you're reading...
02 REHABILITACIÓN, ARQUITECTURA INDUSTRIAL, ARQUITECTURA PÚBLICA

REHABILITACIÓN DE LA ALHÓNDIGA DE BILBAO (2002-10). PHILIPPE STARCK.


Rehabilitación de la Alhóndiga de Bilbao (2002-10). Bilbao. Arquitectos: Philippe Starck, Starck Networks.

 

PROGRAMA E INTENCIONES DEL PROYECTO: REACTIVACIÓN DEL EDIFICIO Y LA REPERCUSIÓN EN EL CONTEXTO URBANO.

La alhóndiga de Bilbao fue pensada originalmente por Ricardo Bastida en 1905 como un almacén de vino, situado en el nuevo ensanche de Bilbao, en una zona residencial. A lo largo del siglo transcurrido, dada su posición urbana dentro de la ciudad de Bilbao, así como el valor arquitectóico que presenta, este edificio ha ido variando su uso, intentando así que siguiera formando parte activa de la ciudad. Sin embargo, no es hasta estas últimas décadas cuando se empieza a plantear como un edificio de ocio para los ciudadanos bilbaínos. En el 2002, se empiezan las obras para la rehabilitación del edificio a un centro multifuncional. Dos años más tarde, Starck se incorporaría al proyecto.

11

Alhóndiga de Bilbao. 1910.
1

 Alhóndiga de Bilbao. 2010.

El proyecto de Starck propone, ante todo, que este espacio tenga un carácter social, en el que los ciudadanos no sean meros espectadores, sino que formen parte activa de él. Se busca que la alhóndiga pase a ser un elemento propio y característico de los ciudadanos, donde ellos puedan sentirse identificados. 

El edificio cuenta con tres cajas contenidas entre los límites del edificio existente y elevadas tres metros del suelo, permitiendo el tránsito por debajo de éstas. Cada una de ellas cuenta con una temática: la caja deportiva, con gimnasio, vestuario y piscina cubierta; la cultural, con mediateca y biblioteca; y la de ocio complementario. Debido a que es obligatorio conservar del edificio original tanto la fachada como la primera crujía del edificio, Stark aprovecha esto para generar una banda de usos, (comunicaciones verticales, aseos, cafetería, restaurante,…). Además la cubierta que se genera sobre estas cajas, alberga una piscina, un balneario y una terraza solárium.

Sin embargo, pese a que la intervención realizada por Starck parece contenerse dentro de los límites del edificio, de hecho también se ha invertido para mejorar la relación de éste con su entorno urbano. Una de las calle de acceso al edificio se ha peatonalizado, así como también se han ampliado las aceras de las otras fachadas. Además, se ha construido una plaza colindante a éste, la cual mantiene una relación con alguno de los accesos al edifcio, lo cual permite trasladar al ciudadano de un espacio público abierto a un espacio público interior, el cual se genera en planta baja. 

10

 Alhóndiga de Bilbao. Visión exterior. 2010.

CONSTRUCCIÓN DE LA IDEA DEL PROYECTO; UNA VISIÓN CONJUNTA DE LA TECNOLOGÍA , EL PROGRAMA Y SU MATERIALIDAD.

Para que fuera posible vincular a las personas con el proyecto, éste sale a su encuentro a través de unas aceras que se transforman en alfombras de mortero impreso y a las cuales se les incorpora mobiliario e iluminación doméstica. En cuanto a la entrada a la alhóndiga, se disponen tres accesos, los cuales pasan por la crujía original, la cual se ha visto reforzada por una estructura metálica. Interiormente, las estancias que se generan dentro de la crujía se cierran con un vidrio no estanco el cual da acceso al patio interior, dentro del cual se albergan las tres cajas anteriormente comentadas, construidas con fábrica de ladrillo. Este patio interior se produce tras un vaciado del edificio original, del cual solo se conserva la fachada y la primera crujía.

 

planta

 

 Planta de la rehabilitación de la Alhóndiga de Bilbao.

6

 

Visión en perspectiva de la Alhóndiga de Bilbao.

 

 

 

3

Visión en perspectiva seccionada de la Alhóndiga de Bilbao.

Tanto las tres cajas como la cubierta que tapa ese vaciado se sostienen mediante una nueva reticula estructural, formada por 43 esbeltos pilares metálicos cruciformes, los cuales se encuentran revestidos por unas columnas de metro y medio de diámetro, cada una de ellas distinta de las demás, haciendo un llamamiento a los diferentes estilos arquitectónicos.

Entre las cajas y el límite perimetral constituido por el edificio original, se observa siempre un distanciamiento, el cual va variando. Por ello, para que sea posible acceder a las cajas desde la crujía existente, se colocan una serie de pasarelas.

 

4

Imagen del interior de la Alhóndiga de Bilbao.

5

Imagen del interior de la Alhóndiga de Bilbao

OPINIÓN CRÍTICA DE LA OBRA O DEL PROYECTO: DEL PLANTEAMIENTO Y DE LOS RESULTADO CONSEGUIDOS.

El resultado final se encuentra muy contenido dentro de la obra original, y, pese a que se intenta establecer una relación con el exterior, ésta es muy sútil. Parece entenderse que se generan dos situaciones: una exterior, en la cual el espacio se entiende dentro su contexto histórico, en relación al ensanche que existe, y otra interior, en el que los ciudadanos pasan a un espacio más contemporáneo.

En el espacio exterior, debido al cambio que se efectúa en el entorno inmediato, se pierde la relación que existía previamente con la calle. Ahora el espacio público que rodea al edificio se incrementa considerablemente, estableciendo una relación directa entre el ciudadano y el edificio, pero perdiéndose un poco con el resto del entorno inmediato.

Pasando al interior del edificio, considero que la disposición de los volúmenes genera un juego en la delimitación de la sección del patio interior, que combina espacios delimitados a 3 metros de altura con aquellos espacios que se abren más allá. Se podría entender que aquellos espacios que se generan entre la envolvente original y las cajas son a veces de pequeñas dimensiones a la hora de relacionarlo con la altura total del edificio, pero ya que toda la planta baja se encuentra libre, estos espacios lo que proporcionan son entradas de luz que varían de intensidad.

Lo que puede resultar más dudoso de la intervención es la relación entre las cajas y la envolvente exterior, que quizá guardan demasiado respeto al edificio original. No obstante, el hecho de que las cajas se encuentren separadas suponen una ayuda a la hora de plantear la relación de estructuras entre lo existente y lo nuevo. Por ello, considero que también pudo plantearse como forma de resolver este problema.

Para terminar, creo que uno de los factores a tener en cuenta es la aceptación social que ha tenido este edificio en la ciudad de Bilbao. Los edificios deben tener como función la habitabilidad de sus espacios, y en este caso, Starck consigue que los bilbaínos se sientan cómodos en su proyecto.

Bibliografía.

Bergera, Iñaki. Vino viejo en odre nuevo. Arquitectura Viva. 2010, nº131, p. 21-27.

AA.VV. La alhóndiga: Bilbao. Conarquitectura: arquitectura con arcilla cocida. 2011, nº31, p. 15-22.

AA. VV. Nueva alhondiga de Bilbao. Arte y cemento: revista de la construcción y su entorno. 2010, nº2116, p.63-64.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: