archives

Aalto

Esta etiqueta está asociada a 6 entradas

FÁBRICA DE CELULOSA DE SUNILA. 1935/37. ALVAR AALTO.


Datos de Proyecto

  • Nombre: Fábrica de celulosa de Suníla
  • Fecha proyecto: 1935/1937
  • Fecha de ejecución: 1936/1939
  • Localización (parte industrial del complejo): Isla de Pyötinen, Kotka (Finlandia)
  • Arquitecto: Alvar Aalto
  • Otros colaboradores: Harry Collechsen (director de la sociedad de empresas) y Aulis Kairamo (Responsable de producción).

1. Descripción de la obra

El proyecto se realizó a petición de una sociedad de 5 empresas madereras y  está constituido por un complejo industrial y residencial, aunque aquí solo nos ocupa la parte industrial.  Se encuentra situado en la isla de Pyötinen de la ciudad de Kotka en el golfo de Finlandia, concretamente en la desembocadura del río Kymi. Ubicación que le era muy favorable por tratarse de una ciudad portuaria que facilitaba el transporte de materiales. Aalto realizó el proyecto en estrecha colaboración con el personal de la fábrica, especialmente con Harry Collechsen, director de la sociedad y Aulis Kairamo el ingeniero responsable de la producción. Estos realizaron la mayor parte del diseño de la fábrica realizado con la cadena de producción por lo que la aportación de Aalto en este sentido se limita prácticamente a la creación de los planos de fachada y los espacios exteriores, para armonizar la industria con él entorno. El proyecto se realizó entre 1935 y 1937, aunque en otoño de 1936 se inició la construcción, que se prolongó hasta 1939. Cabe destacar también la ampliación que sufre la fábrica entre 1951 y 1954 a manos del mismo Aalto. Si observamos todo el conjunto la fábrica se encuentra situada en la isla mientras que el complejo residencial lo hace en la península cercana lográndose así una separación funcional de todo el conjunto y un alejamiento psicológico de las viviendas de los empleados del centro de producción.700px-AlvarAalto.Sunila.Planos12. Descripción de su arquitectura.

La isla donde se sitúa el proyecto cuenta con diferentes alturas formadas por terrazas rocosas que en vez de ser eliminadas mediante explosivos son  utilizadas por el arquitecto aprovechando sus desniveles escalonados.  En la parte alta se sitúa la fábrica donde gracias al mencionado desnivel se permite observar el paisaje. Para facilitar este hecho se han colocado ventanas prefabricadas combinadas que permiten conseguir amplios ventanales continuos. La fábrica está dividida en varios edificios correspondientes a los pasos de la cadena de producción.

334_3

En el centro de las instalaciones se forma una terraza convertida en un espacio verde de aspecto muy agradable, desde donde se pueden vigilar los talleres, junto a la que se encuentran situados los despachos y los laboratorios. Finalmente en la orilla Suroeste podemos encontrar el puerto y los almacenes.

oficinas

Finalmente en este conjunto “los edificios de la fábrica, unidos entre sí por medio de avenidas, están situados en un bosque de pinos intacto. Los obreros se hallan en un ambiente de vegetación donde cada edificio se inserta libremente en el lugar, según los escalonamientos del terreno.”[1] De esta manera se logra un mayor diálogo e integración con el entorno. Si observamos el conjunto en general vemos como su aspecto queda claramente definido por la marcada horizontalidad del almacén que se desarrolla a lo largo de la orilla y puesto en énfasis gracias a su color blanco, sobre el que van apareciendo diferentes acentos verticales correspondientes a los edificios de la factoría y donde ambos a su vez se cruzan por las marcadas diagonales de las cintas transportadoras. Se crea de esta manera un bello juego de elementos horizontales en un primer plano tras los que quedan los elementos verticales en el segundo plano y que se conectan mediante diagonales que inciden en ambos. 2 Al igual que en la mayoría de las obras de alto cuando se observa el perfil del conjunto se aprecia como “la diversas estructuras que construyen la fábrica de Sunila trascienden su disposición utilitaria para unirse en un escalonado coherente[2], Aalto veía necesaria la proyección adecuada del contorno para el entendimiento adecuado del proyecto construido de manera tridimensional ya que “ni la planta ni la sección pueden ser percibidas por el observador; solo proyectando el contorno, que es el híbrido perceptivo generado por el punto de vista del hombre, tiene el arquitecto un control formal preciso de aquello que se verá”[3]. Arquitectura escandinava En cuanto a materiales y sistemas constructivos encontramos varios tipos en función de la función del elemento dentro del complejo. Siendo esto así los edificios de producción están compuestos una estructura porticada de hormigón que quedan ocultas tras paredes de ladrillo rojo, los almacenes y sistemas de transportes están ejecutados mediante hormigón blanco usando diferente sistemas constructivos y las torres de las cintas trasportadoras esbeltas barras de acero. Con este juego de materiales se consigue por un lado resaltar el primer plano formado por los almacenes al ser blanco poniendo tras de sí un telón de ladrillos rojos y piedra gris. Por otro lado se consigue un alto contraste de materiales donde se encuentra la esbeltez de las torres de acero con la masividad de la roca preexistente en la isla y los planos neutros de ladrillo rojo.

463px-AlvarAalto.FabricaSunila.3

3.Opinión crítica de la obra.

Desde mi punto de vista en este proyecto se consigue una humanización del trabajador evitando dentro del proyecto un enfoque puramente funcionalista y demostrándose que “Aalto sabía cómo hacer que una industria pasase de ser un instrumento puramente profesional a convertirse en una obra de arquitectura en la que se prestase tanta atención al emplazamiento, al uso de diferentes materiales y a la organización de volúmenes en el espacio como a la cadena de producción”[4].

Otro de los puntos fuertes a tener en cuenta es como Aalto sabe aprovechar el desnivel, que en principio podría ser un inconveniente, para convertirlo en una virtud colocando la cadena de producción de manera que siga la lógica descendente de la ley de la gravedad facilitando el trasporte de los materiales de sector a sector.

Aunque si observamos la obra, desde un punto de vista liberal-capitalista, quizás se peque de un exceso de protagonismo del trabajador  con la separación el bloques de los diferentes edificios en detrimento de la eficiencia de la cadena de producción. Para entender esta tesitura debemos tener en cuenta el contexto en el que se realiza la obra, durante los años 30 en los países escandinavos, donde había y actualmente ahí una idea de producción socialdemócrata donde se entiende la preocupación de la cadena de producción también como la preocupación por el trabajador que la compone.

Bibliografía

  • Brosa, V., & Armesto, A. (1998). Alvar aalto. Barcelona: Ediciones del Serbal.
  • Fleig, K. (1996). Alvar aalto (5a ed.). Barcelona etc.: Gustavo Gili.
  • Giedion, S., & Sainz Avia, J. (2009). Espacio, tiempo y arquitectura :Origen y desarrollo de una nueva tradición (Ed definitiva ed.). Barcelona: Reverté.
  • Lathi, L. Alvar aalto :1898-1976 : Paraíso para gente modesta. Köln: Taschen.
  • Schildt, G., & Aalto, A. (1996). Alvar Aalto :Obra completa : Arquitectura, arte y diseño. Barcelona: Gustavo Gili.

[1] Fleig, K. (1996). Alvar aalto (5a ed.). Barcelona etc.: Gustavo Gili, p. 169.

[2] Brosa, V., & Armesto, A. (1998). Alvar Aalto. Barcelona: Ediciones del Serbal, p. 104

[3] Brosa, V., & Armesto, A. (1998). Alvar Aalto. Barcelona: Ediciones del Serbal, p. 90

[4] Giedion, S., & Sainz Avia, J. (2009). Espacio, tiempo y arquitectura :Origen y desarrollo de una nueva tradición (Ed definitiva ed.). Barcelona: Reverté, p. 617

Autor de la entrada: Rafael Sollero López

Entrevista para la televisión finlandesa. Alvar Aalto.


En la entrevista que la televisión finlandesa  realizó a Alvar Aalto en el año 1972, el arquitecto da respuesta a las cuestiones que se presentan en la arquitectura del momento, y lo más importante, plantea los problemas que aparecerán en un futuro, tanto en la arquitectura como en la sociedad.  El empleo de nuevos materiales, la introducción de la estandarización en el mundo de la construcción, el respeto al medio ambiente, etc. son temas candentes a día de hoy que Aalto ya pone encima de la mesa 40 años atrás.

Cada día aparecen nuevos materiales en el mercado, unos materiales que aportan nuevas posibilidades formales y emocionales. Sin embargo, la prudencia debe de estar presente a la hora de implantarlos en nuestros proyectos, Aalto afirma que el sólo emplea un material cuando “esté maduro y plenamente desarrollado para los fines de la construcción”.

A parte del componente técnico, un material debe de tener la capacidad de comunicarse con el usuario, éste nunca debe de sentirse “agresivo” ante la presencia de un material. Cuando conseguimos estas sensaciones entre usuario y materia, el material adquiere un “cariz humanista” según palabras de Aalto.

Cuando hablamos de materiales, hablamos de elección y de costes. El arquitecto tiene o debería tener la  capacidad de elegir los materiales que se incorporarán al proyecto. Sin embargo, la especulación inmobiliaria ha provocado el abaratamiento en la construcción de viviendas. Un abaratamiento que a la larga sale caro, cuando a Alvar Aalto se le cuestiona por usar mármol, un material poco usual en el norte de Europa, el responde que prefiere utilizar materiales caros con costos ínfimos de mantenimiento que materiales baratos de mala calidad que acarrearán una gran cantidad de problemas y gastos en el futuro.

Otro de los perjuicios que ha ocasionado la especulación al mundo de la arquitectura ha sido la confusión entre estandarización y repetición. La implantación de sistemas de construcción o de modelos de viviendas  no tiene porque derivar en la duplicidad o en la copia. Un modelo prefabricado o estandarizado no tiene porque ser una simple repetición de un modelo base. La estandarización o prefabricación de la arquitectura debería estar enfocada a lograr productos de calidad que perduren en el tiempo con dignidad. El problema que ya adelantaba Aalto con sus palabras se ha hecho realidad en muchas ocasiones, muestra de ello, es la arquitectura masiva y monótona que ha tenido lugar en nuestro país en las últimas décadas.

La implantación de la estandarización flexible en la construcción, por la que abogaba el arquitecto finlandés, no está reñida con la defensa  del medio ambiente. Alvar Aalto, uno de los grandes ejemplos de la arquitectura organicista, tenía como premisa principal el respeto por la naturaleza.  La sociedad tecnológica e industrial en la que nos encontramos no debe borrar el compromiso del arquitecto con el medio ambiente. Nosotros como profesionales debemos de explorar y experimentar el medio donde se van a ubicar nuestras obras, con el cometido de instaurar con el máximo respeto dichas obras en él. “Debemos de proteger la vida, no destruirla”.

Aunque hayan pasado muchos años, la arquitectura presenta una serie de problemas que deben resolverse de una manera contundente para que avancemos en conjunto hacia un futuro viable y sostenible, donde la prefabricación estudiada y el respeto por la naturaleza estén claramente presentes.

Reseña bibliográfica:

Schildt, Göran: “entrevista para la televisión finlandesa”; Schildt, Göran: de palabra y por escrito. Madrid: el croquis editorial, 2000. pp.377-385.

Göran Schildt : Alvar Aalto de palabra y por escrito; El Escorial, Madrid, España:El Croquis Editorial, 2000.


Se trata de una reseña sobre  unas transcripciones de grabaciones efectuadas durante sus conferencias de Alvar Aalto, recogidas en su libro “De palabra y por escrito”. La reseña abarcará  el tema “Aalto, Presidente dela Federaciónde Arquitectos de Finlandia”, dentro de éste se tratará “Finlandia como modelo del desarrollo mundial”, “ Entre Humanismo y Materialismo” y “Finlandia el país de las maravillas”.

En “Aalto, Presidente dela Federaciónde Arquitectos de Finlandia”, expone que “La cultura finlandesa como  un todo, tiene toques demasiado literarios; las artes basadas en la materia y la consiguiente labor manual no ocupan una parte equivalente a la literaria. No quiere decir con esto que no existan resultados buenos”. Según Aalto, la peor tajada la saca sobretodo especialidades como la arquitectura; la planificación teórica de las ciudades y comunidades;   la pintura y la escultura.

La técnica ha ido desarrollándose ampliando gradualmente la libertad, surgiendo el peligro de alcanzar cierto punto, en el que la  libertad  puede producir resultados no esperados.

Aalto recuerda  que todos los planes son una expresión de imposición, que puede ser hermana misma de la industrialización. Con lo cuál, menciona que debemos de tener cuidado, ya que toda planificación metódica llevada demasiado lejos tiende a destruir la autonomía de las cosas.

Comenta que “los errores cometidos en el planeamiento son los peores para la arquitectura. En los que se resuelve el vial y se deja lo sobrante al hombre, debiendo ser al revés, el hombre debe ser el primero, poniendo a la naturaleza después a su servicio”. Por lo que según él,  “el arquitecto  determina y condiciona de cierta manera, la vida de las personas, llegando a convertir el planeamiento en una dictadura técnica, siendo ésta mucho más peligrosa que la política.

De esta manera, su actuación en la reconstrucción  de las viviendas destruidas, en Finlandia, durante la guerra, persigue otra forma de ordenar  y crear espacios más flexibles.

Por ejemplo, descentralizar la industria comúnmente localizada en el centro de las ciudades, situándola en las desembocaduras de los ríos. Reservar la periferia  de bosque de las ciudades  para unas, futuras, áreas de infraestructuras y viviendas, que convivan con éste, sin destruirlo.

Potenciando manifestaciones de la naturaleza del lugar como en el caso de Rovaniemi, en la que las parcelas y viviendas siguen las curvas de la topografía.

Produciendo un modelo de vivienda que permita su crecimiento mediante agregación de unidades, con piezas estandarizadas que no militaricen el diseño del proyecto.

Culminando Aalto, ” la corriente finlandesa   tiene como denominador común entre cultura literaria y material, el amor a la naturaleza. Siendo ésta un símbolo de libertad. Anclando los planes generales de ordenación  en la naturaleza, de manera  que no reduzcamos la libertad de movimiento”

Según esto el amor por la naturaleza es el elemento que fusiona ambas partes, consiguiendo, en el caso de Aalto, una total correspondencia entre ellas.

El último fin de la arquitectura es  materializar las ideas y por tanto, responder según el pensamiento y criterios que se hayan establecido para un área determinada.

Se ha comentado que con los avances tecnológicos y la evolución de la sociedad, cada vez se posee una mayor libertad de actuación. Debemos ser muy responsables con ello, ya que  cada decisión, genera el movimiento de una cadena de acciones que podrían producir problemas sociales, medioambientales… Por ello los arquitectos deberíamos crear libertad, dejar un amplio abanico de posibilidades para las distintas decisiones y necesidades, que se planteen en un futuro, de manera que nunca  haga falta destruir lo construido, sino manipularlo y añadir a éste otros componentes que hagan satisfacer las necesidades del hombre.

Respecto a que los errores más graves para la arquitectura están en el planeamiento,  es posible. Desde él se toman las  primeras decisiones, más importantes, sobre el tipo de ciudad o territorio en el que queremos convertir un área determinada.

El planeamiento debe solucionar los problemas de tráfico, cuestiones sociales, viviendas,  centros productivos, aspectos estéticos, comerciales, medioambientales, encaminado a que todos estos factores parciales formen  un solo sistema.

Y todo ello desde una actividad planificadora más flexible,  en la que la ciudad construida sea pensada para el hombre en convivencia con la naturaleza y no una ciudad para el automóvil.

Hay que actuar, hay que hacer y probar, hasta  conseguir el modo adecuado para intervenir en un lugar.

Bibliorgafía:

_ Aalto, Alvar: De palabra y por escrito. El Croquis Editorial, El Escorial, 2000, pag 232-238,247-252, 258-276.

MONTALBÁN SÁNCHEZ ROCÍO

‘La arquitectura en el paisaje de Finlandia central’, Sisä-Suomi 26 de Junio de 1925. SCHILDT, Göran. ‘Alvar Aalto. De Palabra y por escrito’_ El croquis editorial


‘Nos hemos acostumbrado a hablar del aspecto colectivo de la arquitectura, del efecto combinado entre las formas artísticas y su ‘entorno’, solamente en relación al concepto de ciudad: en los países más desarrollados corresponde a la sociedad el atender al ‘planeamiento urbano’ y preocuparse de que éste siga las directrices de la cultura autóctona.’

Aunque será una reseña más sobre el lugar y la arquitectura, la especificidad y el interés de este texto de Alvar Aalto subyace en el momento en el que se realiza, hace ya casi noventa años.

La arquitectura en mayor o menor medida reconoce su entorno más inmediato, o por lo menos debe hacerlo. Pero, ¿Significa ese acercamiento un reconocimiento del lugar en el que está implantada? Para Aalto debe de ser así, llegando incluso a hablar de cultura autóctona, de identificar las características que definen ese lugar, de conocer lo global para poder actuar sobre lo local. Aalto decide presentarlo con una dualidad en la que el lugar queda dividido en dos: el entorno urbano y el ámbito rural.

¿Dónde tiene un mayor compromiso la arquitectura con el lugar, en el entorno urbano o en el ámbito rural? Ambos espacios son parte  integrante de la realidad. En un caso,  un entorno colmatado de construcciones en la que los vacíos se convierten, en ocasiones,  en meras adjetivaciones, y por otro lado, un ámbito ‘vació’ colmatado de naturaleza en la que las edificaciones son pequeñas pinceladas del paisaje.  Ambas incluidas dentro de un todo, deben tratarse con la misma metodología pero diferenciando en cada caso las circunstancias que a su vez hace que se separen.

Centrándose en lo rural, Aalto postula una protección de la naturaleza autóctona de los paisajes (1) finlandeses, pero no como una defensa a ultranza de un bosque o un paraje virgen. Busca un respeto y un diálogo entre la arquitectura y el lugar, que los conduzca a una relación simbiótica.

‘… la naturaleza pura y original, con toda su fuerza fascinante, no puede sustituir a la visión de un paisaje en el que la ‘impronta humana’ ha insertado una pieza que acentúe su armonía.

En esta relación,  otorga a su país la obligación  especial de ser consciente y respetuoso con esta relación argumentando la herencia territorial y paisajística que su país alberga. Una responsabilidad que no sólo va desde las nuevas actuaciones sino que también está encaminada a la rehabilitación y mejora de las ya existentes.

‘En las construcciones, al igual que acontece con los seres humanos, uno puede reparar lo que otros habían hecho mal.’

El texto se cierra con algunos ejemplos en los que Aalto recoge como pequeños gestos pueden enaltecer y armonizar estos paisajes, refiriéndose concretamente al centro de Finlandia (colina de Ronninmäki o lagos de Päijënne o Keitele) y que él define como:

 ‘…inocentes ejercicios de imaginación, pero debemos acostumbrarnos a apreciar el paisaje de esta manera, si a lo que aspiramos es a poseer una refinada y sutil cultura del paisaje’.

Sin entrar en profundidad en el debate genérico de si la arquitectura debe tener relación directa con el lugar, del que cada vez tenemos más detractores, los conocidos como arquitectos de revista (Ghery, Calatrava, Hadid…). Como he comentado al inicio, la arquitectura debe ser consciente del espacio que le rodea, demostrando que la importancia de la misma no radica únicamente en  lo construido sino que lo hace conjuntamente con el vació no construido. Y este principio adquiere una máxima responsabilidad en lugares rodeados de naturaleza por su condición de singularidad frente al paisaje dominante. La arquitectura debe acompañar al paisaje y no al revés.

(1) En sus textos, Alvar Aalto recurre a la palabra paisaje en reiteradas ocasiones porque según él es la palabra que mejor define la naturaleza.

A.Ahlstrom Co. House, Alvar Aalto, 1942


Alvar Aalto, en 1942,  diseñó los planos de la residencia del administrador de la compañía A. Ahlstrom.  Guarda relación con el sistema estándar de viviendas unifamiliares destinadas a los funcionarios,  las casas de los directivos, también tienen una planta casi cuadrada. Un tejado a cuatro aguas se combina con ventanas triangulares en los extremos a dos aguas. En la esquina sureste se encuentra una terraza cubierta de bloques de pizarra. El gran techo, bajo y solapado da al edificio un fuerte énfasis horizontal, obviamente influenciado por la obra de Frank Lloyd Wright. Las habitaciones para el entretenimiento, es decir, la sala de estar, biblioteca y comedor, son las que predominan. Casas de este tipo fueron construidas en 1942 cerca de Karhula Kotka y 1946, cerca de Pori Pihlava.

Bibliografía:

Alvar Aalto : the complete catalogue of architecture, design and art / Göran Schildt / London Academy Editions, 1994

Alvar Aalto / Richard Weston / London : Phaidon, 2005

Alvar Aalto houses : timeless expressions /Tokyo A + U Publishing, 1998

Sistema AA, Alvar Aalto, Finlandia, 1940


Cuando en octubre de 1940, Aalto volvía a Finlandia tras su estancia en los Estados Unidos, A. Ahlström Oy le encargó el desarrollo de la producción de casas prefabricadas de madera –una rama de la industria que estaba en alza desde la firma de la paz- en la factoría de las casas prefabricadas, que la firma tenía en Varkaus. En ese lugar ya se habían producido largas series de los modelos de casa prefabricada que Aalto había proyectado antes de la guerra, habiéndose aplicado con éxito en varias comunidades industriales. Sin embargo, las nuevas ideas del arquitecto sobre la prefabricación flexible le hicieron reaccionar con disgusto ante la producción masiva de casas idénticas. En su lugar empezó a desarrollar la variabilidad basada en un sistema definido con precisión. Mientras que el laboratorio del MIT había estudiado 93 variantes de casa unifamiliar sencilla de madera, Aalto establecía ahora un programa de 69 variantes, sin contar las variantes adicionales generadas por la posibilidad de introducir una bodega o un ático.

 

Aalto dio el nombre de “sistema AA” a este nuevo programa de producción, es decir, las iniciales del fabricante y también del arquitecto responsable de los planos. Sin embargo, no es fácil trazar una línea divisoria clara entre las casas estandarizadas antiguas y las nuevas –y variables-, en parte, porque la factoría continuó concentrada en la fabricación del pequeño puñado de variantes que mejor salida tenía en el mercado, a expensas de la de menor demanda. Ahlström tampoco demostró tener un excesivo interés en atender las demandas del arquitecto referentes a la instalación de una zona de pruebas y de exposición, donde se pudiera ensayar y enseñar la gama completa de nuevos productos, ni tampoco en la publicación de catálogos publicitarios en los que se describieran las ventajas de su extensa línea de prototipos. El resultado fue que la flexibilidad nunca llegó a ser introducida seriamente, y el sistema AA sólo puede ser estudiado sobre la innumerable serie de bocetos de varios tipos de casa que Aalto realizó incansablemente a lo largo de los años cuarenta.

El sistema de designación de las pequeñas casas  del periodo 1937-39 está basado en letras, en ocasiones con subíndices numéricos. Los muros se revisten con tablas verticales solapadas, y la cumbrera de la cubierta está desplazada del eje de la planta. Se desarrolló el sistema de manera que incluyera casas en hilera, casas grandes para personal de cierto rango dentro de la compañía, así como cabañas de verano, muchas del las cuales tenían el estilo “kareliano” tan caro al arquitecto en aquella época, con varias celdas  con funciones independientes, cubierta de tepe y columnas de rollizo de pino sin tratar. La serie completa de cabañas de verano tuvo que ser archivada al iniciarse de nuevo la guerra. Pueden encontrarse ejemplos de casas unifamiliares construidas con el sistema AA en los barrios de Savomäki y Könönpelto de Varkaus, en la colina de Varkaudenmaki de Kattua, y en el barrio de Puistola de casas unifamiliares de Sunila.

Ante el gran número de variaciones posibles decidí que lo mejor sería centrarme en el estudio de una tipología, apoyándome en toda la información que encontrase del Sistema AA. La planta que desarrollé es la siguiente:

Aunque no había mucha información acerca de ella, investigué en la Colección Garland, donde están catalogadas casi todas las variantes del sistema de Aalto. Así pude intuir cómo Aalto desarrolla la sección de proyectos similares y cómo resuelve los detalles constructivos.

Ahora tenía que adaptar el sistema a mi caso concreto. Encontré en la bibliografía desarrollos de la estructura de las viguetas del tejado, incluso una sección que aclaraba bastante el sistema constructivo.

Muy útiles resultaron también los detalles (en sección y en planta seccionada), que ayudaban a entender los encuentros de la carpintería con el cerramiento, cerramiento-tejado, y cerramiento-suelo.

EJ 3_AA system

BIBLIOGRAFÍA:

Schildt, Göran; Alvar Aalto. Obra completa: Arquitectura, arte y diseño. Ed. Gustavo Gili, S.A., Barcelona 1996; 318 páginas

Reed, Peter; Alvar Aalto : 1898-1976. Ed.Milano Electa, 1998

García Ríos, Ismael; Alvar Aalto y Erick Bryggman : la aparición del Funcionalismo en Finlandia. Instituto Iberoamericano, 2000; Madrid

Alvar Aalto; with introduction and project descriptions by Göran Schildt; Buildings and plans for the A. Ahlström Company in Varkaus, and type houses, 1937-1939. Garland Publishing, 1994. New York.

A %d blogueros les gusta esto: