archives

Hugo Häring

Esta etiqueta está asociada a la entrada 1

Casa para Expo-Berlín, Hugo Häring, 1932


El nombre que Hugo Häring dio a su mayor aportación en el campo de la vivienda social de entreguerras fue Flachbau. Se trata de una línea de investigación coherente que desarrolló durante quince años de su vida, pero de la que apenas pudo construir más que modelos para varias exposiciones. De hecho la Exposición de Arquitectura de Berlín de 1932, Berlin Eichkamp, fue cancelada, probablemente tras el ascenso al poder del Partido nacionalsocialista de los trabajadores alemanes (NSDAP), aunque puede incluso que fuera cancelada anteriormente, debido al colapso de la economía alemana, la hiperinflación y las crisis internas. Sin embargo, Häring sí pudo construir un prototipo para la Exposición de la Werkbund en Viena de 1932.

El objetivo de Häring era encontrar la máxima densidad posible en conjuntos de vivienda de una sola planta. Flachbau; literalmente, construcción de apartamentos, son viviendas compactas adosadas que comparten parte de la estructura. Vivienda plurifamiliar horizontal, con la economía de medios y la comodidad que significa desarrollar la vivienda en un único nivel, incluso con espacios privados exteriores, pero con densidades capaces de competir con la vivienda en altura.

En un principio eran diferentes viviendas de 2 a 5 dormitorios, todas volcadas hacia su propio patio lateral y adosadas en su hastial trasero. Más tarde Häring introdujo cambios muy importantes: en todos los tipos el patio pasa a la zona trasera de la parcela y las viviendas de 2 dormitorios se convierten en el objeto central del proyecto. En estas, la cubierta se convierte en una bóveda circular rebajada y la iluminación y ventilación de la parte central de la casa se realizan a través de una linterna que atraviesa longitudinalmente la bóveda. La distribución de los 46 m² de la casa es muy clara, hacia el frente salón y cocina y hacia el patio trasero los dormitorios, sin pasillos: el acceso al dormitorio menor se realiza a través del baño e incluso existe un almacén subterráneo al que se accede a través de una trampilla. Se elimina el tabique entre la cocina y el salón, dejando ver la bóveda en toda su sección, de esta manera interior y exterior de la vivienda se corresponden completamente.

Las viviendas pasan a adosarse lateralmente, ya no se ven lo estrechos patios constreñidos entre las viviendas, estas dejan de estar volcadas al patio y la fachada delantera adquiere gran relevancia, ya se puede acceder al interior directamente desde la calle y ahora se comprende cada vivienda individualmente, la estructura rompe la continuidad de la fachada en las medianeras, pero por encima va la línea continua ondulada de las bóvedas. Häring estudió dos formas de implantación de los conjuntos, con una malla de calles para el tráfico rodado separadas 200 m y un viario distribuidor más estrecho continuo o en fondo de saco. Los cunjuntos se completaban con viviendas mayores de 4 dormitorios, con planta en L y cubierta inclinada, más parecidas a los modelos iniciales, todas ellas se encontraban al final de cada hilera. Con esta implantación se llegaba a una densidad de 40 viviendas y 133 personas por hectárea, incluyendo un 30% del suelo en espacio público.

La estructura, en proyecto, estaba formada por 3 filas de pilares metálicos ocultos en la medianera, aunque los prototipos construidos fueron  realizados con pilares de hormigón de 60×25 cm de ancho únicamente en las esquinas. Sobre los pilares unas vigas planas de 60×30 cm soportaban la bóveda, que era lo suficientemente rígida para cubrir la planta completa, el problema era que se generaban grandes esfuerzos horizontales, de ahí el gran ancho de vigas y pilares, pero también la ordenación de las viviendas en hileras apoyando unas bóvedas contra otras. Los pilares están adelantados a la línea del cerramiento cortando la continuidad de las fachadas para hacer reconocible cada vivienda, además las vigas volaban sobre los pilares para introducir por delante de la estructura el bajante de aguas pluviales que acentuaba más el módulo. Por encima de las vigas, se formaba una pendiente que llevaba el agua de lluvia por la medianera hasta los bajantes, pero que además producía una superficie cóncava que daba continuidad a las bóvedas en una sinuosa línea continua.

Los cerramientos de fachada son en aparejo prusiano de ladrillo visto, muy expresivo, que ordena y modula todo el frente de la vivienda. Sobre ellos la bóveda quedaba remata por un frontón de hormigón que incidía en la idea de una cubierta continua sobre todas las viviendas. Al interior del ladrillo se coloca el aislamiento de fibras de madera y como acabado interior, tableros de contrachapado.

Las medianeras se reducen hasta que no son más que tabiques rellenos de fibras de madera compactada, con un espesor de 8cm. La estructura que sujeta los cerramientos y tabiques es un entramado de listones de madera.

Constructivamente, la bóveda es un elemento mixto acero-hormigón, donde una chapa con resaltes — o más probablemente con barras de acero soldadas — resistía las tracciones y servía a la vez de encofrado de una losa maciza de 20cm de hormigón protegida por una doble lámina de fieltro.

Flachbau consigue núcleos de viviendas de considerable densidad, con una estructura sencilla y barata, aplicando criterios de eficiencia energética al limitar al máximo los metros de cerramiento en contacto con el exterior, con ventilación e iluminación natural en todos los espacios interiores y sin renunciar a un espacio exterior privado, resultando unas viviendas expresivas y con identidad. En el desarrollo de este concepto de vivienda podemos ver el desarrollo de la teoría de Häring sobre la concepción de la forma y el sentido de la geometría.

Häring es capaz de pasearse por los márgenes del movimiento moderno sin perder su identidad, entrando y saliendo de él mientras mantenía una lucha abierta con Le Corbusier a lo largo de los CIAMs, la cual es evidente que perdió. Aunque, ¿no podría ser que el mismo Le Corbusier en obras posteriores le esté dando la razón sobre la concepción de la forma y el espacio? Lo que está claro es que había otras arquitecturas en el movimiento moderno que lo que acabó siendo llamado Estilo internacional.

PIV EJ3 Hugo Häring

Bibliografía:

“Gen zum Flachbau”; en Moderne Bauformen; sept. 1934; Nº 9; Suttgart: Julius Hoffman Verlag, 1934, pp. 619 – 632.

Blundell, Peter Jones: Hugo Häring. The Organic versus the Geometric; Londres: Edition Axel Menges, 1999.

Blundell, Peter Jones: “Hugo Häring: on proportion (proportionen)”; en Architectural Research Quarterly; invierno 1996; Nº 2; CAmbridge: Cambridge University Press, 1996, pp. 50 – 59.

García Roig, José Manuel: Tres arquitectos alemanes: Bruno Taut, Hugo Häring, Martin Wagner; Valladolid: Universidad de Valladolid, 2004.

Tu email y recibirás notificaciones de nuevos post

Únete a otros 220 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: