you're reading...
04 FRAGMENTOS CRÍTICOS

Fragmentos críticos 4. Juhani Pallasmaa. Los ojos de la piel.


El tacto es la modalidad sensorial que integra nuestra experiencia del mundo con la de nosotros mismos. Incluso las percepciones visuales se funden e integran en el continuum háptico del yo; mi cuerpo me recuerda quién soy y en qué posición estoy en el mundo.(…).

Es evidente que la arquitectura “enriquecedora” tiene que dirigir todos los sentidos simultáneamente y fundir la imagen del yo con nuestra experiencia del mundo. El fundamental cometido mental de la arquitectura es el alojamiento y la integración. La arquitectura articula las experiencias del ser-en-el-mundo y fortalece nuestro sentido de realidad y del yo; no nos hace vivir en mundos de mera invención y fantasía.

(…)

Al trabajar, tanto el artista como el artesano se ocupan más directamente con sus cuerpos y sus experiencias existenciales, más que centrarse en un problema externo y objetivado. Un arquitecto sabio trabaja con todo su cuerpo y sentido del yo. Al trabajar sobre un edificio o un objeto, el arquitecto simultáneamente se dedica a una perspectiva inversa, su propia imagen; o, más exactamente, su experiencia existencial. En el trabajo creativo tiene lugar una poderosa identificación y proyección; toda la constitución corporal y mental del hacedor se convierte en el emplazamiento de la obra.(…).

Normalmente, el ordenador se considera una invención únicamente beneficiosa que libera la fantasía humana y que facilitara un trabajo de proyecto eficiente. Me gustaría expresar mi seria preocupación al respecto, al menos en lo que se refiere al actual papel del ordenador en el proceso de proyecto. Las imágenes por ordenador tienden a aplanar nuestras magnificas, multisensoriales, simultáneas y sincrónicas capacidades de imaginación al convertir el proceso de proyecto en una manipulación visual pasiva, un viaje de la retina. El ordenador crea una distancia entre el autor y el objeto, mientras que el dibujo a mano, así como la confección de maquetas, colocan al proyectista en un contacto háptico con el objeto o el espacio. En nuestra imaginación, el objeto se sujeta con la mano y se mantiene simultáneamente dentro de la cabeza, y nuestros cuerpos modelan la imagen figurada y proyecta físicamente. Estamos dentro y fuera del objeto al mismo tiempo. La obra creativa exige identificación empatía y compasión corporales y mentales.

Pallasmaa, Juhani. Los ojos de la Piel. La arquitectura de los sentidos. Barcelona: Ed. G.Gili 2006, pp. 10-12. (1º ed. Chichester: Wiley Academy, 2005).

Acerca de macatf

PROFESOR COLABORADOR ETSAS

Comentarios

17 comentarios en “Fragmentos críticos 4. Juhani Pallasmaa. Los ojos de la piel.

  1. Il pezzo sopra proposto ancora una volta sottolinea il rapporto diretto che vi è tra il progetto architettonico e la manualità, gesto fondamentale per mezzo del quale il progettista prende coscienza di ciò che sta progettando e solo così ne assume il pieno controllo.
    E’ pur vero che un grande contributo all’architettura è stato dato dal disegno assistito ma come con tutte le innovazioni si corre il rischio di snaturare il processo ideativo sradicandolo dalla sua origine sensoriale complessiva per convertirlo in un’esperienza visiva e a tratti anche ingannatoria.
    A mio modesto parere il progettista contemporaneo non può ancora allontanarsi da quelli che sono i metodi canonici della progettazione architettonica quali il disegno a mano e la fabbricazione di modelli in scala mentre può avvalersi in ultima istanza del contributo delle nuove possibilità offerte dal disegno assistito per migliorare la restituzione grafica sempre che essa tenga dietro una solida base di ideazione e non sia soltanto un prodotto figlio di un graficismo puro.

    Me gusta

    Publicado por lavitolanicola | mayo 24, 2016, 7:33 am
  2. Se trata de un texto crítico con respecto al predominio que, en todas las facetas de las artes, y en particular en la arquitectura, tiene cada vez en mayor medida el sentido de la visita sobre el resto de los sentidos.

    El hombre mediante sus sentidos se ubica en el mundo, adquiere consciencia del espacio, lo toca, lo huele, lo oye. Por el contrario, e l abuso de la vista como único sentido para diseñar provoca la deshumanización de la arquitectura, al olvidar el acomodo del cuerpo y del espíritu a los edificios que proyectamos.

    Este dominio del ojo provoca la deshumanización, el distanciamiento y el aislamiento, características que por desgracia se dan frecuentemente en la arquitectura moderna, que olvida el resto de los sentidos y nos transporta a mundos de mera invención y fantasía donde no tienen cabida nuestros recuerdos ni nuestros sueños.

    El autor insiste en que la forma de trabajar del artista o artesano, equiparándolo al del arquitecto, es utilizando todo el cuerpo, todos los sentidos. Toda la experiencia vital del arquitecto se proyecta en su obra, tanto física como mentalmente, dando lugar a algo que no es una mera imagen aislada en la retina, sino un intercambio de emociones, percepciones e ideas que se dan en el espacio creado, fruto de la integración de la materia corpórea y
    espiritual.

    Para el autor, en la actualidad todo este proceso de creación se ve amenazado por los avances tecnológicos en materia de CAD (diseño asistido por ordenador), toda vez que actúa en mayor medida sobre nuestro sentido de la vista. Lo que debería ser una herramienta para facilitar el desarrollo del proyecto se está convirtiendo en un sustituto de la imaginación. El programa desarrolla imágenes ficticias, distantes, al contrario que sucede con el dibujo a mano en el que el autor tiene a la vez el espacio proyectado en el papel y en la cabeza, lo siente, lo imagina, lo toca, lo pesa, lo huele, siente como su cuerpo se amolda y se desplaza por él.

    Es por eso que el autor considera que las imágenes por ordenador provocan el “aplanamiento”de la imaginación al convertir el proceso proyectual en una mera contemplación pasiva de imágenes en la retina, poniendo distancia entre el autor y el objeto, entre nuestros sentidos y el resultado final.

    Me gusta

    Publicado por germnsicre | mayo 29, 2016, 7:14 pm
  3. La arquitectura para las personas hecha por personas.

    La escala humana es uno de los condicionantes principales a la hora de proyectar el espacio en la arquitectura condicionando las dimensiones de los elementos, la forma de construir y el modo de estabilizar la obra. La necesidad de experimentar, de colocarnos en el espacio para tener una conciencia real de lo proyectado, cómo se percibe la altura, la distancia, la luz, las condiciones climáticas, etc.

    Para el arquitecto sí sirve la opinión de que el uso del ordenador en el proceso de proyección no es el medio con el que un arquitecto debe trabajar puesto que crea una falsa realidad, pero la arquitectura tiene que expresar y comunicar también a los usuarios de las obras, y éstos en gran parte carecen de la capacidad de visión espacial, por tanto necesitan de modelos informáticos en los que se puedan transportar con sólo una imagen.

    El “artesano” puede y debe trabajar con sus herramientas más fieles, la mano y el cerebro, pero para transmitir tiene un gran catálogo de posibilidades en el que apoyarse. Que sea efectiva la comunicación cobra tanta importancia como el medio de trabajo.

    Me gusta

    Publicado por paulalopezhe | mayo 30, 2016, 8:30 pm
  4. Como afirma Tadao Ando, “El espacio arquitectónico solo cobra vida en correspondencia con la presencia humana que lo percibe”. Una vez construido, se nos muestra abierto al disfrute sensorial y sentimental cuando es habitado. Lo difícil es conseguir imaginar y sentir ese espacio antes de ser llevado a la realidad y descubrir cuáles son las experiencias que provoca en la persona que lo observa, visita o recorre.

    Entra aquí la importante labor del arquitecto, que debe haber interiorizado y definido el proyecto dándole forma a través de la imaginación y por medio de herramientas que le permiten entrar en contacto con la arquitectura que está ideando, como el dibujo y la confección de maquetas.

    En este proceso proyectual, el arquitecto interioriza gradualmente el paisaje, el contexto, los requerimientos funcionales, así como su proyecto imaginado. El movimiento, el equilibrio y la escala se sienten inconscientemente a través del cuerpo y la mente. A medida que la obra interactúa con el cuerpo del observador, la experiencia refleja las sensaciones corporales que en su día tuvo el arquitecto, cuando él era la única persona capaz de ver y sentir su proyecto.

    Me gusta

    Publicado por jmanuelromero | mayo 30, 2016, 9:05 pm
  5. Al igual que en el anterior fragmento crítico el texto intenta aclarar cual debería ser la posición del arquitecto frente al proyecto y con que medios nos debemos acercar a este. En el texto de Richard Sennett ya hablábamos de algunas ideas como la de “experiencia táctil” relacionada con la importancia que tiene el dibujo a mano en la profesión del arquitecto.

    Este fragmento de la obra “Los ojos de la piel” parte de la misma base, haciéndonos ver que el sentido del tacto se convierte en una herramienta de proyecto, que nos ayuda a reconocer cual es nuestra posición frente al proyecto, y en general, en el mundo que nos rodea. Esta será completamente diferente dependiendo de las personas y de las experiencias vividas. También nos podemos apoyar en este sentido para comprobar las diferentes soluciones que se dan dentro de un proceso creativo.

    Para realizar dichas comprobaciones necesitamos un soporte con el que podamos interactuar de forma “táctil”, por tanto este tendrá que ser físico, en el que nuestro cuerpo tenga una determinada posición y escala. Esto hace que las herramientas informáticas queden fuera, ya que al dibujar o modelar en un ordenador estamos trabajando continuamente sin escala y en la que nuestra posición puede ser la que queramos.

    La gran diferencia que encontramos a la hora de trabajar con medios informáticos frente a medios manuales, es que los primeros están dirigidos a simular y a crear sensaciones ficticias que agraden a la vista. Sin embargo al trabajar apoyándonos en medios manuales lo que haremos será representar una determinada realidad en la que el sentido de la vista se compagina con el del tacto y por tanto la experiencia dependerá de la persona que lo observa.

    Me gusta

    Publicado por alonsorosa | junio 5, 2016, 8:32 am
  6. El texto comienza con una breve descripción de lo que es la arquitectura desde los ojos del hacedor. Habla de que el tacto es la modalidad sensorial que nos permite vivir experiencias, lo que nos permite crear un yo, una imagen personal para luego transmitirla al mundo. La arquitectura, según dice el autor, debe transmitir y crear la imagen del YO personal a través de su experiencia. No solamente con la vivencia visual, sino también con los demás sentidos. Así, el arquitecto articula la realidad mediante los sentidos, creando y proyectando su propia imagen: su propio YO.
    Es aquí cuando yo, personalmente, añado y critico este concepto. Estoy de acuerdo con el autor cuando subraya que lo que el artista crea es lo que él percibe. Pero, a los arquitectos muchas veces se nos olvida que eso que creamos no solamente va a ser nuestro o para nosotros. Que ese espacio, esa concepción virtual y volumétrica también la tendrán otros individuos. Por lo que, un buen arquitecto será aquel que su trabajo creativo consigue una identificación y proyección del YO más personal pero que a su vez consigue conjugarlo y transmitirlo con el ELLOS.

    En la segunda parte del fragmento vuelve a hablar del efecto del ordenador sobre el dibujo a mano alzada. De nuevo, opino que se trata de un ciclo continuo de evolución, en el que tanto la mano como el ordenador son indispensables. La mano tiene conexión directa con nuestra imaginación y el ordenador nos permite recrear nuestra imaginación a una escala mucho más real y precisa.

    Me gusta

    Publicado por garazimerodio | junio 6, 2016, 2:24 pm
  7. Como se aprecia a lo largo de la historia, las diferentes arquitecturas transmitían la situación del ser humano: por ejemplo, hacerle sentir pequeño , como los monumentos de los regímenes dictatoriales; o inmensos como las antiguas construcciones romanas, transmisión de la posición del ser humano mediante la arquitectura.

    La arquitectura es la transmisión de circunstancias o sensaciones de quien proyecta, es decir, el arquitecto.

    Es evidente que no hay dos proyectos sobre un mismo enunciado, iguales; debido a que cada uno proyecta desde su propia experiencia, trasladándose al lugar y definiéndolo con las vivencias hasta el momento, que mejor transmita la idea de lo que se busca expresar.
    El ordenador puede no estar definiendo lo que realmente queremos, puede que con la formalización de la imagen, cometamos el error de invertir el proceso: de generar la imagen que queremos, a conformarnos con la imagen resultante.
    La comprobación de ideas con dibujos y maquetas es siempre muy generosa a la hora de comprobar conceptos, reafirmarlos, o simplemente ver que no están como inicialmente se pensaba sobre el dibujo.
    Es una herramienta muy útil de comprobación, que junto con el dibujo se puede producir un dialogo, con el que ir construyendo exactamente la imagen que se idea en la mente , a perfilarla y buscar los detalles para que sea tal y como la imaginamos, y no conformarnos con la resultante directa de lo proyectado por un programa liso, sin ninguna apreciación personal, sin experiencias, sin sensaciones que transmitir,… imágenes vacías aun, esperando definirse con la exactitud imaginada, para general en el usuario las percepciones deseadas y que sienta esa arquitectura y le transmita todas la sensaciones proyectadas por el arquitecto.

    Me gusta

    Publicado por beatrizmartinezserrano | junio 17, 2016, 5:05 pm
  8. « La arquitectura tiene que dirigir todos los sentidos simultáneamente y fundir la imagen del yo con nuestra experiencias del mundo. »
    Efectivamente creo que es necesario tener una experiencia espacial y algunos valores de referencia para creer el espacio, para tener una imagen mental más precisa, como dice Pallasmaa Juhani, una experiencia del ser-en-el-mundo. Por eso me parece esencial a un momento de pararse, de tomar un metro y de empezar a mesurar todo. Y en primero lugar su propio cuerpo para tener una mejor comprensión de su plaza dentro el espacio. Y para hacer también el acercamiento entre las dimensiones cuasi intocables-irreal-fantástica sobre los planos y la realidad. Y así comprender porque elegimos esta dimensión por el corredor por ejemplo, que no será una dimensión fácil a tocar sobre el ordenador. Por eso me parece muy interesante el trabajo de Le Corbusier y su reflexión para encontrar los valores del modulor. Él intento de encontrar medidas comunes por todo el mundo (entre sistema métrica y pie-pulgar) por facilitar la construcción prefabricada con medida de basa el cuerpo humano. Creo que es una cosa que toda la gente que se interesa al espacio debe preguntarse: que plaza tiene nuestro cuerpo dentro el espacio?

    Además, este texto habla de la capacidad (y necesidad) del arquitecto a proyectarse fuera de su cuerpo para ver la obra del exterior. Esta acción de objetivación me parece esencial. Porque, como es dicho en el texto, toda nuestra constitución corporal y mental es en el proyecto (cosa normal porque inventamos algo irreal dentro la realidad) y la única realidad verdad que conocemos es nuestro cuerpo y sensibilidad. Pero el riesgo de proyectarse demasiado personalmente dentro el obra es de tocar nadie al fin y solamente su “yo”. Debemos rememorarse que la arquitectura es por un grupo de personas todas únicas con sus propias experiencias y sensibilidad. Entonces es esencial de “salir de su cuerpo y de su cabeza” para descubrir como si fui la primera vez su proyecto como una persona exterior.
    El dibujo ayuda a eso. Ver del exterior. Como dice en el texto, durante la fase de proyecto tenemos un monto de imagen, de sensibilidad, de deseos magníficos dentro nuestra imaginación, que aplanemos con el dibujo por volver a la realidad. El ordenador crea una distancia, y esa distancia se justifica por el tiempo de reacción más lento entre la mano y la cabeza. Pero el pasaje con esta herramienta es obligatorio. Después la primera estudia al mano, el ordenador permite de entrar más en la realidad y de gestionar los detalles con más de precisión. Y si nos concentramos, la percepción de identificación empatía no desaparezca.

    Me gusta

    Publicado por mounma | junio 20, 2016, 10:50 am
  9. Resulta interesantísima la forma de introducir el fragmento crítico, relacionando el cuerpo (que se entiende como conjuntos de sentidos) y la experiencia con la posición mundana en la que nos encontramos.
    Logrando relacionar la unión de los sentidos “dirigir los sentidos simultáneamente” con la creación de buena arquitectura “arquitectura “enriquecedora””. Lo que podríamos expresar de manera coloquial como “utilizar los cinco sentidos” a la hora de proyectar. Esto conlleva de manera inherente la influencia de la experiencia personal y del propio cuerpo.

    Siguiendo esta línea, se compara la labor física y la relación del artesano, su cuerpo y su obra con la que debería llevarse a cabo por parte del arquitecto. Esto lo identificamos cuando dice: “Un arquitecto sabio trabaja con su cuerpo y sentido del yo”.
    Para finalmente, lanzar una crítica (al igual que en el pasado fragmento critico de Richard Sennett) hacia el empleo de la tecnología. Concretamente insiste en el error que se comete por parte del proyectista al usar el ordenador durante el proceso de proyectos; justificándolo como “manipulación visual pasiva”.
    No podría estar más de acuerdo con Juhani Pallasmaa en este aspecto. Bajo el punto de vista del estudiante, el dibujo a ordenador se ve con muchas ventajas, como recurso actualmente indispensable para llevar a cabo la planimetría de un proyecto. El error viene dado cuando se pretende resolver el problema con las herramientas informáticas desde el primer momento. No puedo evitar recordar la frase de un profesor que continuamente nos repetía durante el primer curso de carrera: “Para un buen arquitecto, el lápiz siempre ha sido y debe ser la prolongación de la mano”.
    Debo reconocer que con el paso del tiempo he logrado entender, y defiendo la postura de estos sabios arquitectos.

    Me gusta

    Publicado por jadelacruzro | junio 20, 2016, 9:52 pm
  10. Los sentidos en la vida así como la arquitectura.

    En el libro se establece que el padre de todos los sentidos es el tacto y que los demas sentidos son prolongaciones de este, que en cierto modo me parece que la idea cobra mucho sentido cuando me pongo a pensar en sus cualidades y en la importacia que este tiene en la naturaleza humana. Es el tacto en que en muchas situaciones de la vida nos hace sentir si algo es agradable o repulsivo, si algo nos produce placer o eventualmente podría provocarnos algún daño, es impresionante el poder que el tacto puede alcanzar por ejemplo en las personas que han perdido la visión. Sin embargo se plantea que hoy en día el sentido dominante es la vista relegando a un segundo plano a los otros sentido. La verdad es que esto no me extraña, vivimos en un mundo en el que se nos bombardea diariamente con imágenes y publicidad que utilizan al ojo como mediador entre sus productos o predicaciones y nuestro pensar.

    Comparto la visión del autor al decir que es erróneo abordar la arquitectura mediante el mero sentido de la vista, necesitamos sentir en carne propia, sentirnos de alguna manera sobrecogidos como cuando nos enfrentamos a la naturaleza en sus expresiones más imponentes.

    Un espacio arquitectónico de calidad se abre y se presenta así mismo con la misma plenitud de experiencia que algún gusto, olor, imagen o superficie característica, la cual pueda provocar alguna situación satisfactoria, la experiencia arquitectónica trae al mundo a un contacto más íntimo con su ser.

    Como se dice en el libro de El Principito, mi libro favorito, “lo escencial es invisible a los ojos”.

    Me gusta

    Publicado por nataliauribeechevarria1 | junio 21, 2016, 6:52 pm
  11. Tras leer este fragmento crítico y recordar la idea de “El Artesano” tratada en el anterior, no debemos olvidar que la arquitectura es principalmente una actividad mental que permite integrarnos en el espacio.

    Debemos recordar la figura de artesano como persona que posee unas herramientas fieles como son los sentidos que le permiten crear unos espacios físicos directamente en contacto con la realidad. De esta manera, conseguiremos concluir con la idea de una arquitectura donde se prioriza el sentido de la vista, pues no es el único que ésta requiere para llevarse a cabo un proyecto.

    La mano, utensilio primordial del tacto, es fundamental para cualquier arquitecto, y desafortunadamente, con el uso del dibujo asistido CAD, los estudiantes de esta profesión la estamos dejando de lado sin darnos cuenta de que esto conlleva un distanciamiento de una arquitectura real y efectiva.

    De esta manera, de ahora en adelante, uno de los principales objetivos que el arquitecto debe perseguir es dar forma a sus proyectos a través de la imaginación, lo que conlleva el uso de medios manuales como el papel y el lápiz, sin olvidar la importancia de las maquetas, que nos proporcionarán una conexión con el espacio físico, fundamental para crear imágenes reales y a escala humana.

    Me gusta

    Publicado por CarmenMTeran | junio 21, 2016, 6:56 pm
  12. Retomado el aspecto tratado en el anterior fragmento crítico de “El Artesano” acerca del debate que actualmente existe entre el uso del dibujo asistido y el dibujo a mano, esta vez profundizamos reflexionando sobre la gradualmente olvidada ARQUITECTURA HUMANA y la importante labor del arquitecto.

    En cuanto a arquitectura, igual que en el resto de las artes, la vista es el principal sentido humano que nos permite adentrarnos en las obras; sin embargo, no debemos olvidar que el cuerpo consta de otros sentidos que también son fundamentales a la hora de comprender cualquier arquitectura.

    Tal es así, que vamos encaminados hacia una deshumanización de este arte, ya que sin querer, el dibujo asistido se está convirtiendo en el proceso más utilizado para desarrollar proyectos, sustituyendo así la capacidad de imaginación que nos caracteriza. Estamos consiguiendo crear obras de arte distantes que muestran una realidad falsa.

    Por lo tanto, no debemos olvidar las capacidades que el cuerpo humano nos ofrece para proyectar, capacidades que nos ayudan a crear una dimensiones, movimientos, luces que crean espacios adaptados a las escala humana.

    Como conclusión a la reflexión llevada a cabo en este fragmento, debemos dotar de gran importancia al resto de los sentidos, concretamente el tacto, herramienta fundamental que nos permite conocer el mundo físico, imprescindible a la hora de crear un espacio. Finalizamos así, mencionando de nuevo la importante relación de la arquitectura con la figura del ARTESANO.

    Me gusta

    Publicado por joannezabala | junio 21, 2016, 8:43 pm
  13. Al igual que el fragmento crítico anterior del libro “El Artesano”, este nuevo texto reincide sobre como el uso del ordenador como herramienta de proyecto puede influir gravemente sobre el proceso del mismo, aunque añade un nuevo tema como es la función de los sentidos en dicho proceso.

    En este caso, se centra en el sentido del tacto y de forma relacionada al mismo, el sentido de la vista. Ambos sentidos tienen mucho que ver con el estudio de un proyecto mediante las maquetas, herramienta que siempre es necesaria para poder trabajar con aspectos de la forma, luz, materialidad, etc. El hecho de poder tocar un objeto, modificarlo, girarlo, verlo desde diferentes puntos de vista son cualidades importantes de una maqueta, en definitiva son objetos muy manipulables. Tanto las maquetas como los bocetos y el dibujo a mano son básicos y necesarios para el desarrollo de un proyecto sin los condicionantes que impone un proyecto realizado única y exclusivamente mediante ordenador, en el cual tal como dice el texto, se crea una distancia entre el autor y el objeto; y aunque se pueda observar la misma forma que en una maqueta, el verdadero aprendizaje se realiza con el trabajo a mano para la construcción de la misma.

    Me gusta

    Publicado por antonioruedaalonso | junio 21, 2016, 8:44 pm
  14. Un objeto siempre en las manos, una idea siempre en la mente.

    Así podríamos definir nuestra profesión, nuestro día a día, nuestra vida profesional. Pasado, presente y futuro. Tener algo siempre en las manos para poder sentir que existen, que siempre tenemos el contacto de algo, porque así nuestra mente es capaz de percibir que está viva, que siente y que padece lo que tocamos, porque cuando cogemos en nuestra mano el ratón sentimos que volamos, que nuestra imaginación toma las riendas y todo está en continuo movimiento. El ratón toma partida en nuestra imaginación es una prolongación de nuestra mente, y sobre todo de nuestro subconsciente. Porque, ¿cuántas veces hemos soñado con un proyecto que estábamos planteando? Nuestra mente toma partida dentro de nuestro diseño, pero en ese momento no hemos cogido el ratón ni el ordenador, nos levantamos cogemos el boli y dibujamos, volvemos a nuestro más primitiva forma de expresión, el dibujo, el papel y el boli se convierten en ese momento en nuestro utensilio de expresión, para que no se olvide lo que hemos imaginado en ese momento. Cuando queremos transmitir o diseñar algo, desde el inicio, el papel se convierte en nuestro fondo negro o blanco de “autocad”, nuestro boli en el ratón y nuestra imaginación toma las riendas del proyecto. Pero todo esto tiene la contrapartida del sentido de la escala, cuanto pequeño es algo o cuando grande es lo contrario, eso nos lo da la experiencia y sobre todo lo que podemos tocar, por ello la maqueta se puede convertir en el principal objeto de escala, en el máximo sentido del proyecto que estamos haciendo y sobre todo de la imaginación hecha realidad.

    Me gusta

    Publicado por pablonarbona | junio 21, 2016, 9:29 pm
  15. Aún recuerdo el día que tuvimos que leer “Los ojos de la Piel” en primero de carrera. La gran mayoría lo terminamos sin entender qué tendría que ver esto con la arquitectura actual, y no es hasta pasados unos años cuando descubres que la arquitectura no consiste en ver imágenes o fotografías.
    La arquitectura, como bien dice Juhani Pallasmaa hay que sentirla, tanto físicamente como sensorialmente. No podemos negar que gran parte de la atracción es visual, pero es esta la que activa nuestros recuerdos y sentidos. Es por tanto un fallo por nuestra parte el intentar auto-engañarnos con las tecnologías actuales, generando imágenes virtuales tan modificadas que puedan quedar en sólo eso, imágenes. Debemos por tanto trabajar como artistas o artesanos, y esto conlleva a utilizar nuestro cuerpo como parte del diseño.
    El arquitecto debe hacer uso del dibujo, de su capacidad de imaginarlo en su cabeza y proyectarlo en papel, de tocarlo, de modificarlo con las manos, sin necesidad de un programa que nos genere una imagen irreal. Debemos quitarnos de intermediarios entre nuestro cuerpo y la propia arquitectura, por tanto tenemos que sentir lo que diseñamos. Tenemos que utilizar la escala física como camino de lo equilibrado. Esto nos da la posibilidad de visualizar un resultado lo más parecido al final, de aclarar ideas y por tanto de crear la arquitectura que imaginamos.

    Me gusta

    Publicado por Rafael Fernández | junio 21, 2016, 10:30 pm
  16. Se trata de una crítica del desapego hacia el proceso proyectual, debido a la utilización de los programas informáticos de dibujo asistido, del mismo modo que en el fragmento anterior de “el artesano”, de Richard Sennett. Sin embargo en este caso está más orientado al trabajo físico y manual, que aparte del dibujo a mano, se produce cuando se construyen modelos a escala.

    En este sentido, trabajar como el artesano y el artista, en el que el primer paso para ver la obra construida es el acercamiento con una maqueta. Un pequeño acercamiento de esto se puede conseguir con la creación de modelos 3D, pero que nos puede llevar a grandes errores, ocultando la realidad detrás de una bella imagen, por el contrario, trabajar con la construcción de una maqueta nos lleva a tener todos los sentidos y la mente con la finalidad de llevarla a cabo, percatándonos de detalles, que con herramientas informáticas con inapreciables.

    Por este motivo, esta forma de trabajar nos hace ser conscientes de lo que se está haciendo, la sensación del espacio, la materialidad, la construcción… una primera forma de comprobar la veracidad y la realidad del proyecto. Teniendo en cuenta, que se trata de una parte fundamental para el aprendizaje de la arquitectura, en el que los estudiantes pueden ver sus obras de manera objetiva y construida.

    Me gusta

    Publicado por sebaspr2 | junio 22, 2016, 5:22 pm
  17. En este fragmento Los ojos de la Piel. La arquitectura de los sentidos de Juhani Pallasmaa escrito en 2005, podemos entender la arquitectura del punto de visto de los sentidos. Como sabemos, ella dice que los sentidos intrínsecos al cuerpo humano, permiten a la gente de saber « quién soy y en qué posición estoy en el mundo ». También la arquitectura esta en el corazón de los sentidos : ella « articula las experiencias del ser-en-el-mundo y fortalece nuestro sentido de realidad y del yo; no nos hace vivir en mundos de mera invención y fantasía. ». Relativo al trabajo del arquitecto, después de una comparación con artesano, el autor dice que es acto estimula el cuerpo y el mental (en parallelo de la experiencia). El cuerpo y mental se convierten en la obra. Entonces el autor plantea la cuestión del papel y de lo impacta del ordenador en el proceso arquitectural de creación. En effecto, si el ordenador permite de facilitar el trabajo, el aplana los sentidos y la capacidad de imaginación, y también pone una distancia entre el objeto y la persona. Eso a la diferencia del trabajo a mano (maqueta y dibujo) que permite un contacto y un mejor identificación por los sentidos y el cuerpo. Pero si el autor tiene razón de decir que « la obra creativa exige identificación empatía y compasión corporales y mentales.», podemos hablar más de un trabajo en differentes etapas. Un primer trabajo de reflexión a mano siguió de un proceso de edición al ordenador. Así, el trabajo manual permite liberar la imaginación pero después el pasaje al ordenador permite dibujar con precisión lo que la mano de no puede. También es importante durante toda la fase de concepción de hacer de hacer ida y vuelta entre el trabajo a la mano y el ordenador para solucionar las dudas y desarrollar el proyecto.

    Me gusta

    Publicado por Hélène Guignard | junio 22, 2016, 11:05 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: