

Por otro lado, Siza expresa como es capaz de sentirse a gusto en cualquier ciudad, aunque reconoce que cada una es diferente. Pero solo son diferentes porque él sabe que no está en las mismas cuando las visita. Es su mente consciente la que reconoce la diferencia de la ciudad, no porque la ciudad sea diferente completamente, sino porque ya se le ha adjudicado el valor de diferente en el mundo.

Según Siza, la ciudad es un centro multifacético. Es un nexo de relaciones de todo tipo. En este núcleo crecen y se desarrollan un enorme número de personas, todos con sus propias características y aspectos. Es decir, la ciudad es como un foco de encuentro para todas las diferentes variantes de la vida. La ciudad atrae a todo tipo de personas porque acepta a todos los tipos de personas. Es donde se cruzan y se relacionan todas estas variantes, creando así un lugar siempre activo, pero aún más importante, creando un lugar espontáneo y vivo. Siza habla sobre los “ecos de los cruces” en el texto. Estos cruces son los productos de las interrelaciones ya mencionadas. Y estos productos, a su vez, vuelven a mezclarse entre sí, llenando nuevas facetas de la ciudad o complementando las ya existentes. Siza habla de estos espacios cuando se refiere a los “intersticios”.

También nos habla de “el peso de las raíces”. Se deduce que la vida activa de la ciudad es lo que llama a las personas a participar de ella. Allí en la ciudad, es donde surge el trabajo y las personas se anclan y crean sus raíces. Y de este trabajo y anclaje, surgen entonces todas las otras caras que componen a un individuo como la cultura, su modo de vida, sus gustos, etc. Este estímulo es lo que nos mantiene para no desprendernos completamente de ella. El autor nos dice que la alternativa a ese desprendimiento es lo que él denomina como “receptividad universal”. Esta aceptación de la diversidad que la ciudad contiene, causa una sensación de propiedad y gusto con los orígines de las personas, de tal forma que estos orígenes pueden ser despertados y explorados.

La ciudad comprende un espacio vivo, lleno de diversas influencias que convergen entre ellas y crean una gama de actividades. Sin embargo, es importante notar que el espacio de la ciudad donde este cruce ocurre, es un espacio “urbanizado”. Un espacio urbanizado se refiere a un lugar ya desarrollado, que ha tenido tiempo de crecer y ser transformado. Esto se debe a la diversidad que la ciudad contiene al ser capaz de adaptarse a todo tipo de persona y de poder aceptar a todos. Es necesario tiempo para su desarrollo, que le permita a la ciudad tener un verdadero “casco histórico” que sea donde se pueda apreciar esa variedad de actividades.

Otra idea clave que Siza comenta es que la ciudad es un núcleo de diversas culturas, y es en ella donde la arquitectura puede ser practicada más libremente, ya que es aceptada más fácilmente su ámbito. También creo que otro punto a favor del valor de la ciudad como desarrollo de la arquitectura es que es un campo de estudio complejo y la interacción entre diferentes profesionales y la colaboración con otros arquitectos es vital para el desarrollo de ideas al igual que proyectos. La ciudad puede ser entonces el campo perfecto para llevar a cabo estas interrelaciones y promover ese desarrollo; desarrollo que seguramente viene acompañado por el cambio. Por otra parte, creo que, para bien o para mal, es en la ciudad donde se concentran los mayores recursos económicos, los cuales contribuyen de forma importante en el desarrollo de la arquitectura.

Serrano Fajardo, Javier  08_02_2012

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: