you're reading...
CURSO 2011-12

Ezquiaga, José María: “El porvenir de una ilusión. Elementos para una nueva cultura urbanística” Arquitectos. Construcción de ciudad. CSCAE . Noviembre 2006, Nº 178. Madrid: Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España. 2006. pp. 82-87


¿Qué imágenes representan mejor la modernidad, dentro de esas metrópolis imaginadas por los futuristas de principios de siglo; la intensa soledad de los personajes de Hoppe, náufragos en la gran ciudad, o las periferias sombrías y silenciosas de Marion Sironi?

El futuro  de las ciudades no se nos plantea como una evolución previsible, sino más bien como el resultado de una serie de realidades que derivan de las soluciones planteadas a las paradojas que se van produciendo en el presente.

La primera de estas realidades, es el fenómeno globalizador por el cual lo global y lo local se encuentran conectados de manera inimaginable en las sociedades tradicionales. Este proceso hace que procesos acontecidos en lugares remotos afecten diariamente a la vida rutinaria de millones de personas. Se está produciendo por tanto un proceso de desterritorialización, en palabras de Melvin Webber “Por más adecuado que sea el lenguaje de los usos del suelo y las densidades para describir las características estáticas de un sitio. Es incapaz de tratar explicita y específicamente de los modelos dinámicos de localización  del comunicación humana, que se fan en el espacio, pero que trascienden cualquier lugar dado.”

Junto a este proceso, ocurre otro que proporciona los engranajes para el desarrollo de todas estas actividades. Son los denominados por Augè “no lugares” (autopistas, aeropuertos, hipermercados, grandes hoteles…), fruto de la “mactonaización”. Mediante la cual surgen todas estas ciudades archipiélago, fruto de la aglomeración de los diversos lugares temáticos (parques de ocio, parques comerciales, centros de negocios,…) conectados entre sí por estas autopistas, y siendo idénticos independiente mente del lugar geográfico en el que se encuentran.

Frente a estos planteamientos, se presenta también una conciencia intergeneracional sobre la sostenibilidad y la capacidad de acogida de los crecimientos y desarrollos de las nuevas ciudades.

Por tanto se expone que los planeamientos actuales entendidos como modelos inertes de equilibrio a largo plazo tiene una capacidad limitada como elemento eficiente, para la organización de territorio. Por tanto es  necesario  legitimar  la validez del planeamiento desde nuevos principios. Se deberá amortizar las técnicas urbanísticas con  la  complejidad de la realidad urbana y territorial. Deberá ser la expresión de la responsabilidad intergeneracional sintetizada con la idea de sostenibilidad. Y por tanto consecuente con el medio ambiente y los riesgos inherentes a sus transformaciones.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: