you're reading...
I4-ARQUITECTURA (14-15)

Naves del Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas, CENIM. Ciudad Universitaria, Madrid, España, 1963


Nombre del proyecto: Naves del Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas.

Año: 1963

Arquitecto: Alejandro de la Sota.

Localización: Ciudad Universitaria, Madrid. España

1. Descripción del proyecto. Relaciones con el contexto urbano; programa y funcionalidad.

El Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas, CENIM, se crea en 1963 por acuerdo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, con objeto de centralizar en un solo Organismo las actividades que se realizaban en el Instituto de la Soldadura, fundado en 1946, el Instituto del Hierro y del Acero, en 1947, y el Instituto de Metales no Férreos, en 1958, pertenecientes todos ellos al Patronato Juan de la Cierva. Con la extinción del Patronato en 1977, el CENIM pasa a depender directamente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC.

02_

Existía entonces una nave de experimentación, cuya cubierta era del ingeniero Eduardo Torroja, cuando se le encarga al arquitecto Alejandro de la Sota la construcción de otras cuatro naves con el fin de ser diferenciadas para fines experimentales y cada una con variaciones según sus propias necesidades.

El CENIM, por tanto, es el primer edificio donde se resuelve el intentar combinar investigación, laboratorios y talleres. Alejandro de la Sota, siempre se fijó en crear ambientes amigables, pensando en el que tuviera que realizar su trabajo allí, lo hiciese bien y a gusto.

01_

El exterior del edificio, se diseñó para que se disfrutase ahora, pero diseñado en los años sesenta, ya que en las memorias del mismo proyecto, consta que el comedor se alzó a modo de puente entre la calle posterior y la colina arbolada, para que ésta sirviese a modo de espacio de recreo o sobremesa, que hoy en día se disfruta de éste modo.

Estas naves, las cuatro, tienen perfectamente diferenciadas las zonas dedicadas a la insvestigación de laboratorio, oficinas y despachos, en cuatro plantas en cabecera del edificio y de las naves detrás. Todas ellas, también, se encuentran comunicadas visualmente entre ellas; naves y laboratorios.

2. Análisis de su arquitectura.

Se resalta, la idea de introducir la estructura metálica, que consta, que estudió mucho con su padre, y otros investigadores de la época, para hacerlo lo mejor posible, desde el punto de vista tecnológico.

Y se consiguió lo que también era muy importante, que era la cuestión de absorber los ruidos.

04_

05_

Las naves se componen de una estructura metálica de suave diente de sierra. Los forjados son de Viroterm sobre viguetas metálica, que está forrado interiormente en las naves de cubierta; de manera similar ocurre con el recubrimiento de las paredes. De este modo, en el interior de las naves se crea una sensación de bienestar por la absorción de ruidos que ocurre en paredes y cubiertas, de la que hablábamos anteriormente que el arquitecto buscaba conseguir. En general, las naves cuentan con fundamentos “miesianos” en su composición general.

06_

07_

El edificio nos muestra, la innovación presente ya entonces en los años 60, con la fusión de materiales metálicos y de fábrica. También, lo dicho anteriormente, cómo el arquitecto, ya tenía en cuenta la búsqueda del bienestar de los trabajadores, y el uso en un futuro de éstos espacios. Pese a ser un edificio que combinaba varios usos, supo diferenciarlos y unirlos a la vez mediante diferentes técnicas tanto constructivas como espaciales y visuales.

3. Opinión crítica de la obra.

La obra cobra tanto interés, al descubrir que el arquitecto se centra en la importancia de las personas que iban a utilizar los espacios que proyectaba, tanto los interiores como los exteriores del edificio. Todas sus ideas tuvieron su fruto gracias a la innovación de la estructura y la combinación de materiales de la que antes se hablaba.

También cabe mencionar, que pese a la innovación de materiales y la unión de las actividades, el proyecto alcanza las expectativas que se le proponen al arquitecto.

A sus alumnos, Alejandro de la Sota, les decía: “Desead ser siempre, durante toda la vida de arquitectos, uno más de la última promoción que acaba, siendo recién salidos de la Escuela, tendremos toda la vida de arquitectura por delante.”

Bibliografía:

– De la Sota, Alejandro: Alejandro de la Sota: Arquitecto. Madrid : Pronaos, 1997.

– http://www.alejandrodelasota.org/

http://www.cenim.csic.es/index.php/es/historia

http://tectonicablog.com/?p=79634

María Jesús del Viejo Macarro

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: