you're reading...
CURSO 2012-13

“EL PROYECTO DEL ESPACIO VACÍO, REVISTA URBAN, NÚMERO 7”. LUIS MOYA (2002).


Título: MOYA GONZÁLEZ, Luis: “El proyecto del espacio vacío”. En revista Urban, número 7. Edición: Madrid, Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio, Escuela Técnica Politécnica de Madrid, verano de 2002, páginas 75-83.

1.       Relación del texto con las temáticas del curso

El artículo trata de explicar una relación actual sobre el proyecto urbano  y los aspectos destacables de la realidad, como son la incidencia de las nuevas tecnologías, su relación con la evolución de las ciudades,  y la integración de las infraestructuras como elementos dinamizadores del papel urbanístico actual.

La relación con la temática del curso es directamente asemejable, debido a que el autor reflexiona sobre cómo la evolución de los espacios vacíos dentro de la ciudad han ido desarrollándose conforme a las tendencias de introducción de la técnica en las infraestructuras de la misma, pudiendo realizar un símil en nuestro caso con el ámbito de estudio del ejercicio dos, en el que en un espacio vacío, entre el parque del Alamillo y el campo de golf, situamos un elemento de actividad urbana y generamos la creación de unas infraestructuras específicamente para dar servicio a los usuarios.

El texto nos plantea que las infraestructuras deberán ser las que marquen las pautas de ordenación del territorio, no al contrario, pues su rehabilitación dentro de un ámbito ya desarrollado establece una deficiencia en la solución, carente de conseguir un buen resultado. Corresponde al proyecto del espacio abierto público, al vacío y no al lleno, la función de dar sentido a la ciudad, complementando sus espacios, y generando nuevos flujos de comunicación que ofrezcan un equilibrio entre las distintas capacidades dotacionales de la urbe consolidada.

2.       Explicación de las ideas de infraestructura o prefabricación que del texto el estudiante entiende

Un espacio vacío en la actualidad es un sinónimo de oportunidad. Desgraciadamente las oportunidades para dichas áreas suelen ser de edificabilidad, no de preservación.

El artículo nos introduce dentro de la concepción de los espacios vacíos como partes imprescindibles del sistema infraestructural de la ciudad, debiendo de ser tratados dentro de una ideología de preservación. Es por ello que se entiende los espacios vacíos como elementos infraestructurales, pues gracias a ellos se producen la interrelación de un entorno, según la escala de los espacios.

Proyectar la complejidad que requiere un tejido urbano es necesario considerar numerosas determinaciones existentes, y las que van a surgir, siendo una estrategia del programa. Se podría decir que a la complejidad de las capas precedentes de un espacio hay que solaparles la complejidad de los estratos futuros. Al ser esta correcta superposición de extrema dificultad, la existencia de los espacios vacíos hace posible que las capas necesarias para la ordenación del territorio giren en torno a ellos, consiguiendo que sean elementos nodales referenciales.

Así pues, las infraestructuras, edificaciones, etc., deben preservar fragmentos que posibiliten un desarrollo promovido por el uso de la cotidianidad, aplicando a su vez el concepto de flexibilidad de uso. Habrá que añadir una nueva red más a las existentes de infraestructuras, la de espacios libres, espacios vacíos, que generen entre sí una ramificación que se extiende por toda la trama urbana.

En definitiva, la preservación de los espacios vacíos hace que intuitivamente estemos dejando elementos infraestructurales que nos ordenan la ciudad y que permite la multiplicidad de funciones.

3.       Opinión crítica del texto

El texto, si suprimimos algunas referencias que hace sobre la globalización económica y el consumo capitalista, nos muestra una imagen muy ecologista desde el punto de vista del desarrollo. Nos ofrece la perspectiva de la evolución a nivel infraestructural, continuación de dicha explotación, pero con pensamiento, con reflexión, sabiendo que todo no perdura, que nada es inherente, y que actualmente nuestro desarrollo únicamente concibe lo perenne.

En definitiva, debemos aplicar los conceptos de preservación y temporalidad a las nuevas actuaciones, para así generar un sistema que nos ayude a entender la ciudad globalmente concebida desde los espacios vacíos.

4.       Citar al menos una obra/proyecto relacionada con el texto y el curso

 Como referencia a una obra voy a citar el parque de la Villette, en Tschumi de OMA, en 1982, y en el que el propio diseño del parque tiene como claves proyectuales la estratificación de diferentes escalas y capas y la preservación de espacios intermedios que fomentan los recorridos en el proyecto.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tu email y recibirás notificaciones de nuevos post

Únete a otros 214 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: