archives

Jean Prouvé

Esta etiqueta está asociada a 11 entradas

The Maison du Peuple / La Casa del Pueblo. Jean Prouvé


The Maison du Peuple / La Casa del Pueblo

1935-1939

Clichy, Francia

Arquitecto: Jean Prouvé

Colaboradores: Marcel Lods, Eugène Beaudouin y Vladimir Bodiansky.

0

 

1.- Descripción de la obra o el proyecto: Relaciones con el contexto urbano; Programa y funcionalidad.

El edificio se encuentra situado en el municipio de Clichy, perteneciente al departamento de Altos del Sena, separada a escasos kilómetros de la ciudad de París por dos claras infraestructuras de tráfico: Boulevard Périfique y Boulevard de Marechaux, por lo que podríamos decir que se ubica en la periferia consolidada de la misma, en la Avenue du Géneral Leclarc, una de las avenidas principales que recorre el municipio de suroeste a noreste y a la que se encuentran adjuntos los Gardes Urbains du Parc Roger Salengro que constituyen el único pulmón verde en el centro del municipio.

1

2

 

Es importante contextualizar el proyecto, y saber que con la entrada del siglo XX continuaba difundiéndose por Europa un proceso de cambio, de contracorriente, de limpieza ideológica de las artes. La pintura se liberó de las cargas e inflaciones simbólicas, de todo lo exógeno. La música se deshizo de la excitación sentimental. La arquitectura abandona el academicismo y aparece un nuevo estilo que en Francia se conoce como Art Nouveau que incentiva el uso del hierro que anteriormente se relacionaba con el trabajo de los ingenieros que se pone en relevancia en la obra de Víctor Horta, La Maison du Peuple de Bruselas. Aparece el hormigón armado y la ligereza metálica en estructuras y fachadas. Ante esta situación, Prouvé se posiciona con una actitud resistente y ejerce como inventor en las artes de edificar, alguien capaz de construir, modelar y transformar los medios para la producción de la arquitectura. Todo ello en paralelo a los movimientos socialistas del momento.

Entre los años 1933 y 1944 el estudio de Prouvé trabaja en cerca de setecientos proyectos: los primeros edificios prefabricados en serie (Pabellones de Pórticos), el aeroclub Roland Garros en Buc (1935-1936) o esta obra, La Casa del Pueblo de Clichy. Un edificio público, contenedor de varias instalaciones en un espacio reducido en el que una pequeña parte queda destinada a la gestión, albergando oficinas y locales sindicales mientras que la restante, se reserva a actividades sociales entre las que se encuentran: conferencias, cine o mercado. En él, se materializa el sindicalismo como obra bien hecha y el comportamiento social con maestría en el oficio, a través de los símbolos de la euforia del Frente Popular: El himno al metal y a la chapa plegada. Uniendo ética con realidad construida.

3

4

 

2.- Análisis de su arquitectura.

La idea principal del proyecto se basa en la generación de un espacio polivalente que funcionara como lugar de encuentro, es por ello que el arquitecto idea un amplio vacío central a doble altura, como espacio diáfano a modo de patio de recreo cubierto que incita a la relación y que inicialmente podía descubrirse.

568

 

9

91

 

La prefabricación es una decisión fundamental del proyecto y decisiva en la imagen final, que muestra una mayor disponibilidad de técnicas constructivas, siendo pionero en su país en la aplicación de una estructura metálica y una envolvente ligera de muro cortina. Permite hacer de esta arquitectura algo camaleónico que pueda llegar a adaptarse a las necesidades que le sean demandadas.

92

 

93

 

La modulación es, también, un factor determinante en el diseño, en el que hay una disociación entre envolvente y estructura. Prouvé diseñó la estructura con chapa plegada, aunque finalmente se construye con perfiles laminados debido a la desconfianza del ingeniero colaborador Bodiansky. El resto del sistema; forjados y falsos techos, son de chapa plegada, al igual que los cierres verticales interiores. Los cierres exteriores quedan colgados a modo de muros cortina con perfilerías mínimas mediante angulares y chapas envolventes sencillas, permitiendo la inclusión de su entorno en el interior. La cubierta es de tipo shed (dentada y acristalada), en la que se abren lucernarios sobre el espacio central.

94

95

 

El uso del vidrio en los cerramientos configura un edificio permeable a la luz natural, además de generar una planta baja que interactúa con la vía pública, tomando así un carácter de manzana abierta que se apropia de la calle, haciendo de lo público un todo y poniendo en valor al destinatario, el pueblo.

Este carácter de manzana queda potenciado al situar núcleos de comunicación y servicio en las esquinas. En el alzado suroeste el edificio crece hasta una tercera planta, constituyendo el contenedor de los locales sindicales y oficinas. Esta distribución se debe también a la preocupación por proteger al edificio de esta orientación, siendo la fachada más opaca, conformada por cierres de chapa plegada.

96

 

3.- Opinión crítica de la obra o del proyecto.

En el siglo XX quizás se tratara de un proyecto de innovación que presentaba nuevos sistemas de pliegue-despliegue, envolventes ligeras y estructura metálica, pero hoy en día este edificio tendría mayores limitaciones en cuanto a las condiciones de envolvente térmica (climatización) y resolución de las juntas en función de las exigencias de la normativa vigente. Además, el edificio ha vivido la sustitución de sus cerramientos por el deterioro que han sufrido con el paso del tiempo, sobre todo a efectos de la oxidación como se puede observar en la imagen.

97

Pero la opinión del proyecto no puede alejarse de la crítica positiva, porque el edificio responde adecuadamente a su entorno inmediato tanto en planta como sección, por la adaptación de las alturas en función de la edificación cercana, por el crecimiento y cierre del mismo ante la orientación más agresiva y la generación de voladizos que cubren el acerado potenciando el tránsito peatonal. El edificio perdura en el tiempo, puede contextualizarse en la arquitectura actual, tanto por la estructura como por el uso de materiales, aunque con propiedades mejoradas.

Con el carácter de “edificio colmena”, concentra toda la actividad en una misma manzana, siendo un claro ejemplo de proyecto con gran repercusión social y con el que se genera ciudad.

Bibliografía

–         REICHLIN, BRUNO. Maison de Peuple in Clichy. En: einMeisterwerk des “Synthetischen” funktionalismus / Maison de Peuple at Clichy : a masterpiece of “synthetic” functionalism. Daidalos (December 15,1985): 90-99.

–        BAYÓN, MARIANO. Primeras arquitecturas. En: Buc y Clichy (Jean Prouvé). Norman Foster & Luis Fernández-Galiano Eds. AV Monografías 149 (May 2011): 50-57.

–        Peter Sulzer. Jean Poruvé, OeuvreComplète / Complete Works. Volume 4: 1954-1984

–        Casa del Pueblo en Clichy. Urbipedia. Archivo de Arquitectura. [Consulta: 26 Diciembre 2016].

Disponible en:  http://www.urbipedia.org/index.php?title=Casa_del_Pueblo_de_Clichy

–        TheMaison du Peuple, avenue du GéneralLecrarc, Clichy, 1939. En. Architecture and urbanism (September 1990): 126-133, 263.

 

PABELLÓN CENTENARIO DEL ALUMINIO. 1954. PARÍS. JEAN PROUVE.


  • Obra: Pabellón centenario del aluminio.
  • Localización: Muelle Alexandre III, París. (Francia)
  • Autor: Jean Prouve
  • Año de procyeción: 1953
  • Año de ejecución: 1954

Escáner_20150210 (2a)

  1. Descripción de la obra

El pabellón centenario del aluminio fue encargado a Prouve en 1953 por aluminios Français. La obra habría de servir como lugar en el que exponer la historia del aluminio para conmemorar los 100 años de la empresa.

Escáner_20150210

Se trata de uno de los pocos edificios que Prouve realizó sin la ayuda de un arquitecto, por lo que marco un momento culminante en su obra.

El pabellón fue construido por primera vez en el muelle Alexandre III, en el margen izquierdo del río Sena, en París. El terreno sobre el que se erigiría el edificio tendría una anchura de 25 metros, mientras que su longitud se podría extender a la largo de todo el muelle.

El edificio tendría una longitud de 150 metros y una anchura de 15 metros.

La entrada principal al edificio se realizaba por una serie de puertas que tenía en sus dos caras laterales, una vez en el interior estas daban lugar a un gran pasillo que cruzaba el pabellón de manera longitudinal, en torno al cual se montaban los stand.

Escáner_20150210 (2b)Escáner_20150210 (11)

El edificio además contaba con tres accesos de carácter más secundario, estos se encontraban en la parte central de la fachada orientada hacia el río y bajaban directamente al muelle, permitiendo así que los visitantes tuviesen un contacto mucho más directo con el río.

Se debe tener en cuenta que este pabellón, como muchas de las obras de Prouve está pensado como un objeto de fácil montaje y desmontaje que puede cambiar de ubicación, por lo que durante la construcción de este no se realizan modificaciones en el terreno.

En 1956, dos años después de su construcción,  el pabellón fue desmontado y a partir de ese momento su destino ha sido muy movido, ya que posteriormente fue montado en varios lugares.

En 1987 fue montada en Lille, pero con una configuración muy diferente de la original. En esta ocasión estuvo montado hasta 1990, momento en el cual fue desmontado y almacenado.

Escáner_20150210 (4)Escáner_20150210 (3)

En 1993 fue declarado monumento histórico, pero no fue construido hasta el año 2000, cuando fue emplazado en el Parc d´expositions de Paris-Nord en Villapinte, pero en esta casación con una longitud inferior a la original, 76metros.

  1. Descripción de su arquitectura

El pabellón estaba construido en su totalidad con materiales ligeros en seco. Su estructura estaba constituida por la sucesión de 113 pórticos de aluminio conformados por pilares en doble U y vigas en V. Los pórticos distaban unos de otro 1,34m, de forma que en el interior cada tres pórticos se conformaba un stand de 4 metros, fraccionando el espacio en el interior del pabellón.

Escáner_20150210 (9)

Las vigas en V eran de chapa de acero plegado y cubrían una luz de 15m, la totalidad del ancho del pabellón.

pabellon-DSCN0466

Debido a la forma de los elementos que conforman los pórticos estos tiene una doble función además de la estructural. Las vigas debido a su forma en V es usada como canalón para la recogida de las aguas de lluvia, estas aguas son dirigidas hacia los pilares de la fachada exterior, en los cuales debido a su forma en doble  U son usados como bajantes.

habitex 30 oct 06.qxd

Los elementos de unión entre las vigas transversales y los soportes traseros son un claro ejemplo de la gran habilidad que poseía Prouvé para el ensamblaje de piezas en seco. Además se trataba de una gran idea, ya que permitía descargar la pesada cubierta sobre unos pilares de una esbeltez considerable gracias a la configuración  espacial que consigue con el uso de pilares oblicuos a modo de tirantes. Además estos soportes no son usados en todos los pórticos, sino que son usados cada tres pórticos, pudiendo así reconocerse la modulación interior desde el exterior del pabellón.

Escáner_20150210 (8)

habitex 30 oct 06.qxd

habitex 30 oct 06.qxd

Los pies de los soportes presentaban un contraste importante respecto a las dimensiones del pabellón, ya que se trataba de pequeñas articulaciones que hacían que pareciese que la nave se encontraba en suspensión y aportando de esta forma a la nave una gran sensación de ligereza.

Esta estructura servía como sujeción para el cerramiento, el cual era anclado mediante anclajes de sujeción simple.  El cerramiento estaba constituido por paneles cuadrados prefabricados de aluminio o vidrio, los cuales adaptaban sus dimensiones a la modulación horizontal de la estructura, 1,34metros. Estos paneles solo eran diferente respecto a su materialidad por lo que podían ser intercambiables entre si.

Escáner_20150210 (7)habitex 30 oct 06.qxd

Los paneles metálicos eran de chapa de aluminio prefabricado y contaban con hendiduras circulares distribuidas al tresbolillo, dando rigidez y aportando textura a la fachada.

habitex 30 oct 06.qxd

3. Opinión .

Tanto estética como constructivamente pienso que Prouve consigue su objetivo, ya que el edificio da una gran sensación de ligereza debido a los tirantes que usa para descargar la cubierta, concepto que se ve fomentado debido al uso del vidrio en las fachadas.

Bibliografía

Puente, Moisés:  Pabellones de Exposición 100 años. 

Fernández Galiano, Luis:  Jean Prouvé:. 1901-1984   Arquitectura Viva monográfico 149. 2011

Nils Peters:  Jean Prouvé: 1901- 1984:. la Dinámica de la Creación  2006

Peter Sulzer:  Jean Prouvé: obras completas. 3 1944-1954.  2005

Autora de la entrada: Ana Sollero López

Nave de bebidas del Manantial Cachat, Jean Prouvé 1956/57. Evian-Les-Bains, Francia


Obra: Nave de bebidas del Manantial Cachat

Autor: Jean Prouvé

Otros personajes destacados: Maurice Novarina

Año de construcción: 1956/57

Localidad: Evian-Les-Bains, Francia

8

1

 

1.- Descripción de la obra

Este pabellón fue destinado a contribuir a la renovación de la imagen pública de la estación termal, que estaba experimentando cambios importantes en la década de 1950.

Maurice Novarina, propuso un edificio de planta rectangular, totalmente acristalada, con una estructura metálica sobre la que consultó a varios fabricantes, entre ellos Prouvé, que tenía un estudio preliminar para el cual se basó en el sistema de “muleta” y que desarrolló para los edificios escolares. Prouvé respondió a la invitación de los arquitectos en el contexto de la nueva compañía que acababa de fundar con Michel Bataille. El pabellón, diseñado en unos pocos meses a partir de octubre de 1956, se inauguró en julio de 1957.

El pabellón es un espacio lúcido, claro, delicadamente suspendido en un parque cuyo terreno está ligeramente inclinado hacia el lago Ginebra. Parece querer fundirse en el paisaje, tratando de pasar desapercibido.

7

El suelo de dentro es uno con el terreno circundante. Cualquier línea, cualquier elemento constructivo que pudiera interferir con el acto de mirar desde el interior hacia el exterior se evitó cuidadosamente. El piso de piedra tiene la textura de un pavimento jardín e imperceptiblemente conduce al visitante desde los interiores a las zonas externas contiguas. Así mismo, las hojas de vidrio son muy grandes dejando ver el paisaje y permitiendo disfrutar del entorno desde el interior.

 

2.-Análisis arquitectónico

A primera vista, la estructura es muy simple: doce grandes muletas en una línea, que llevan un techo de madera grande, ligeramente curvada en forma de una ola; apenas se separa el interior del exterior en un frente de cristal compuesto de secciones verticales que son relativamente delgadas en relación con su altura. La estructura requiere el movimiento del visitante, hacia adelante y hacia atrás, de manera que se puede observar la interacción entre las líneas del pabellón y el horizonte.

6

Todos los detalles ayudan a lograr el codiciado efecto: los grandes paneles de vidrio no tienen marco donde se encuentran con suelo y techo; los aleros y el techo forman una sola superficie continua, sin borde. En las muletas también, todos los restos de montaje están ocultos. Se quiere dejar poco visto el proceso constructivo.

Nada está expuesto, y sólo a partir de antiguos colaboradores de Prouvé en el proyecto o las vistas axonométricas publicadas en revistas técnicas de la época podemos aprender algo más acerca de la construcción, esto es tanto para el sistema de muletas como para la parte de la cubierta.

4

5

La muleta que Prouvé propone en este edificio es libre en el espacio; apoya en distintos puntos del techo, pero se mantiene independiente de los demás elementos: una articulación a la baja, dos puntos de contacto con el techo. Este sistema de muletas sufre, por tanto, una alteración respecto al sistema de muletas que Prouvé utilizó en sus escuelas, pues las muletas apoyaban en el techo toda su anchura.

3

2

La estructura se integra completamente en las caras del edificio y el interior se libera de todos los elementos estructurales. A su vez, los montantes verticales del acristalamiento proporcionan la transferencia de las cargas verticales, mientras que las vigas de caja de la cubierta proporcionan rigidez y arriostramiento lateral; para completar el sistema hay barras de tensión externas para la fijación del edificio al suelo. El sistema se basa en la articulación, lo que permite el movimiento transversal de los distintos elementos.

9

Las grandes vigas están relacionadas con el sistema de cobertizo desarrollado con el ingeniero Bernard Laffaille en 1950, un sistema que permite salvar un amplio abanico de salidas con cojinetes intermedios que utilizan componentes de metal muy delgadas.

Tuvo que trabajar con productos estándar: utiliza perfiles de aluminio en las fachadas una vez más, pero sin los componentes de unión – los “codos” y las “rodillas”; el techo está hecho con paneles de madera laminada, disponible en longitudes largas, que ya había utilizado para el techo de su casa en Nancy. Las muletas fueron producias por un pequeño artesano en Bagnolet, transportado a Evian en dos partes y soldada en el lugar. Los elementos se unen entre sí de forma simple, usando tornillos y pernos.

10

Respecto a la fachada, Jean Prouvé utiliza las mismas secciones como las del Pabellón Centenario de aluminio. El hecho de que las cargas verticales se pudiesen concentrar en los montantes verticales hizo que se volviera al mismo sistema estructural.Para entender cómo estos edificios fueron concebidos de manera diferente uno tiene que examinar la cubierta del techo. En el diseño para el Pabellón Centenario de aluminio, barras trabajando a tensión anclaban lateralmente el edificio al suelo.

El techo, por su parte, es bastante más complejo. La vista de corte transversal de la construcción muestra un sistema de paneles rígidos y que se mantienen en tensión por un sistema de vigas de madera curvadas, intercalada entre placas de ángulo de metal y unidos entre sí por travesaños y varillas. Este techo muy fino es de hecho una cáscara pretensada, descansando en las muletas y en los soportes de fachada. En la orilla del lago, la viga de refuerzo de la carcasa en el punto donde se encuentra con los soportes de la fachada acristalada se construye en el espesor de la cubierta (13 centímetros). El edificio que construye es una traducción literal del esquema Prouvé: una línea curva – el techo – y la muleta de apoyo. Sólo en los diseños de Niemeyer uno encuentra la misma búsqueda de la claridad simple en la forma y la tectónica: reducción de la idea de unas líneas simples y, en particular la prevención de las formas pesadas. La sustancia del edificio se niega a expresar la interacción habitual de la tectónica, la forma en la que las fuerzas verticales y cargas se transfieren en una fachada.

En el análisis final, no se muestra la construcción real, sino más bien el principio detrás de él, la idea rectora. La construcción se convierte en una figura de inmediato que no depende de una visión analítica del objeto, como el modernismo demandaría, pero el resultado de la poética de la técnica.

11

Captura

 

3.- Opinión personal

Es este el resultado final donde técnica y construcción van de la mano. Resulta así una obra interesante en muchos aspectos:  proceso constructivo, integración con el entorno y presentación formal.

Supone una clara referencia arquitectónica, clave para el aprendizaje de cualquier alumno de arquitectura. La complejidad estructural frente a la sensación de liviandad e ingrávido que la construcción nos muestra. Me resulta de gran admiro cómo el edificio es capaz de guardar puntos claves para su construcción y cómo quedan perfectamente respaldados por las configuraciones y acabados que se insertan en esta obra.

De igual forma, me resulta de interés cómo el deseo de que el edificio quede completamente integrado en el paisaje lleva a intentarlo en prácticamente todos los aspectos, quedando muy evidenciado en la cubierta por su levedad y pequeña onda. Pareciese que la cubierta quisiera desprenderse del edificio cuál hoja que vuela libremente.

Se trata de una obra que, a pesar, de guardar un gran proceso de ejecución se muestra de una forma elegante y en consonancia con las ideas iniciales a su realización. Estamos ante una obra que debería ser, al menos, conocida por todo aquel interesado en el mundo de la construcción y la arquitectura.

 

Referencias Bibliográficas:

Jean Prouvé. The poetics of the Technical Object. Vitra, Design Museum

– Jean Prouvé 1901-1984. AV Monografías 149, 2011

Jean Prouvé, Oeuvre Complete vol 4: 1954-1984. Peter Sulzer, Birkhäuser

 

Autor de la entrada: Carmen Belén, Vallejo Macias

“INDUSTRIALIZACIÓN/PREFABRICACIÓN”. Jean Prouvé.


JEAN PROUVÉ: “Industrialización/prefabricación”. En Conversaciones con Jean Prouvé. Barcelona. Editorial Gustavo Gili, 2005. págs. 36-39.

1-Relación del texto con las temáticas del curso.

Jean Prouvé habla en este capítulo de los orígenes de la prefabricación y la construcción de viviendas en serie. Esta industrialización surge tras la posguerra. Antes, muy pocas personas hablaban de esta evolución en la producción arquitectónica.

Prouvé proponía la racionalización en la concepción de sus edificios, y creía en una industria de la vivienda que construyera casas con la misma precisión que se construían aviones o coches. De ahí se extrae la relación de este documento con la temática del curso, del intento de aplicar la producción industrial y en serie a la construcción.

2-Explicación de las ideas de infraestructura que del texto el estudiante entiende.

Lo que más me ha llamado la atención de este capítulo es una frase que, literalmente, dice así: A mi entender, hay que proponer siempre un conjunto y no un fragmento. Prouvé nos recuerda aquí la tónica a seguir en el proceso de diseño y construcción de un proyecto. Se defiende aquí la idea de la construcción de viviendas prefabricadas como un objeto completo, como lo haría un fabricante de automóviles o de neveras, sin opción a que terceras personas interfieran en el diseño y en el producto final.

También se recalca  el rechazo hacia el sistema de creación de los componentes. Para hacer arquitectura, los componentes deben ser coherentes entre sí. No se puede construir escogiendo los elementos de un catálogo, tal como señala el propio Jean Prouvé. Hay que proponer siempre un conjunto y no un fragmento.

Todo esto me ha recordado al proceso seguido en el último ejercicio del curso, cuando, a partir de la ordenación del ámbito de actuación, hemos llevado a cabo el resto del proyecto. Hemos caminado desde el conjunto a las partes.  Las propuestas deben plantear cosas completas, y todos los elementos deben ser coherentes entre sí.

A partir de esa estandarización, sobretodo en el sistema estructural, se podrán crear variaciones y distintos acabados, siempre que se posea profundo conocimiento sobre el tema que se está tratando.

3-Opinión crítica del texto en relación a las ideas de infraestructura o prefabricación.

Sinceramente, me ha parecido muy interesante esta reflexión sobre la prefabricación y la construcción en seco e in situ, unida a la introducción sobre los orígenes de esta evolución necesaria en la arquitectura del siglo XX. Desde siempre, la economía ha condicionado la producción arquitectónica, y esta búsqueda de la estandarización supone una salida muy viable hacia la construcción de viviendas económicas que sean capaces de paliar todo tipo de necesidades. La construcción modular, de rápida ejecución, en hormigón y acero, fue uno de los principales temas en la obra del artesano Jean Prouvé.

Fue promotor de la construcción en seco, asunto que nos ha ocupado durante gran parte del curso.

Las aportaciones de Prouvé en el campo estructural y en la simplificación del proceso constructivo fueron apreciadas por arquitectos como Le Corbusier u Oscar Niemeyer, a pesar de que muchas de sus obras no pasaran de prototipos.

4-Obra/proyecto directamente relacionada con el texto y el curso.

Unité d’habitation, Marsella, Le Corbusier. 1946-1952.

La maison de Jean Prouvé,Nancy, Francia,1954


La casa se realizó en tres meses. La parte fundamental de los elementos de la construcción proceden de la empresa de Jean Prouvé que debió readquirirlos por una suma de 6 millones de francos en 1954, incluyendo el precio del hipotecario. El taller de Maxéville, prototipo de Casa a estructura en compás ligera, 8 × se remontaron 8 m, sobre pernos construidos dónde sirve de estudio. Contiguo a la rue Augustin-Hacquard, requirió la manutención de dos hombres en algunas horas solamente. Las habitaciones de la casa disponen de los paneles a ventanillas y ventanas equipadas de un mecanismo de aspectos a contrapeso corredizo en el grosor-mismo del sobre, a la manera de una guillotina invertida. Se adosan algunos arreglos a la pared del fondo, en la parte menos luminosa de la casa, a lo largo del cual se articula la distribución de todas las partes.

-Agnès Cailliau, « Maison Prouvé, Nancy », dans Allen Cunningham (dir.) (préf. Robert Maxwell), Modern Movement Heritage, Londres, E&FN Spon, 1998, 180 p, p. 145–148

-Jean Prouvé, « sans », dans L’architecture d’aujourd’hui, no 4, novembre-décembre 1945 (préfabrication, industrialisation)

CASA LES JOURS MEILLEURS, JEAN PROUVÉ, 1956


Diseñada para ser usada por personas con pocos recursos en la posguerra  esta vivienda unifamiliar prefabricada de dos habitaciones tiene una complejidad que sólo sometiéndola a estudio puede ser apreciada.

Su construcción comienza por una losa de cimentación en la que se encuentran las instalaciones necesarias para que sea habitable. Esta losa crea unas condiciones específicas para el proyecto, otorga de una implantación, una huella fija en el lugar.

El proceso a seguir es mucho más rápido y adsequible para los usuarios que no deben tener grandes conocimientos para proceder a su montaje.

En el siguiente paso se coloca el elemento más singular de la casa: el módulo de servicios donde se localizan cocina y baño y que también es prefabricado. Además de servir como elemento habitable también es de gran importancia en cuanto a soporte estructural soportando la viga principal a través de la cual se sustentará todo el sistema de cubiertas. Este elemento será el responsable de que después no se comercialice con éxito esta vivienda ya que no cumplía las normas de habitabilidad francesas que el cuarto de baño esté enfrente directamente de la puerta principal y no tenga acceso al exterior.

Todo en la casa tiene un doble uso: desde los armarios que sirven como elemento soporte y divisorio entre la sala de estar y los dormitorios, hasta la losa de hormigón que se pliega creando una reprisa.

Las esquinas de los paneles prefabricados son curvas pensando en una mayor facilidad en la colocación y el mejor funcionamiento de las juntas.

Los paneles, a su vez, se colocan ordenadamente de manera antisimétrica comenzando por las esquinas y sujetos a un elemento metálico perimetral que también soporta en parte la cubierta.

Incluso  el sistema de alzado de las persianas está muy pensada ya que es mecánico.

La casa puede construírse en un día (sin contar con la cimentación) por tres o cuatro personas.

Es además de actualidad ya que la galería de arte de Patrick Seguin ha construído un prototipo de la casa que se puede ver en París desde el 25 de mayo hasta el 9 de septiembre de este año.

En su página web podemos ver videos del montaje de la casa

http://www.patrickseguin.com/en/designers/jean-prouve/films/

En definitiva una pequeña casa con una complejidad grande.

Documentación Bibliográfica:

-Nils Peters: Jean Prouvé, Alemania, Taschen, 2005 Pags 54-55

– Sulzer, Peter: Jean Prouvé, Oeuvre complète/ Complete Works Volume 4: 1954 – 1984. Basel. Birkhauser, 2005. Pag 114

– Coley, Catherine: Jean Prouvé / par Catherine Coley. Paris, Centre Georges Pompidou, 1993. Pag 53

Santamaría Mena, Sarah

Prefabricated buildings in Fresse-sur-Moselle, Lorena (Francia); Jean Prouvé, 1947 – 1948.


El proyecto realizado por Prouvé, entre 1947 y 1948, en Fresse-sur-Moselle, se compone de dos construcciones, una de 8 x 12m y otra de 8 x 8m, que responden a la idea de prefabricación.

Igual que ocurre en otros proyectos de este arquitecto, el edificio queda elevado sobre el nivel del suelo. Prouvé emplea, para el sistema estático del edificio, un bastidor de acero con dos soportes en forma de V invertida, fijados al suelo mediante pernos de anclaje. El bastidor aguanta casi todo el peso de la cubierta, funcionando como estribo en sentido longitudinal y transversal. Las cargas se transmiten, a través de los soportes, a la retícula que conforma la base del edificio. Esta retícula está formada por vigas boyd, vigas aligeradas, que sirven de soporte a la solería colocada.

El cerramiento se compone de paneles de madera, de 0.97m de ancho, unidos entre sí mediante uniones atornilladas con arandelas de plástico para la estanqueidad del agua. Las juntas entre ellos quedan marcadas en el exterior. A los paneles que contienen las ventanas se le adosa, por el exterior, un cajón del mismo material para ocultar la persiana, también de madera, cuando sea necesario.

Las placas de aluminio que conforman la cubierta se colocan sobre perfiles, también de aluminio, que apoyan en las vigas de borde. El toldo que protege el acceso, está formado por el mismo material que la cubierta.

En el borde de los faldones se disponen canalones de aluminio laminado, para recoger el agua de lluvia. Los bajantes se sitúan en las esquinas.

Con este tipo de construcción modular, Prouvé consiguió que los elementos fueran  intercambiables. De esta forma, los edificios se podían realizar de diferentes tamaños y variantes, en función de las necesidades.

BIBLIOGRAFÍA
PETER, Sulzer: Jean Prouvé, volume 3: 1944-1954. Berlin: Birkhäuser-Publishers for Architecture, 2005, pp. 92, 93.
Ruiz – Roso Luna, Mónica

Casas de Meudon, Jean Prouvé, Meudon (París), 1949.


A principios de los años cincuenta, el herrero-constructor Jean Prouvé recibe el encargo, por parte del Ministerio de la Reconstrucción, de construir mil doscientos alojamientos de rápido montaje con los que se pretende acoger a las familias que hayan sufrido los desastres de la guerra. No obstante, las grandes series esperadas nunca llegarían, y sin embargo, algunas de las viviendas construidas y  almacenadas en los propios talleres, serán montadas posteriormente en Meudon, un municipio situado al suroeste de París.

Las casas de Meudon, junto con sus variantes tropicales en Níger y el Congo, son resultados de años de investigación, de estudio y desarrollo sobre un método de construcción. En este caso, la estandarización o la prefabricación son consecuencia de una idea de hacer arquitectura. En ese sentido, quizás no resulte del todo correcto catalogar la producción de vivienda de Prouvé según el tipo, pues si bien observamos diferencias a lo largo de su trayectoria, casi todas las viviendas del maestro herrero comparten características comunes, ya sean dimensionales, constructivas, formales o estructurales.

Lo primero que nos interesa cuando nos acercamos al conjunto de viviendas de Meudon es que no hay dos viviendas iguales y, sin embargo son viviendas estándar. Entonces nos preguntamos por qué. De hecho, Prouvé proyecta y construye para un habitante estándar. La particularidad, la domesticidad, el paisaje e incluso la orientación no dirigen en ningún momento el proyecto. Pero si es verdad que, la adecuada modulación y una flexible estandarización son claves para cubrir distintas necesidades y diversas posibilidades.

En esa misma línea, en nuestro dibujo no aparecen ni los árboles, ni el paisaje circundante. Prouvé desearía que sus viviendas se posasen sobre el terreno y, en el caso de que no fuera posible, como sucede en Meudon por la acusada topografía, se apoyarían sobre pilotis o muros despreciando el “sucio hormigón”.

Los proyectos residenciales de Prouvé responden siempre a una modulación estricta. Él defiende con absoluta convicción el módulo empleado, un metro de lado. Por tanto, las viviendas resultantes serán múltiplos de esta dimensión y de los materiales que la definen. En nuestro caso, elegimos dibujar una vivienda de 12×8 y, como si la estuviésemos construyendo, dibujamos primero el basamento.

Se trata de un muro de mampostería de gran espesor que contiene las tierras y aísla la vivienda del terreno genera lo que puede ser un espacio de almacenamiento en su interior, de dimensiones 8×8 metros que se abre mediante una puerta de chapa plegada al porche, enmarcado por dos grandes pilastras entre las que se suele aparcar el coche. Sobre estos dos elementos, de altura inferior al muro anterior y  separado a una distancia de tres metros del mismo, apoyaremos un perfil metálico de ocho metros de longitud y sección rectangular constante salvo donde aparece el vuelo.

A continuación, sobre la viga y el muro construiremos el forjado de la vivienda, constituido por una serie de ”bandejas” a modo de placa alveolar pero que, sin ser de hormigón, comparten la misma idea. Están constituidas por dos perfiles metálicos de cuatro metros de longitud en forma de IPN huecos para rebajar su peso y de poco canto. Soldados trasversalmente, existen cinco perfiles sin aligerar. De modo que, estas “bandejas”  vendrían montadas desde taller para sólo tener que apoyarlas unas junto a otras, igual que sucede con las placas alveolares hoy en día. Finalmente, las piezas moduladas del suelo encajarían en la retícula gracias a un rebaje en la cara inferior de las mismas. Varios años antes, en las Oficinas de la fábrica de Ferembal (1948), Prouvé utiliza el mismo sistema para solucionar el forjado salvo que, en aquella ocasión utilizaría tableros de 4×1 metros.

Las “pinzas” o pórticos axiales, son de sección rectangular hueca y varían de tamaño a lo largo de su directriz. Estas piezas están atornilladas a la estructura metálica del forjado y unidas ambas mediante una viga cumbrera de nuevo hueca en forma de cajón. El “frontón” de la vivienda está formado por dos chapas de aluminio plegadas. La exterior sobre la interior que a su vez, está aligerada de nuevo. La unión de estas dos piezas pretende dar mayor rigidez a la estructura de la cubierta sin querer añadir excesivo peso a la construcción. De ahí la utilización de perfiles huecos, aligerados o la combinación de ambos buscando siempre que el material se encuentre donde realmente haya un esfuerzo que soportar.

Esta última pieza descansa sobre los paneles metálicos de fachada a la vez que se atornilla a las vigas cumbreras mediante perfiles en L. En los laterales, el “frontón” se arriostra con una viga de borde sujeta una vez más sobre los paneles laterales.

En cuanto a los paneles, distinguimos entre paneles opacos y los paneles-ventana. Referido a estos últimos, será en la década de 1940 cuando se ensayan las primeras ventanas con hojas de guillotina escamoteables en los antepechos. Concretamente, con las viviendas de Meudon asistimos a su completo desarrollo pues, Prouvé consigue resolver el panel completo con elementos metálicos. El Pabellón Permali  o la Casa prefabricada 6×6 son claros antecesores donde el maestro constructor ensaya el sistema.

Al igual que sus antecesores, el marco de la ventana de las viviendas de Meudon se sitúa en el exterior, por lo que es necesario adelantar el antepecho y poder así albergar el cristal en una cámara independiente de la posterior, donde se sitúa el aislamiento. La unión de un panel con otro se realiza mediante unos perfiles con forma de V de chapa de acero, propia expresión del maestro herrero-constructor, situados tanto en el exterior como en el interior, siendo estos últimos de menor tamaño. Esto permite de nuevo que la continuidad del aislamiento no quede interrumpida. Para resolver la esquina es necesario cambiar las V por un nuevo perfil en forma de L de tamaño mayor que el anterior que cubra el hueco generado por la unión perpendicular de un panel con otro.

Finalmente, la cubierta plegada se dispone a dos aguas, enganchando ambos faldones mediante una serie de pinzas metálicas y rematadas por un elemento de cubrición de juntas. Los pliegues de los faldones rigidizan sus más de cuatro metros de luz. No obstante, bajo ellos y soldados al frontón se sitúan unos perfiles en forma de U que aumentarán la inercia del conjunto.

La entrada a la vivienda se produce por el lateral, el lado mayor de la casa, en este caso mediante una escalera que salva el desnivel del terreno. Evidentemente, si Prouvé había pensado la vivienda para posarse en cualquier parte, parece lógico que la estructura que conforma la escalera sea independiente de la estructura de la casa.

De modo que, unos perfiles  de sección circular conformados en frío, rígidos y de gran esbeltez dibujan las aristas de una caja que se suelda en cuatro puntos a la vivienda. Dos al forjado y, dos más a la viga de borde, pieza que remata los paneles envolventes de fachada y recoge las aguas de la cubierta.

Prouvé utiliza esta misma estructura portante varios años atrás, para una Escuela en Vantoux (1947-1948) soportando un vuelo que cubre el recorrido perimetral. Del mismo modo que entonces, la estructura trasmite sus esfuerzos a pequeñas zapatas enterradas en el terreno.

Por otro lado, la barandilla de la escalera arranca también desde cimentación con la misma sección para terminar soldada a la estructura anterior. Por tanto, ocho serían los vínculos en total de la estructura de la escalera, cuatro a cimentación y cuatro a la vivienda. La zanca de la escalera a su vez, vuelve a estar compuesta por el mismo perfil tubular de sección circular y los peldaños metálicos se sueldan a ella.

Las dimensiones de la escalera responden de nuevo a la modulación establecida de un metro de lado, igual que sucede en el desembarco, constituido por tres piezas que apoyan sobre perfiles de sección rectangular constituyendo cajas  vacías soldadas a la estructura principal de la escalera. Finalmente y para rematar la escalera, Prouvé decide cubrirla con unas piezas moduladas de chapa plegada que vierte el agua recogida de la lluvia sobre la cubierta, para conducirla a través del canalón hacia los bajantes que la expulsarán al exterior.

A continuaión, consulta en pdf la perspectiva militar realizada:

Casa de Meudon, Jean Prouvé.pdf

Bibliografía:

Clayssen, Dominique: Jean Prouvé: l’idée constructive; París: Bordas, 1983.

Enjolras, Christian: Jean Prouvé Les maisons de Meudon 1949-1999; París: Éditions de la Villette, 2003.

Lavalou, Armelle: Conversaciones con Jean Prouvé; Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 2005.

Paricio, Ignacio: “Pieles complejas: la fachada de ventanas”; AV Monografías Jean Prouvé 1901-1984; 2011; 149; Madrid; Arquitectura Viva SL, 2011, 70-77.

de Lapuerta, José María:”Prefabricación y vivienda: alternativas ligeras”; AV Monografías Jean Prouvé 1901-1984; 2011; 149; Madrid; Arquitectura Viva SL, 2011, 78-87.

Archieri, Jean-François:”Maxéville y después: madurez creativa”; AV Monografías Jean Prouvé 1901-1984; 2011; 149; Madrid; Arquitectura Viva SL, 2011, 88-90.

Héctor Romero (25 de Junio de 2012)

Casa Les jours meilleurs, Jean Prouvé, Paris, 1956


                                               

La casa Les jours meilleurs de Jean Prouvé ( Associacion Emmaus, Constructores: Claude Prouvé y Claude Visieux, Colaboradores: Serge Ketoff, ingeniero).

Existe 5 casas que han cambiadas de sitio durante los años. Hoy estan en Barrage de Grand-Val, Arbonne-la-Forêt, Jussy, Plessis-Trévise, Reuil-Malmaison.

En el contexto de la crisis del alojamiento y después inviernos vigorosos, el Abbé Pierre funda “Les compagnons d’Emmaus” en 1954 en el objectivo de luchar contra la miseria de los sin hogar. Recurre a Jean Prouvé y a la industrializacion de la construccion para concebir casas baratas correspondiente a un F3 (50m2). Quieren hacer un prototipo de vivienda individual con procedimiento industrial. Sus estudios estan basadas sobre la casa Alba de 1952-1953 contruida a Maxéville con Maurice Silvy.

La casa Les jours meilleurs debe elevarse muy rapido. Al final, necesita seis semanas después del primer esbozo para ver una casa completamente construida.

Hay un orden preciso de los diferentes fases de construccion:

1- Una fundacion de hormigon colada en el mismo lugar. 2- El bloque doméstico esta realizando en una fabrica. 3- La viga principal esta en chapa doblada y esta sentada sobre el bloque doméstico con canalizacion y electricidad. 4- Tabiques y armarios empotrados. 5- La envoltura exterior esta compuesto de paneles prefabricados. 6- Acaban con los paneles del techo.

Al nivel de la estructura, los cimientos estan en hormigon colado. Las partes estructuradas estan en metal. La envoltura (paredes y techo) esta compuesta de paneles industriales en madera “bakélisé”. El bloque doméstico forma un cilindro metalico que sostiene el techo y la viga principal.

El proyecto no fue aceptado porque los aseos estan en el centro de la casa. No tienen contacto con el exterior. Con este rechazo, la casa no fue homologada y no fue utilizada como solucion a la crisis. Solamente cinco casas fueron realizadas cuyas cuatro han cambiadas de objectivo.

Bibligrafia:

– Sulzer, Peter: Jean Prouvé, Oeuvre complète/ Complete Works Volume 4: 1954 – 1984. Basel (etc): Birkhauser, 2005. p114

– Coley, Catherine: Jean Prouvé / par Catherine Coley. Paris, Centre Georges Pompidou, 1993. p53

http://amisdiocesesahara.free.fr/maisonjoursmeilleurs.html

Charlotte Clermidy

La Maison Tropicale, Jean Prouvé, Colonias Francesas del Oeste de África, 1949


La Maison Tropicale nació de la idea de Jean Prouvé quien realizó diferentes construcciones metálicas a lo largo de su vida, además de muebles. La Maison Tropicale era diseñada para los ingenieros franceses empleados en el Congo al final de los años cuarenta.

Complementando la entrada que precedía a ésta, y tras el desarrollo de la casa Tropical de Jean Prouvé desde el punto de vista constructivo, se observan una serie de elementos característicos de la misma, como por ejemplo la división en módulos proporcionales para el mejor acople y transporte de las piezas.

Nos encontramos ante una edificación elevada sobre la cota del terreno en el que se implanta, lo que favorece el aislamiento de las zonas habitables mediante esta elevación, y a su vez protege el material de los daños que le pueda ocasionar el agua y los elementos que se encuentran en la superficie terrestre. Las lamas abatibles del perímetro responden a una necesidad de filtrar la radiación solar, relacionada a su vez con la orientación que la vivienda puede tomar en cada situación y las zonas de la misma a las que queremos otorgar más grado de privacidad.

Por otro lado encontramos elementos característicos en la misma y propios de la obra de Prouvé, tales como los soportes de la cubierta en forma de U invertida, sobre los cuales apoyan las vigas y la pieza distintiva de ventilación sobre dicha cobertura. En ella una cámara de aire favorece el acondicionamiento a los cambios de temperatura producidos por el clima propio de la zona tropical (para la que fue creada).

Así, pilares, lamas, puertas y cerramiento, cubierta y ventilación, creados con las piezas propias del diseño de Jean Prouvé se encuentran en esta obra de arquitectura prefabricada, la Maison Tropicale.

                    

Maison Tropicale_Jean Prouvé_A4

BIBLIOGRAFÍA:

POMPIDOU, Centre: Jean Prouvé. La Maison tropicale. Paris: Éditions du Centre Pompidou. 2009.

Fernández-Galiano, Luis. Arquitectura Viva, Monografías, Jean Prouvé, 1901-1984. Mayo-Junio 2011.   Madrid: Arquitectura Viva S. L., 2011.

Sulzer, Peter: Jean Prouvé Highlights 1917-1944. Basel-Boston-Berlin: Birkhäuser Publishers for Architecture, 2002.

Tu email y recibirás notificaciones de nuevos post

Únete a otros 220 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: