EJERCICIO “PROYECTOS 8”. 2015-16

REHABILITACIÓN URBANA: ARQUITECTURAS EN EL LÍMITE.

———————————————————————————————————————————————–

Revisitando la ciudad; revisitando la periferia.
La crisis de la “economía global” iniciada en el año 2006 no sólo ha afectado a la forma de crecimiento de las ciudades sino que también ha desequilibrado su funcionamiento, provocando un cierto desmembramiento de su estructura urbana. Las áreas monofuncionales, dependientes de actividades económicas productivas o del consumo ciudadano, son claros ejemplos de esta situación sobrevenida.

En concreto, polígonos industriales, áreas logísticas de almacenajes, de mercancías, de suministros, de comercialización a gran escala, etc.– están sufriendo cambios de uso y, lo que antes era una área exclusivamente de carácter industrial, comienza a aceptar otras actividades ligadas al ocio, a tareas asistenciales e incluso culturales.

A pesar de esta realidad, la transformación no se está produciendo bajo un control municipal del que podría deducirse un cierto deseo por mejorar un trozo de ciudad, o por explorar las posibilidades de nuevos modelos basados en la diversificación de usos o actividades de distinto carácter, o por mejorar las condiciones urbanas de zonas poco afortunadas. Mas bien, parece que el proceso es espontáneo, resultado de rentabilizar un inmueble o incentivar actividades económicas, preferentemente vinculadas a la demanda de consumo de la población. A pesar de las oportunidades que esta situación puede ofrecer a una ciudad en distintos aspectos, parece que estos lugares no son objeto de reflexión, como si se asumiese, sin debate alguno, que ni son ni serán partes urbanas y habitables de una ciudad.

Estos procesos de desmantelamiento y absorción de zonas industriales obsoletas han supuesto, normalmente, el borrado de casi toda la edificación industrial, a veces, de difícil reutilización, entre otras razones, por su escasa calidad constructiva o por la falta de unos programas que tuvieran un mejor encaje en los contenedores que resultan ser muchos de sus edificios. La trama, el loteo parcelario que responde a criterios funcionales y de máximo aprovechamiento al uso industrial, ha quedado en muchos casos como último recuerdo de un modelo de ciudad zonificada que estuvo alejada de lo urbano.

 El P.G.O.U. del año 1963 ordenó la erradicación de la mayor parte de las actividades industriales del casco, y que éstas se trasladasen a un nuevo sector de uso específico: el polígono industrial Calonge y el polígono industrial Store. El Calonge empieza a tomar forma a partir del año 1970.Fechas similares tiene el Store, estando el polígono prácticamente completado en 1978. Cabe destacar que en el polígono Store, el proyecto original preveía reservar un espacio para equipamientos colectivos, que no llegó a construirse.El acceso a ambos polígonos se realizaba exclusivamente a través de la Carretera de Carmona. Años más tarde, con motivo de las nuevas infraestructuras que se construyeron para la Exposición Universal de 1992, los polígonos Calonge y Store, acabarán limitando por el norte con la ronda SE–30 por donde se realizarán nuevos accesos.

Estos polígonos responde a una ordenación de manzanas ortogonales, que se dividen en parcelas donde predomina sobre todo la profundidad frente a la fachada. Los criterios de ordenación y parcelación no son muy diferentes a los que se aplican en zonas marginales suburbanas. Así, las modificaciones parcelarias también son una constante de estos lugares que deja huella reconocible en el parcelario. A diferencia de las naves de finales del siglo XIX y principios del XX que ocupaban una parcela de una manzana en zona urbana, han perdido la primera crujía de servicio, donde solía incluirse la vivienda del portero o de los propietarios. Esta crujía ayudaba a esconder la nave tras una primera construcción de apariencia residencial que era la que se enfrentaba al espacio de la calle. Los polígonos industriales de los años sesenta y setenta, alejados de la ciudad, en un lugar imposible para la inclusión de viviendas y sin la condición urbana que imponía el espacio de la calle, ha eliminado esta primera crujía, desvelando al exterior su verdadera realidad funcional y constructiva, debilitándose sobre todo la calidad del espacio urbano.

Por el lado oeste, el polígono Store linda con el Parque de Miraflores, uno de los parques de mayor extensión de la ciudad de Sevilla (86 hectáreas). Este parque, alargado en dirección norte–sur alcanza una longitud de 2.000 metros; llega a conectar la Carretera de Carmona con la ronda urbana SE–30, Pino Montano y las huertas que siguen el arroyo Miraflores más allá del barrio del Buen Aire. En su extremo norte, se encuentra el antiguo psiquiátrico de Miraflores, una edificación construida en el año 1890. Si el lado este del Parque de Miraflores lo delimita el polígono industrial Store, al margen oeste se asoman las barriadas residenciales de edificios en altura que se construyeron ocupando las huertas que flanqueaban la Carretera de Carmona. Estas edificaciones residenciales definen la única imagen urbana que la ciudad puede ofrecer a este parque.  Fue el P.G.O.U. de 1987 quien aprobó la realización de este gran espacio verde que, hasta entonces, era un lugar degradado, de escombreras; un proyecto que recuperaba además el cauce natural del arroyo Miraflores. La Carretera de Miraflores –avenida de Miraflores en la primera parte –, ha quedado en su último tramo incluida en el parque como calle peatonal. Las últimas intervenciones en el parque son recientes y se han encaminado a dar continuidad al mismo más allá de la SE–30, ronda de circunvalación que atraviesa el parque, una vez superados los polígonos industriales de Calonge y Store.

En Sevilla, los parques de grandes dimensiones, se han situado siempre en el límite entre lo urbano y lo periférico, entre la ciudad y el campo. La presencia de sus habitantes, es lo que lo hace funcionar a estos singulares recintos que se distinguen del continuo edificatorio que es la ciudad. Puede que la constante presencia de público se deba a la dispersión de espacios abiertos generalizados, de escasa definición y calidad, que acontece de manera sistemática y poco distinguida por la ciudad y las barriadas de los años sesenta y setenta que, en gran medida, no han terminado de conseguir los objetivos que las teorías modernas asignaron a estos lugares. Puede que el éxito se deba también a su gran extensión, porque toda la ciudad se convierte en el contorno de estos parques, generándose a nivel metropolitano, una constante conexión basada en la diversidad de horarios de las personas que lo usan y de las actividades que en estos parques, libremente, se pueden desarrollar.

Resulta paradójico el valor adquirido por los parques en una ciudad. Al menos eso se debería deducir al observarlos vallados y restringido su horario por la noche. Por el contrario, el polígono industrial, un lugar donde se lleva a cabo una actividad económica que produce o almacena artículos de valor, no llega a este nivel de protección y seguridad que se atribuye a estos lugares públicos de “alto interés”.

PROYECTO: REHABILITACIÓN DEL BORDE INDUSTRIAL DEL POLÍGONO STORE: VIVIENDAS PARA UNA FUTURA COMUNIDAD.

El proyecto tiene como objetivo recuperar para la ciudad como espacio urbano el borde del polígono industrial Store que se enfrenta al Parque de Miraflores.

La calle Escarpia, de 1.275 metros de longitud aproximadamente, en el límite que separa el Parque Miraflores y el Polígono Store, es la calle más amable que el recinto industrial pueda ofrecer al transeúnte. La potente y frondosa vegetación en el mismo límite parque–polígono, es la razón principal de esta sensación que, prácticamente, introduce el parque en el recinto industrial.

El final de la calle Escarpia, coincidiendo con su trazado más sinuoso, se produce una parcelación con escaso frente de fachada, aunque de loteo muy regular, que se retranquean de la alíneación de la calle para dejar una amplia zona libre que es usada a veces como aparcamiento y, otras, como almacenaje de materiales. Separados estos espacios de la vía pública por tapias y rejas de todo tipo y condición, transmiten al espacio urbano un estado de degradación que no es la más adecuada como imagen al Parque de Miraflores.

Es necesario introducir un nuevo uso, una nueva arquitectura, que ponga en marcha el proceso de rehabilitación urbana de este frente. Este uso será el de vivienda colectiva y se planteará como una arquitectura de nueva planta que ofrecerá una nueva imagen al parque a la vez que su sección resolverá, de manera gradual, el paso de parque a polígono.

Las naves de esta parte de la calle cambiarán tambien su uso, conviertiéndose en el soporte necesario de esta futura comunidad, satisfaciendo demandas básicas y cotidianas de abastecimiento además de dar cabida a otros equipamientos de carácter social, asistencial, cultural o educativo, que actuarán a nivel de barrio (el proyecto de cambio de uso  y rehabilitación de las naves corresponde al ejercicio de Taller de Arquitectura 6).

El ejercicio pretende denunciar una situación, proponer soluciones para estas áreas marginales y reinvindicar la importancia que tiene la vivienda –y los equipamientos– en la planificación y el enfoque estratégico en las rehabilitaciones urbanas, sociales y económicas en un sector.

Desarrollo del proyecto.
El ámbito de reflexión del proyecto se acota al entorno de la calle Escarpia, desde la calle Tenazas a la conexíon en el extremo norte con la calle Nivel. En este ámbito se incluye también el frente de naves, como fachada que delimita este espacio, y el Parque de Miraflores, del que habrá que referenciar al menos, los caminos que discurren paralelos a esta calle, incluyento el antiguo Camino de Miraflores. Esto introduce en el proyecto la cuestión de la topografía, al existir un salto de cota importante entre la calle Escarpia y el Parque de Miraflores.

En este ámbito, se dispondrá un conjunto de viviendas colectivas que deberá tener en cuenta las siguientes condiciones de contorno:

  • Las viviendas no podrán unirse a las naves. Éstas deberán mantener su fachada. El espacio “intermedio” que pueda llegar a crearse entre naves y viviendas tendrá carácter público, abierto y servirá entre otras funciones posibles, de acceso a los nuevos usos que en dichas naves se propusieran.
  • Las viviendas no podrán ocupar la calle Escarpia, debiendo en todo momento garantizar el paso de vehículos rodados. Si alguna parte de las viviendas sobrevolasen sobre esta calle, deberá garantizarse un gálibo mínimo de 4,20 metros.
  • La intervención deberá además resolver el límite parque–polígono que actualmente es una valla y un fuerte talud descendente hacia el parque.
  • Las viviendas no podrán ocupar el parque pero sí se podrán modificar el actual talud de separación parque–polígono e incluso, proponer nuevos accesos parque–polígono.
  • La intervención deberá respetar al máximo la vegetación existente. Deberá tenerse en cuenta a efectos de movimientos de terreno, las raíces que estos árboles hayan podido desarrollar.

El proyecto de viviendas resolverá las siguientes condiciones de superficie y tipología:

  • Se ofrecerá una variedad tipológica de 1, 2, 3 y 4 cuartos, entendiendo como “cuarto”, habitaciones entre 15 y 18 metros cuadrados para funciones de estar, comedor, dormitorio, estudio, trabajo, y otras similares, debiéndo optimizarse las superficies mediante posibles combinaciones de uso como por ejemplo dormitorio/estudio o trabajo. Todas las viviendas con cocina y cuarto de baño. En las viviendas de 3 y 4 cuartos se incluirá un segundo cuarto de baño. Todas las viviendas tendrán al menos un cuarto de baño al exterior.
  • La proporción de tipos será: 10% de 1 cuarto; 15% de dos cuartos; 50% de tres cuartos; 25% de cuatro cuartos.
  • Un 5% de las viviendas de tres y cuatro cuartos estarán adaptadas para personas con movilidad reducida. Igualmente todo el proyecto, incluido espacios públicos, accesos, etc., deberán cumplir las condiciones obligatorias de accesibilidad.
  • No se permiten viviendas en planta baja.El número mínimo de viviendas será de 30. No se especifica un número máximo ni tampoco otras limitaciones de altura, edificabilidad, etc. confiando en el proyecto como mejor herramienta normativa.
  • El proyecto contemplará además las superficies necesarias para cuartos de instalaciones: agua potable, electricidad, telecomunicaciones, basuras.

Programación de fases.
Dividiremos el proyecto en dos fases.

El objetivo de esta PRIMERA FASE es incidir en la lectura del sitio a través de la representación y en la elaboración de una propuesta ajustada a la escala del entorno descrito.

La escala de trabajo de esta fase será  1/500 y 1/200 y el seguimiento del proyecto se llevará a cabo mediante preentregas.

El necesario estudio y definición formal del estado actual podrá realizarse en grupos coordinados de 3 y/o 4 estudiantes.

La SEGUNDA FASE tendrá por objetivo profundizar en el conocimiento del proyecto de viviendas colectivas a escala de detalle, revisando mediante la construcción, la solución entregada en la FASE 1. Tendrá especial interés el estudio de las partes comunes del proyecto, como lugares que transitan entre lo colectivo y lo privado: la traslación al edificio de los principios que debieron regir el diseño del espacio público en torno al edificio de viviendas.

Dibujo y maqueta serán los dos medios fundamentales de comprobación del proyecto a esta escala de detalle, fijándose una metodología de trabajo complementaria: el dibujo para construir la maqueta; el dibujo para elaborar un proyecto. La maqueta para proyectar; la maqueta para comprobar. Esto quiere decir que la maqueta será un instrumento de trabajo durante todas las semanas de esta fase, debiendo por lo tanto estar siempre presente en las horas de clase.

Este estudio se llevará a cabo sobre una parte del proyecto seleccionada por el profesores en conversación con el estudiante tras la entrega de la FASE 1.

La escala de trabajo de esta fase será  1/50 y 1/20 y el seguimiento del proyecto se llevará a cabo mediante preentregas.

Las fechas de pre-entregas, sesiones críticas y entregas de cada fase pueden consultarse en la pestaña CALENDARIO de este blog.

El contenido de entregas puede consultarse en el pestaña EJERCICIO > EJERCICIO “PROYECTOS 8” > Contenido ejercicio PROYECTOS 8

————————————————————————————————————————

Extracto del enunciado del ejercicio, incluido en el Proyecto Docente, grupos 4.03 y 4,04. En dicho documento se desarrolla este texto con más profundidad e indicación de contenidos de pre-entregas y entregas de fases.

 

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: