you're reading...
I3-ARQUITECTURA (13-14)

ÉCLUSE DE KEMBS-NIFFER (1960-1961). LE CORBUSIER


ÉCLUSE DE KEMBS-NIFFER. 1960-1961. Kembs (Haut-Rhin, Francia). Le Corbusier.

  1. La Esclusa de Kembs-Niffer obra de Le Corbusier construida entre 1960 y 1961 está situada entre las localidades de Basilea y Mulhouse, configurando el canal de transición del Ródano al Rin.
    LeCorbusier.EsclusaKembsNiffer.1
    El proyecto de la esclusa, al igual que el caso en el que nos encontramos, se sitúa junto a un canal de agua    donde éste controla el tránsito fluvial que por él discurre. Por lo que partimos de la proximidad a un flujo de    agua y un transporte de barcos como enmarque principal.
  2. Le Corbusier construirá dos de los elementos que componen el conjunto: el edificio aduanero y la torre de vigilancia, ambos independientes y claramente diferenciados (la horizontalidad del cuerpo de oficinas de la aduana, que deja ver una sola altura sobre el nivel del suelo y se integra en el despejado espacio abierto, contrasta con la escultórica verticalidad de la torre) pero, asimismo, ambos fuertemente relacionados.
    800px-LeCorbusier.EsclusaKembsNiffer.3LeCorbusier.EsclusaKembsNiffer.2
    Sobre el nivel del suelo se levanta en apariencia la única altura, correspondiente a las oficinas del edificio de aduanas y navegación. No obstante, este cuerpo se proyecta hacia abajo para albergar en el subsuelo otras dependencias, las pertinentes para uso del personal responsable de la esclusa y las que acogen la   maquinaria de la calefacción y otras instalaciones.El acceso a este nivel inferior, sólo visible por la cara opuesta al canal, se realiza mediante un tramo de     escaleras que salva, adaptándose, la pendiente del terreno para iniciar el ascenso hasta las oficinas de la planta baja mediante una escalera de hormigón. Por otro lado, la cubierta que corona este espacio se       resuelve con dos planos inclinados contrapuestos, que parecen fragmentar en dos el edificio,                       acentuándose esta división perceptiva por una separación real, un paso abierto en el centro de la planta     baja. Este hueco coincide aproximadamente con el punto de inflexión de las cubiertas, que acentúan de     esta forma la separación.
    LeCorbusier.EsclusaKembsNiffer.Planos1
    La contraposición de planos, junto con las escaleras que bajan a los espacios del subsuelo, evoca             metafóricamente el cambio de nivel de agua que define la propia naturaleza de la esclusa, estableciendo   así un paralelismo entre arquitectura y entorno.
    LeCorbusier.EsclusaKembsNiffer.Planos2
    Además, este efecto queda reforzado en el caso del edificio aduanero por las aparentes bajantes situadas en sus extremos, que recogen y canalizan hacia el suelo las aguas pluviales, mimetizando el salto de agua del canal. Esta doble función, utilitaria (canalizar) y simbólica (evocar), determina en buena medida la expresión final del edificio de aduanas y navegación.En contraste con la horizontalidad del cuerpo de oficinas, acentuado perceptivamente en la fachada que     se ofrece a la esclusa, de una sola altura, la vertical torre de control se erige en la zona de la compuerta,     protagonista indiscutible de todo el proyecto, lugar en donde se favorece la conexión entre ambos flujos de agua. El coronamiento bifronte de la torre se orienta sucesivamente a ambos cursos del agua tras girar 45° con respecto al cuerpo inferior de la torre, construido en hormigón, al tiempo que afirma su función de control general al unificar la panorámica gracias al cerramiento continuo acristalado.Al igual que lo dicho para el edificio de aduanas, la escalera sirve también ahora como elemento de           enlace; en efecto, desde el punto más bajo de la esclusa una escalera asciende hasta alcanzar la parte     más alta de la misma, sobre la que se levanta la torre de vigilancia, relacionándose con ésta a través de la propia escalera de la torre que evoluciona en su espalda y permite el acceso al espacio más alto, la           cabina de observación.
  3. La esclusa brinda una situación ya compleja a la que Le Corbusier respondió con su juego entre los límites naturales y construidos.Como una máquina de vivir de Le Corbusier, la esclusa funciona como una máquina de agua donde           enmarca los cuerpos en el borde de la misma.

Bibliografía

-Baltanás, José: Le Corbusier, promenades. España: Editorial Gustavo Gili, 2005

-Gans, Deborah: The  Le Corbusier guide. Princeton Architectural Press, 2006

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: