you're reading...
_VIVIENDA

On the cherry blossom house, 2008, Junichi Sampei/A.L.X.


0_Información del proyecto

Arquitecto: Junichi Sampei/ A.L.X.

Localización: Tokio, Japón

Año: 2008

Estructura: Acero estructural

Altura 9,98 m

Superficie total: 85,32 m2

Niveles: Planta baja + 2 + sótano

1_Descripción de la obra

La vivienda se encuentra en Tokio, en una pequeña calle residencial junto a uno de los grandes cementerios de la ciudad.

En el lado norte, se enfrenta a un parque donde existen dos grandes árboles de flores de cerezo separados de la misma por una carretera. Al este, hay una calle peatonal y un estacionamiento de vehículos. La parcela se encuentra haciendo esquina en una manzana de viviendas aisladas, por lo que el sur y el oeste son fachadas sin vistas.

Foto general

Su forma surge del apilamiento de volúmenes cúbicos de tal manera que gradualmente el edificio gana metros en superficie y libera la planta baja. Solo mantiene un mismo espacio vertical en todos los niveles para colocar la escalera.

En la planta de semi-sótano hay un único volumen ocupado por la escalera y una sala de trabajo; la planta baja se eleva del suelo, y su acceso se resuelve mediante una escalera colocada fuera del edificio. Se mantiene el perímetro de la planta sótano y únicamente aparece un espacio de almacenaje. Al haber liberado la cota cero es posible colocar un aparcamiento dentro de la parcela. La planta primera se compone de tres volúmenes, el que continúa de las plantas inferiores con la escalera, un aseo y un espacio distribuidor y dos adosados que son los dormitorios. La planta segunda es la que más superficie alcanza y es donde se sitúan las partes comunes de la vivienda, el salón, el comedor y la cocina.

Plano 3

Los volúmenes de planta baja y primera son prácticamente ciegos, excepto por pequeñas aperturas practicables que cumplen la función mínima de iluminación y ventilación; el volumen de planta superior es ciego en sus fachadas este y oeste. Se abre al sur, para generar una pequeña terraza oculta al espacio público por el edificio colindante, y al norte, donde existe un plano completamente de vidrio que da vistas al parque con los dos cerezos.

2_Análisis de su arquitectura

El edificio destaca en su entorno debido a su forma y sobre todo a su acabado en blanco en una zona con edificaciones más oscuras. Esa forma corresponde a la idea de imitar los dos cerezos del parque colindante, los cuales son una parte muy importante en la idea de proyecto.

Al situarse una parcela pequeña en una zona residencial, con calles estrechas, el espacio público es escaso, por lo que se opta por liberar la planta baja para ganar en altura, contemplar la ciudad desde arriba abriéndose a un paisaje más sugerente y, de camino, ceder algo de espacio a la ciudad. Esta vivienda se diferencia del resto por la falta de un límite físico rodeando la parcela, este límite lo marca la forma de la vivienda en planta baja. Se pega a las dos viviendas existentes y abre el espacio a la calle peatonal y al parque, generando de esta manera una apertura para conectar ambos.

La distribución interior es muy importante ya que cada volumen pertenece a una estancia, por lo que su disposición es el espejo de la sucesión de espacios interiores. La vivienda a pesar de su escultórica forma representa un modo de vivir tradicional japonés. Según el libro de Heinrich Engel “The Japanese House”, el deseo de protección por parte del cabeza de familia del núcleo familiar prevalece sobre la propia intimidad de los miembros. En la vivienda japonesa esto se tiene muy en cuenta a la hora de ser proyectada teniendo especial cuidado en la colocación de los dormitorios.

La planta sigue una disposición utilizada en el modelo tradicional de casa con forma de “campo de arroz”, o ideograma kanji “Ta”, es decir la división del espacio en cuatro partes donde el cabeza de familia y su mujer dormían en el cuarto principal, y justo a su lado, el cuarto donde duermen el resto de miembros de la familia.

Siguiendo estos esquemas, Junichi Sampei dispone de manera inteligente las distintas plantas, colocando los dormitorios en la planta primera y siguiendo el ideograma “TA”, y las zonas comunes coronando la vivienda y formando un espacio diáfano donde se fomenta la relación familiar y no existe la intimidad  de los miembros.

Las ideas ya mencionadas también se ven reflejadas en la propia fachada del edificio donde los dormitorios son casi ciegos, consiguiendo la protección del exterior que se buscaba en la vivienda tradicional japonesa. El ventanal de la última planta se orienta hacia los dos cerezos antes mencionados para conseguir incluir en el espacio una vegetación que sería imposible de conseguir en una ciudad como Tokio donde el espacio escasea; esta técnica se llama shakkei o escenario prestado. El arquitecto prefiere adueñarse de los cerezos visualmente antes que incluir vegetación en el proyecto, que le llevaría a perder espacio y desaprovechar la oportunidad de expandirse más allá del límite de la parcela.

Foto 1Foto 4

Alzado

La vivienda se resuelve mediante una estructura de acero, que permite secciones menores a la hora de resolver los cubos que quedan volados. Todas las cargas se transmiten al volumen central, que es el único que se mantiene desde la planta -1 hasta la planta más alta.

La cimentación funciona como una gran zapata en esquina para impedir el vuelco ya que, aunque el volumen de la escalera sea el único que llegue a la planta baja, la cimentación sigue el perímetro de la planta primera y contrarresta su peso.

La construcción también interviene estructuralmente ya que se incluyen unos paneles que ayudan a los nudos rígidos de los pilares y las vigas, y así se consigue no utilizar triangulaciones.

El acabado exterior del edificio muestra un minimalismo que contrasta con la complejidad estructural. Es completamente blanco y con unos volúmenes limpios mostrándose como una escultura dentro de un entorno oscuro y casi sin posibilidades.

Plano 2

Plano 1

3_Opinión crítica de la obra

Aparentemente, puede parecer que el edificio es un objeto colocado en la parcela que no concuerda con la forma ni el color del entorno, pero consigue ser una vivienda tradicional japonesa a pesar de esos dos factores. Actualmente los arquitectos japoneses más reputados buscan recuperar la conexión de los miembros de la familia con la vivienda que antiguamente era tan importante. Esta idea se enfrenta a la occidentalización de Japón que está llevando a la construcción de torres y bloques frente a la pequeña casa tradicional. Existe una lucha entre los valores japoneses frente a los económicos que llevan a la construcción de estos grandes, olvidando la casa en forma de “campo de arroz” que unía a la familia eliminando prácticamente la privacidad.

Este es un claro ejemplo de cómo se puede actualizar una vivienda con rasgos tradicionales al siglo XXI. Con un simple apilamiento de volúmenes cúbicos consigue resolver varias cuestiones. Sin perder la tipología en “campo de arroz” se resuelve una esquina de una parcela sin colmatarla, pero a su vez marcando el límite privado sin barreras físicas. Se integra en el entorno evocando un tercer cerezo, que es la única oportunidad de proyecto en una calle con carácter duro y sin apenas espacio libre.

Con este proyecto, Junichi Smapei, entra dentro de los arquitectos que buscan diseñar viviendas casi artesanalmente, respetando las tradiciones frente a la masificación de las torres a las que se tienen que enfrentar. Con esta arquitectura crean  una atmósfera diferente alrededor de estas casas para llevarlas más allá de su límite, en este caso los árboles a los que genera las únicas vistas en la vivienda.

Este es un claro ejemplo de cómo renovar una vivienda clásica en Japón consiguiendo llegar más allá al resolver de una manera inteligente otras cuestiones proyectuales e incluso culturales, no solo imitando lo tradicional, sino convirtiéndose en una llamada de atención a la pérdida de los valores de vida japoneses que están en peligro frente a la globalización.

Foto 2Foto 3

4_Bibliografía

  • Robert Klanten. The Sky’s the Limit: Applying Radical Architecture, New possibilities for seemingly impossible buildings and spaces. Junio 2012. Berlín.
  • GALLEGO FERNÁNDEZ, Pedro. “La casa en “campo de arroz”. Un ideograma de interacción en el hábitat japonés contemporáneo”. En revista proyecto, progreso, arquitectura, N9 “Hábitat y habitar”. Noviembre 2013. Universidad de Sevilla, pp. 68-83 (disponible en https://ojs.publius.us.es/ojs/index.php/ppa/article/view/46/52)

Páginas web:

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tu email y recibirás notificaciones de nuevos post

Únete a otros 230 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: