you're reading...
I4-ARQUITECTURA (14-15)

DEPÓSITO DE LOCOMOTORAS AUF DEM WOLF, 1988/1996. HERZOG & DE MEURON


Depósito de locomotoras Auf Dem Wolf

Lugar y fecha: Basilea, Suiza, 1988/1996
Cliente: Swichweizerische Bundesbahnen Hochbau
Arquitectos: Jacques Herzog, Pierre de Meuron, Harry Gugger
Colaboradores: Philippe Fürstenberger, Nick Graber, Klaus Loehnert, Stefan Marbach

1. Descripción de la obra (relaciones con el contexto urbano; programa y funcionalidad)

Como muchas de las estaciones de tren que en su día formaron parte de las periferias urbanas, la de Basilea ha terminado siendo engullida por la ciudad en su crecimiento, dando lugar a encuentros no resueltos de distintas estructuras edilicias. Dentro del plan de ordenación para intensificar los usos urbanos y fomentar su relación con los terrenos adyacentes, la compañía suiza de ferrocarril propuso trasladar el depósito de locomotoras a un nuevo emplazamiento y levantar junto a él un centro de señalización. Este lugar es un vacío en la ciudad, un espacio que no ha podido ser hasta ahora colonizado por la edificación; un lugar que la ciudad ha rodeado y delimitado, abandonado a su suerte, olvidado y que, debido a presiones económicas no ha podido ser englobado en el desarrollo urbano; un lugar relegado, cual isla olvidada y soñada, del conocimiento del ciudadano medio.

01

Las vías se deslizan como un río que atraviesa la ciudad, como activo sistema orgánico frente a otro, cristalino, de los barrios limítrofes. Este ancho río, que parte de la Estación Central –o mejor dicho que desemboca- se subdivide en una vía muerta, que se desplaza diagonalmente por encima del Birsebene hacia el este y tuerce en un estrecho codo hacia el sur en el Birstal.
En medio queda un solar triangular, que es una playa de maniobras, almacenes y depósitos, barracas y maleza, matorrales y árboles, formando una especie de biotopo arquitectónico y arbustivo. Esta zona ferroviaria delimita con la tapia del cementerio Wolf, con las edificaciones lineales del muelle de mercancías Wolf, y al este con el área industrial Auf dem Wolf.

0203
La superficie disponible se ocupa mediante una serie de muros paralelos que subrayan el carácter lineal y estratificado de este entorno de raíles. Los hangares están alineados de tal manera que optimizan la geometría triangular del solar. Las áreas residuales que quedan se destinan, en el lado norte, a zona de almacenaje, y en el lado sur, a acceso y aparcamiento de vehículos. Estos muros que se extienden paralelos a los raíles son pantallas de hormigón in situ, las cuales sustentan grandes vigas de cubierta a un ritmo regular, formando cinco cuerpos yuxtapuestos que incorporan la flexibilidad modular y aditiva de las vías de ferrocarril y responden así a las necesidades cambiantes de la compañía.

Plano 1

05
El orden así definido se altera en el cuerpo de administración, un edificio de seis plantas que forma el frente de acceso en la zona sur. Aquí, las oficinas descansan sobre el taller de vehículos de la empresa, parcialmente apoyadas en tres tubos de hormigón de sección rectangular que salvan la luz de la crujía y concentran los conductos de ventilación. Su alzado somete al rigor de la malla ortogonal el agregado de espacios y funciones que concentra. La estructura menuda de oficinas y despachos arropa el volumen de talleres y sirve de base a la cantina de la última planta, en la que se reserva una terraza desde la que se contempla el paisaje abstracto en que se ha convertido esta tierra de nadie.

0708

 

2. Análisis de su arquitectura (construcción, solución estructural, incidencia en la arquitectura construida)

El proyecto es en gran medida la definición de un paisaje de cubierta. Sobre los muros longitudinales de carga se apoyan estructuras en cajón formadas por un entramado de jácenas cuadradas de acero de una planta de altura. Estas estructuras se recubren con paneles de vidrio, que filtran la luz natural al interior, gracias a esa diferencia de cota. Esta sucesión de lucernarios prismáticos da lugar, por tanto, a un interior uniformemente iluminado, susceptible de ser acortado o subdividido a lo largo y ancho sin desvirtuar la idea de conjunto.

Plano 2

 

Entre estos paralelepípedos acristalados, que aparecen contrapeados en cada crujía para destacar su autonomía, se extiende una cubierta como soporte de plantaciones. Esta alfombra vegetal, que no precisa cuidados para su mantenimiento, es una protección óptima para la membrana de la cubierta y, también, tiene el doble cometido de actuar como aislante térmico, tanto en invierno como en verano, y de restituir el biotopo que ha sido erradicado con la nueva edificación. Además, ofrece una buena apariencia estética y proporciona un saludable efecto a los numerosos empleados de la SSB que allí trabajan.

110
La función no es la única que determina la forma, también los materiales empleados la definen. Los muros de hormigón además de ser estructura portante actúan como una membrana protectora. Siempre que ha sido posible se ha dejado que los materiales manifiesten su aspecto natural. Un colorido adicional, casual y dinámico lo aportan las máquinas y los hombres en su desplazamiento por el edificio. Y es en este diálogo entre las partes donde la arquitectura adquiere su significado.

06

3. Opinión crítica de la obra

Personalmente, creo que la idea de arquitectura ha tratado con especial delicadeza el emplazamiento en el que se sitúa la obra, relacionándose con sus bordes casi de manera paralela, mejorando el espacio, aportándole un uso, y respetando algo que había en aquel lugar difícil de encontrar hoy en día en la ciudad: vegetación que crecía libre, casi a su antojo, pero adaptándose al lugar, gracias a la alfombra vegetal que rellenan los espacios entre esos paralelepípedos de luz.

En el interior, se aprecia una idea de proyecto clara, ordenada y lineal, que en mi opinión, trae muchas ventajas para un uso, como es el de un depósito de locomotoras, en el que la importancia de un suelo marcado con una dirección juega con esos muros de hormigón paralelos, cuya función es simplemente la de marcar unos límites en el espacio, y servir de apoyo para la cubierta. Veo muy interesante la entrada de luz, y una forma sencilla de conseguir la homogeneidad a partir de la repetición de este elemento, consiguiendo en su conjunto una imagen peculiar y atractiva.

Para terminar, pienso que esta obra expresa bien lo que Herzog & De Meuron tratan de mostrar en su primera trayectoria, centrados en el minimal art, donde con unos trazos sencillos cuidan todos los detalles y ofrecen una arquitectura compleja y rica, llena de imágenes.

Bibliografía:

  • Herzog & De Meuron – Wilfried Wang (Editorial Gustavo Gili, SA, Barcelona, 2000).
  • Arquitectura Viva. Herzog & De Meuron. 1980 – 2000 (Editor Luis Fernández-Galiano).
  • Herzog & de Meuron 1989-1991. Das Gesamtwerk. Band 2. The Complete Works. Volume 2 (Editor: Gerhard Mack).
  • El Croquis. Herzog & de Meuron 1981-2000 (Editores: Fernando Márquez Cecilia y Richard Levene, 2005).

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: