archives

Zumthor

Esta etiqueta está asociada a 2 entradas

“ATMÓSFERAS: entornos arquitectónicos. Las cosas a mi alrededor” Peter Zumthor (2006)


1.       Relación del texto con la temática del curso

Peter Zumthor enseña en esta conferencia los puntos en los que se basa para crear lo que él llama atmósfera en sus proyectos. Son una serie de puntos que se conecta para la creación del proyecto, para él un buen proyecto tiene que poseer una atmósfera, una sensación que crean las distintas cosas de las que se compone.

En este curso hemos trabajado con la idea de la materialidad de la arquitectura, de la construcción, de los materiales; más concretamente con la prefabricación.

Esta conferencia refleja esa forma de trabajar con la materialidad de la arquitectura y lo que ello debe llegar a transmitir, debe llegar a crear una atmósfera, sentimientos al usuario, tensiones, recorridos, etc.

2.       Explicación de las ideas de infraestructuras o prefabricación que del texto el estudiante entiende 

Zumthor muestra 9 puntos que de forma objetiva piensa que son necesarios para la creación de una Atmósfera en un proyecto de arquitectura:

  1. El cuerpo de la arquitectura: la presencia material de las cosas propias de una obra de arquitectura, de la estructura. La arquitectura posee una anatomía creada con la estructura que la sustenta, como las vigas. Se trata de lo que verdaderamente crea el espacio, el principio de todo.
  2. La consonancia de los materiales: un conjunto de materiales, de cosas se unen y reaccionan creando un lugar, una composición. Hay distintos materiales que permiten hacer distintas cosas, transmitir distintas sensaciones, buscar la forma idónea, el material perfecto para crear lo que nos proponemos.
  3. El sonido del espacio: todo espacio funciona como un gran instrumento. Las formas y los acabados de los que se componen hacen que los sonidos se trasmitan de una forma u otra, y ello se refleja en la forma que tienen los usuarios en interactuar entre sí.
  4. La temperatura del espacio: los materiales temperan. Ya hemos hablado de que los materiales transmiten sensaciones, la temperatura es una de ellas. La madera, por ejemplo, transmite calidez, los metales frialdad.
  5. Las cosas a mi alrededor: lo que hay en un lugar, los objetos, hacen que ese lugar sea único, personal.
  6. Entre el sosiego y la seducción: la arquitectura está llena de recorridos. Lo que hace interesante un proyecto, una obra de arquitectura es que te llame a moverte como el arquitecto quiere. De forma que el usuario descubre sus más íntimos secretos y experimenta las sensaciones que quiere transmitirle.
  7. La tensión entre interior y exterior: un ejercicio que desde mi punto de vista es indispensable en la arquitectura, ver desde el interior al exterior y desde el exterior al interior. Sin esta relación, entonces la obra de arquitectura qué busca, y qué pretende.
  8. Grados de intimidad: tiene que ver con la proximidad y la distancia. Las proporciones de las cosas, las masas de las que se componen, las distancias entre las cosas…
  9. La luz sobre las cosas: la LUZ es clave en la arquitectura, la luz al verterse sobre los objetos les da forma, la luz cambia y ello hace que el ambiente cambie, que la atmosfera posea distintas características. La luz le da función a un lugar.

De una forma más subjetiva señala 3 puntos:

  1. Arquitectura como entorno: zumthor defiende la idea de que su edificio no quiere que sea uno de los que salen en las revistas y todo el mundo admire por eso, sino que alguien posea un recuerdo de él por algo que le ocurrió allí, son edificios en los que ocurren cosas, el usuario se siente cómodo para que ocurran, para que haya vida y se vivan momentos.
  2. Coherencia: no busca la forma como fin último en su obra, sino la coherencia, que la función se pueda llevar a cabo sin problemas. Que todo encuentro su explicación en el uso. Para él la tarea más noble de la arquitectura es justamente ser un arte útil.
  3. La forma bella: aunque la función sea importante, que todo se explique mediante su uso, define como su último objetivo la forma. No se centra en la forma para crear su arquitectura, si no que es su último objetivo, mezcla todos los ingredientes explicados con anterioridad y por último los intenta agrupar otorgándoles de belleza.

Todas estas ideas y conceptos se entienden como una gran infraestructura, la de creación de una arquitectura, de una idea. Es todo un mecanismo de engranajes que tienen que estar bien conectados para que el proyecto funcione.

3.       Opinión crítica del texto en relación a las ideas de infraestructura o prefabricación 

En mi opinión, estoy de acuerdo con la forma con la que Zumthor trata los conceptos de los que se tiene que componer una buena arquitectura. Para mí, el concepto que puede ser más relevante pensando en mi forma de proyectar o en lo que me fijo cuando veo otras arquitecturas, es la arquitectura como entorno. Además es curioso que Zumthor catalogue esta característica como algo más personal, desde un punto de vista más objetivo centrándose en su arquitectura. Pienso que este aspecto debe estar reflejado en la arquitectura en general, es un punto a meditar y pensar.

A menudo vemos en revistas de arquitecturas fotografías de edificios y queremos pensar que en un futuro queremos tener un edificio que sea digno de ser fotografiado como ese y que aparezca entre esas páginas. En mi opinión la idea de que mi edificio se viva con intensidad es más placentera que la de que sea fotografiado para una revista, en la mayoría de los casos, vacío. Es normal encontrar estos edificios vacíos entre las páginas de un libro, pero la arquitectura está hecha para personas, y esas personas van creándola y envejeciéndola, de modo que crean escenarios en su vida en los que se encuentra el edificio.

4.       Citar al menos una obra / proyecto directamente relacionada con el texto y el curso

Materialidad en la arquitectura:

–          Termas de vals, Peter Zumthor, 1996

–          Recuperación del museo Kolumba, Colonia

Zumthor, Peter: Pensar la arquitectura; Barcelona: Gustavo Gili, 2009.


Zumthor, Peter: Pensar la arquitectura; Barcelona: Gustavo Gili, 2009.

Esta clara teoría recogida por Peter Zumthor viene seguida por una propia reflexión, vivencias
y recuerdos, de los cuales nos quiere enseñar a entender el cómo hacernos con la
arquitectura, de cómo saber encontrarla, de saber identificar lo que realmente es la buena
arquitectura. Todo ello nos lo enseña mediante su reflexión que la va apuntando en leves
conceptos de fácil comprensión para el lector.


 Yo ahora me encargaré de recoger los conceptos más clarificativos que he encontrado, donde
mientras me dispondré a reinterpretar de esta nueva lección aprendida con esta interesante
lectura.

Uno de estos primeros conceptos que encontramos en el libro es el de la intuición, done el
propio autor sostiene que ese proceso mental viene precedido de la propia experiencia de
cada uno, dónde comienza la arquitectura para todos. Esa intuición que no es nada sin las
imágenes que nos evocan los recuerdos pasados; esos recuerdos que nos hacen rememorar
como era un espacio antes de pensar en la arquitectura como tal. Estos recuerdos son el
germen de nuestra visión arquitectónica y nuestra manera de entender el espacio. Zumthor
pone un ejemplo de cómo él entiende una cocina (se basa en el recuerdo de la cocina de un
familiar) de una manera concreta, en donde la simplicidad de ese espacio le otorga su
autenticidad y naturalidad a ese determinado espacio. Yo a través de mi experiencia tengo
otra idea de cocina. Desde pequeño tengo el recuerdo que las cocinas en las que he vivido,
entiéndase como tal distintas viviendas, siempre ha estado disociada la cocina del lavadero, no
sé si por temas de higiene u otros motivos, pero es a mí ahora cuando me parece el sistema
correcto de separación de esos espacios. No me entra, o a veces me cuesta mucho, el acoplar
las características de sendos espacios pues yo ya tengo formada en mi cabeza la imagen de la
“cocina correcta” basada en mi recuerdo y experiencia propia.

Se habla también de materiales, los cuales son generadores del sentido de la obra
arquitectónica según su composición. Son estos materiales los que matizan detalles y dan
unión general a la idea de la obra. Texturas, colores, brillos, acabados…

Otro concepto claro que encontramos en estas reflexiones es el de la construcción, es decir, de
la auténtica arquitectura. ¿Por qué? Porque la arquitectura nace con el fin de ser construida,
es por lo tanto su misión y todo lo que se desvirtúe esa concepción física deja de ser
arquitectura para bajar al rango de herramienta. Esta construcción deberá estar configurada
por muchas particularidades pero que en su conjunto cobren todo su sentido.

Volviendo un poco al asunto de las herramientas arquitectónica Zumthor hace una aclaración
con respecto al dibujo. Dice de esto que en la representación arquitectónica, en tanto en
cuanto es un paso previo al proyecto, tiene que dar juego a la imaginación y que no caigamos
en el error, que en la actualidad se manifiesta bastante, de que ese dibujo se convierta en el
objeto deseado. Esta representación mediante el dibujo no debe estancarnos en una vana
imagen.

En mi experiencia qué de veces me he quedado absorto en mi propio dibujo pensando en
cómo llegar a esa misma imagen, convirtiéndola en una obsesión, un tortuoso fin al que llegar.
Como referencia a los detalles de un proyecto, se dice que a pesar de ser elementos pequeños
puntuales que se sitúan por todo el proyecto, configuran también la idea del proyecto, por lo
que ellos mismos deben ser capaces de expresar esa idea fundamental del proyecto y no ser
elementos puntuales independientes.

Esto me recuerda muchas veces cuando proyecto… El quedarme atascado y no avanzar lo
suficiente porque me detengo en un mísero detalle, que sin importancia tengo una imagen
prefijada en la cabeza de él, y de cómo me las veo para darle ese convencimiento de proyecto
cuando todavía el mismo proyecto a escala general no lo ha englobado…

Más conceptos. Otro que he encontrado, o por lo menos así lo he interpretado yo, aunque no
muy seguro del todo, es el de habitar de la propia arquitectura. Lo he entendido así porque se
habla de que la arquitectura debe establecerse en un lugar y colmatarlo. Se debe presentar
como parte de donde está sin otra distinción aparente. Yo lo veo como la cualidad de habitar
de esa arquitectura que comparte con el paisaje su presencia y forman un conjunto. Esa
relación, que a veces, se hace tan difícil de llevar a cabo. Según Zumthor nos sugiere que “para
que lo nuevo pueda encontrar su lugar nos tiene primero que estimular a ver de una forma
nueva lo preexistente”.

A partir de este habitar podemos decir que surge una nueva forma de ver lo preexistente, un
nuevo espacio creado con características concordantes (o no) únicas que no se repiten en otro
lugar. Ahora tenemos nuevos valores llegados como nuevos estímulos que nos hacer ver y
sentir que algo ha cambiado. Hay algo ahí que nos evoca que estamos en un lugar diferente: es
la atmósfera (preexistente o nueva). Son las atmósferas las que tienen la capacidad de
conmovernos, de convencernos e incluso de vendernos algo.

Yo creo que todos hemos sentido alguna vez, al entrar en un lugar desconocido y en
penumbra, como los sentidos aumentan su agudeza y se ponen alerta porque la sensación que
percibimos al entrar es la de sumergirnos en un espacio tenebroso. Esa es la atmósfera típica
que se puede identificar. Como esta vivencia/experiencia hay muchas más que nos embargan.
Recuerdo una que podría decir que casi me embriagó. Fue la de asomarme hace muchos años
después de un cálido paseo sobre la barandilla de una presa cerca de Granada. No tengo
palabras para describir esa sensación de inmensidad y vértigo al mismo tiempo.

Ahora nosotros tenemos que ser capaces a través de nuestros deseos y sentimientos
racionalizar la esencia del espacio, buscar la rotundidad de nuestra idea. El autor lo describe
así: “proyectar significa, en gran parte, entender y ordenar”. La conclusión: que a través de
nuestras profundas alteraciones interiores mediante la razón tenemos que discernir los
elementos claros que entendamos susceptibles a formar parte del proyecto.

Y a la hora de proyectar, aparte de las herramientas que nos brinda la arquitectura, debemos
partir de nuestras propias experiencias, recuerdos y sentimientos, los cuales se complementen
con una adecuada formación académica donde Zumthor nos dice que es la Historia de la
Arquitectura, la que en gran medida, es la base de todo proyecto. De ahí ya reflexionamos los
conceptos iniciales claros de cualquier obra buscando la esencia del o de los espacios,
imaginando una geometría clara… Cuando la base de la Historia no nos sirve, pues si durante la
reflexión no hemos encontrado ninguna solución posible, es la hora de ponerse a inventar e
investigar la manera de resolver el espacio buscado. Según el autor está casi todo inventado,
pero siempre podremos encontrar detalles y matices que hagan diferente una misma solución.
También la arquitectura se debe diseñar para un fin, lugar y sociedad concreta. La buena
arquitectura no se vale del concepto de la ubicuidad, pues evoca imágenes que hacen
referencia a la historia de la localidad. También es cierto que esta buena arquitectura no viene
de una imagen preconcebida; no de cosas artificiosas, sino unitarias.
“La buena arquitectura debería acoger al hombre, dejarle que viva y habite allí, y no abrumarle
con su charla” nos dice Peter Zumthor.

Quizás sea esta frase la frase que mejor resuma este libro de ideas y conceptos de la
arquitectura. Zumthor aboga por que el proceso proyectual sea sensorial y racional,
condiciones básicas para un buen proyecto a parte de la investigación y la rememoración de
nuestros recuerdos y experiencias.

Ya solo falta poner todos estos conceptos en práctica de manera ordenada para que de
acuerdo al uso de las herramientas arquitectónicas podamos elaborar ordenadamente una
idea que acabe colmatándose en una serie de imágenes y atmósferas que griten nuestra idea.
Ya para finalizar, creo que podría sintetizar todo esto en lo que me parece un diagrama clave
de los procesos que he sacado de este libro. Todo proviene de nuestra capacidad para
imaginar.

Conceptos Peter

Tu email y recibirás notificaciones de nuevos post

Únete a otros 220 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: