archives

Fuller

Esta etiqueta está asociada a 2 entradas

Skybreak Dome, Buckminster Fuller, 1951


Fuller, tras la aventura de la casa Wichita, reorientó su actividad creativa hacia investigaciones más centradas en la geometría de la producción. De esta forma, trabajó de forma intensiva en los estudios sobre la esfera y las mallas geodésicas que darían lugar a un novedoso sistema de proyección, el Mapa Dymaxion, y de forma paralela, al desarrollo de cúpulas geodésicas de las que se construirían centenares y estarían presentes en sus nuevas edificaciones.

Comenzó la construcción de estas cúpulas con unas lamas de persiana que no llegaban a sostenerse pero que fue el germen de las siguientes cúpulas, las cuales ya llevaban registrada la patente de Buckminster.

En estos primeros desarrollos de la cúpula geodésica, Fuller consigue luces de hasta 120 metros, lo que da lugar a propuestas utópicas como la construcción de una cúpula sobre Manhattan que cristalizaría en una imagen canónica, teniendo como base las grandes esferas construidas en 1959 en la Universidad de Oregón y en el MoMA de Nueva York.

Observamos así, como Fuller propone un espacio colectivo o unifamiliar bajo un mismo elemento como es la cúpula geodésica, la misma que se desarrollará en su casa Skybreak Dome, (la que analizamos ahora). En esta vivienda, encontramos como el núcleo de estancias pertenecientes a ella, queda inscrito en la cúpula, tanto los espacios cubiertos como aquellos que están –o estarían- al aire libre. La cúpula surge como una cubierta de esta nueva vivienda en la que todo el espacio (hasta el espacio aéreo) queda delimitado por la forma geométrica de la semiesfera desarrollada en el minucioso estudio geodésico de Fuller.

Por su parte, desde el punto de vista de arquitectura prefabricada, los diversos materiales con los que se pueden construir estas cúpulas, da lugar a una arquitectura sencilla y a su vez, a una capacidad de traslación y transporte, a otras escalas; completado todo ello con el análisis estructural de la cúpula.

     

BIBLIOGRAFÍA

Neder, Federico: Fuller Houses. R. Buckminster Fuller’s Dymaxion Dwellings and Other Domestic Adventures. Baden: Lars Müller Publishers.¡, 2008.

Pawley, Martin: Buckminster Fuller. London: Trefoil Publications, 1990.

Sadao, Shoji: “Breve historia de las cúpulas geodésicas”. Fernández-Galiano, Luis. Arquitectura Viva, Monografías, Buckminster Fuller 1895-1983. Mayo-Junio 2010. Nº 143.   Madrid: Arquitectura Viva S. L., 2010, páginas 86 a 95.

Casa Wichita, Buckminster Fuller, 1944


Hacia 1920, Fuller, se plantea la importancia e incidencia de los adelantos científicos en la invención y la industria. Comprendió que los nuevos conceptos de física y química y las nuevas ideas del modo de trabajar la naturaleza formaban la base de los cambios y la invención en el mundo de la máquina y el modo en que este avance incidía en la mejora de la producción y facilidad del trabajo de los obreros (cadenas de montaje).

Observó que este avance no se aplicaba en la construcción de albergues para seres humanos, cuya proyección y construcción entrañaba una serie de operaciones lentas, delicadas y costosas. Para combatir estos aspectos se planteó una forma de “armar” las casas como un automóvil o un aeroplano.

Veía otro problema en el peso efectivo de los materiales. ¿Por qué no construir una casa con un material resistente como el acero o el hormigón, pero mucho más ligero?

Buckminster pensó en el Zeppelín y lo asemejó a una enorme casa flotante. Una casa movible empieza a definirse en su mente. Voltear el dirigible hacia arriba; dividir el largo cilindro en secciones que correspondan cada una a un piso o “cubierta” de una casa.

En su boceto inicial, primero cada sección vertical sería un hexágono,  luego apilaría los hexágonos uno arriba de otro suspendidos en un macizo poste central: La casa dirigible. Si en la casa convencional los muros se mantenían en pié por la “compresión” de sus partes, lo que provocaba que un movimiento del terreno pudiese derribarla,  en la construcción de un dirigible se aprovechaba la “tensión” provocada por los largueros y cables de metal. Pero incluso estos materiales seguían siendo muy pesados. Se planteó pues la tarea de investigar materiales igual de resistentes pero aún más ligeros. “Emplear lo menos para lograr lo más”. Buscaba la “sinergia” (comportamiento de un sistema completo imprevisible por el comportamiento de cualquiera de sus partes por separado).

Bucky proyectó su casa-dirigible: las cubiertas se mantendrían fijas mediante cables de tensión y la casa sería ligera y transportable, autosuficiente, con electricidad propia, su agua (reutilizable), con unidades para disponer de los desechos; se podría situar en cualquier superficie o clima de la tierra. Concebida, en fin, como el albergue universal. Edificable en un solo día, pues sus partes serían prefabricadas y trabadas unas con otras. Esta casa la denominó Casa 4D, Casa Dymaxion(1928)

En 1940 retoma el proyecto: plantea que si se toma un cubo con sus seis caras cuadradas de igual tamaño y se transforma en un tubo cilíndrico, la misma superficie de pared encierra mayor espacio, y además la base circular ocupa menos terreno que la base cuadrada del cubo. La casa cilíndrica no necesitaría soportes interiores ni refuerzos exteriores. Sería fácil de calentar o de mantener fresca.

Sobre la base cilíndrica, diseñó el techo curvando el borde inferior de un cono formando un alero redondo que encajaba en la parte superior del cilindro, lo que daría mayor resistencia a la estructura.  El cilindro que formaba la casa tenía un diámetro de 6 m, lo que confería un área de poco más de 28 m2. La capa protectora de fibra de vidrio entre el acero exterior y el cartón de fibra comprimidas del interior  servía para  mantener el calor en el  interior durante el  invierno y fuera en verano. Debajo del techo colocaría una capa de 8 cm de fibra de vidrio (un excelente aislante térmico y acústico. Las ventanas las resolvía abriendo en los lados portillas redondas en las que en lugar de vidrio se colocaría  plástico acrílico transparente, y obtuvo más luz natural agregando un tragaluz con ventilador en la parte superior del techo cónico. Las habitaciones se distribuían por secciones divididas por cortinas con pesas que podían correrse hacia los lados para conseguir un espacio único.

((Ver en formato PDF))

El montaje de la Unidad Dymaxion de Despliegue era sencilla:  sobre la base de ladrillo ytierra se instalarían láminas de acero planas para aislar la humedad y sobre estas un material duro de madera prensada llamado masonite con la cara brillante hacia arriba para que no se combara; se armaba después el techo cónico que se izaba en el aire sobre un poste; luego se armaban las paredes cilíndricas debajo del cono; por último se bajaba el techo hasta que el alero curvo se ajustase herméticamente.

En Wichita, 1944, la fábrica de aviones  de aleación de aluminio, empezó a perder obreros que se iban a otras ciudades pensando que no habría trabajo una vez terminada la guerra. Para poder mantener la cadena de producción y los puestos de trabajo, se planteó la reconversión para fabricar en cadena las Casas 4-D, resolviéndose así dos problemas: suministro de viviendas baratas y continuidad de la industria y puestos de trabajo.

Bucky había cambiado algunos aspectos originales  de la Casa Dymaxion : en lugar de pequeñas portillas, una faja completa de plexigláss cubría una ventana continua abierta en toda la pared circular; se eleva a casi 5 metros del suelo y tiene un volumen de 340 m3., pero las piezas ocupan empaquetadas menos de 8.5m3 lo que facilita su trasporte.

En 1945 con el final de la guerra, a pesar de que Buckminster esperaba que se comenzara la producción en cadena, pero la Beec Company optó por la fabricación de pequeños aviones para uso particular y desestimo la fabricación de las casas.

Documentación bibliográfica:

McHALE, John: R. Buckminster Fuller. México, Hermes S.A, 1966.

ROSEN, Sidney: El mago de la cúpula: R. Buckminster Fuller, diseñador futurista. México: Diana, 1970.

PAWLEY, Martin: Buckminster Fuller. Londres: London Trefoil Publications, 1990.

Adones del Barrio, Andrea. 01/11/11

Tu email y recibirás notificaciones de nuevos post

Únete a otros 214 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: